Google+
Valor Soja »Agricultura

Paradoja K: el sector agroindustrial argentino dejó de ser competitivo a pesar de contar con un precio internacional de la soja récord

Ni siquiera una fuerte depreciación del tipo de cambio nominal sería suficiente para revertir la tendencia actual.
Paradoja K: el sector agroindustrial argentino dejó de ser competitivo a pesar de contar con un precio internacional de la soja récord

Primera noticia. El sector agroindustrial argentino, es decir, la columna vertebral de la economía local, dejó de ser competitivo. Segunda noticia. Eso sucede a pesar de que los precios de la soja –columna vertebral del sector agroindustrial argentino– se encuentran en un nivel récord.

En la actualidad se necesitaría que la tonelada de soja en EE.UU. cotizara 650 u$s/tonelada de aquí a fin de año para que en diciembre 2012 se restituyera el nivel de competitividad efectivo que tenía el agro argentino en agosto 2008 con una soja a 530 u$s/tonelada.

Tal conclusión proviene del último semanario económico difundido por Economía & Regiones, en el cual se publica la evolución del Indice de Competitividad Precio Efectivo del Sector Agropecuario Exportador elaborado por esa consultora (que estima la competitividad del sector a partir de los precios de los commodities agrícolas, el tipo de cambio, los impuestos directos e indirectos, las retenciones a las exportaciones y los costos de producción).

El Indice de Competitividad de E&R, teniendo en cuenta un tipo de cambio oficial de 4,75 $/u$s en diciembre 2012 y un valor promedio de la soja de 515 u$s/tonelada para este año, sería a fines de 2012 de 0,96 versus 1,0 en diciembre de 2001 (ver gráfico).

“El deterioro de la competitividad precio efectiva del sector agro exportador es resultado de que la inflación de costos de producción supera holgadamente la depreciación del tipo de cambio”, indica el informe de E&R.

El dato: en agosto de 2008 el precio de la soja en EE.UU. era similar al actual, pero la competitividad precio efectiva del sector agroexportador argentino se ubicaba en torno a 1.15 (es decir: 20 puntos porcentuales por encima del valor actual). Por otra parte, a mediados de 2007, 2009 y 2010 los niveles de competitividad fueron similares al actual, pero con un precio de la soja sustancialmente inferior al actual.

“Teniendo en cuenta que muy difícilmente el precio de la soja suba a los niveles (+700 u$s/tonelada) que el modelo (kirchnerista) necesita, lo más probable sería esperar que la competitividad precio del sector agroexportador continuara deteriorándose como resultado de la inflación de costos en el mediano y largo plazo”, explica el informe de E&R.

“De hecho, con el actual contexto inflacionario y de aumento de costos de producción, ni siquiera una fuerte depreciación del tipo de cambio nominal sería una herramienta útil hoy para brindar competitividad al sector. Eso porque una devaluación sería pan para hoy y hambre para mañana en términos de competitividad”, añade.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

A partir de mañana el tiempo comenzará a recomponerse en la mayor parte de las regiones productivasBuenas Prácticas Comerciales: la lechería como caso testigo del impacto de las políticas de los supermercados en la cadena de valorEsperando el cambio: los productores agrícolas siguen sujetos a la burocracia persecutoria diseñada por el kirchnerismoUn sector desconcentrado: los veinte mayores grupos frigoríficos argentinos acaparan apenas un 30% de la faenaEsta semana las precipitaciones se concentrarán en el norte argentinoGanarle de mano a EE.UU: las razones de Brasil y Uruguay para apurar un Tratado de Libre Comercio con EuropaAlerta comercial: Brasil quiere bloquear el ingreso de leche en polvo de Argentina y Uruguay para mejorar los precios que reciben sus tamberosCon la súper devaluación se consolidó el desdoblamiento del mercado argentino de hacienda: “Podemos llegar a tener problemas de abastecimiento”La Afip intimó a cinco exportadores de aceite mezcla a pagar reajustes de retenciones por 2,73 M/u$s: “Resulta violatorio del debido procedimiento”Se cortan las lluvias a partir del jueves: tiempo ideal para avanzar con la siembra de granos gruesosLas empresas de semillas forrajeras cierran una campaña comercial desastrosa en la que todo lo que podía salir mal salió malQuesos: uno de los sectores agroindustriales argentinos que la pasarán mal con un TLC Mercosur-Unión EuropeaEsperanza: a comienzos de la semana que viene se presentan perspectivas de lluvias en zonas del centro del país necesitadas de aguaEl sector avícola argentino de declaró en alerta por el "faltante de oferta de maíz"Comenzó el año con un aumento del precio del etanol maicero destinado al corte obligatorio con naftaLa hora de las mujeres: se impone el liderazgo femenino en las organizaciones agropecuarias de vanguardiaAtención ganaderos: “En diez años podríamos estar comiendo carne sin necesidad de matar animales”“Los cultivos de cobertura son uno de los grandes aliados que tenemos cuando el problema de malezas es grave”Primarización: ¿Qué pasaría si la Argentina liquidara su industria oleaginosa para comenzar a exportar solamente poroto de soja?Espert: “Veo al agro preocupado por las retenciones, pero el principal problema del sector es la sustitución de importaciones”El bloqueo comercial chino a la soja estadounidense llegó para quedarse: “Es un error enorme creer que estamos ante un fenómeno de corto plazo”Argentina se encamina hacia un nuevo default total que agravará la situación económica en 2020El precio del asado es un afano: pero la mayor parte de los argentinos no se dan cuentaEl viernes regresan las tormentas sobre el norte de la zona pampeana: no se prevén lluvias importantes en el surArgentina factoría sojera: en lo que va del año el déficit comercial con China alcanzó un récord de 6000 M/u$sDatos oficiales: la intervención oficial promovió la desindustrialización del sector cerealeroValor desagregado: el gobierno planea intervenir el precio del etanol elaborado en base a maíz para beneficiar a YPFIngresó el primer embarque de soja estadounidense: se necesita un diferencial adicional de 20 u$s/tonelada para que vuelva a ser viable la importación