Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

El “acceso a la tierra”: de qué vamos a vivir los argentinos luego del fin de la era de los commodities

Una nueva oportunidad para no caernos del mundo.
El “acceso a la tierra”: de qué vamos a vivir los argentinos luego del fin de la era de los commodities

Se acabó la era de los commodities. Tuvimos una década para desarrollar un Plan B. Pero no lo hicimos.

De aquí en más la pregunta fundamental en las escuelas, los bares, los programas televisivos de chismes y los grupos de autoayuda debería ser de qué vamos a vivir en los próximos años.

El evento más significativo del período kirchnerista ocurrió en abril de 1996: a comienzos de ese mes el entonces secretario de Agricultura Felipe Solá autorizó la siembra de la soja tolerante a glifosato para iniciar el proceso que produjo una explosión de divisas entre 2002 y 2012.

La noticia es que el evento más importante del próximo período quizás ya ocurrió y no lo vimos: se trata de la restricción a la compra de tierras productivas por parte de extranjeros (que comenzó a regir el año pasado).

El gran desafío que tenemos por delante es el “acceso a mercados” para poder vender alimentos elaborados con la misma facilidad con la que actualmente colocamos commodities agrícolas. La cuestión –claro– es qué tenemos para ofrecer porque ninguna nación regala alegremente su mercado interno a cambio de nada.

Lo que tenemos para ofrecer a cambio es el “acceso a la tierra” (esto no es motivo de orgullo, pero al menos es algo como para empezar a trabajar luego de haber experimentado una expoliación masiva propia de un ejército de ocupación).

Para bajar el concepto a tierra lo mejor es leer el último informe anual presentado por la compañía de alimentos saudí Almarai (que en 2012 facturó más de 2600 millones de dólares).

Almarai tiene actualmente unas 23.000 hectáreas productivas en la Argentina. El dato es que el informe define esa inversión como “una importante base estructural y económica orientada a satisfacer una proporción significativa de los recursos forrajeros de Almarai en el futuro” y especifica que ese es “el primer paso hacia la meta de ser completamente dependiente de recursos forrajeros en el largo plazo para proteger de manera efectiva las reservas de agua del Reino de Arabia Saudita”.

No se trata de un caso aislado: muchas corporaciones de Medio Oriente y Asia están buscando posicionarse en tierras productivas para asegurarse la provisión de granos y preservar la disponibilidad de agua dulce para la población local.

Se están haciendo grandes inversiones en naciones africanas en ese sentido. Pero las mismas terminan siendo carísimas porque, además de la tierra, los inversores chinos, indios, saudíes y demás tienen que invertir en rutas, puertos, plantas de acopio, seguridad y un extenso etcétera. Por ese motivo, las naciones latinoamericanas de base agropecuaria son un target ideal para esa demanda.

Al finalizar 2013 la población mundial estimada por el US Census Bureau será de 7095 millones de personas. En 2023 la proyección es de 7845 millones. Y en 2033 de 8500 millones. No sólo estamos hablando de mucha más gente. Estamos hablando también de personas que van a querer vivir también mucho mejor.  

En ese contexto, la tierra productiva es un bien estratégico. Pero, con el crecimiento brutal de la población global que viene en camino, tener ese bien subutilizado, más que un beneficio, podría terminar siendo un problema enorme (especialmente si además se restringen las exportaciones de commodities agrícolas).

La cuestión, entonces, reside en saber que en los próximos años el acceso a la tierra productiva podría ser un factor de negociación crucial para atraer inversiones y promover la apertura comercial de mercados externos. Tenemos (afortunadamente) una nueva oportunidad de salir adelante. Tenemos (por supuesto) la posibilidad de desaprovecharla una vez más.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Con la llegada de la segunda temporada de la “guerra comercial” el precio FOB de la soja estadounidense volvió a divorciarse del valor presente en el MercosurLas langostas avanzan hacia Santa Fe: piden a los productores que den aviso inmediato en caso de avistamientoArgentina ya declaró el 85% del cupo de exportación de trigo autorizado: EE.UU. vendió a Brasil un volumen ocho veces superiorBuena parte de la solución para recuperar la independencia energética se encuentra en el campo argentinoGanadería sostenible: “No tenemos que comprar a libro cerrado los sistemas de mediciones de Gases de Efecto Invernadero que vienen de otro lado”Los europeos finalmente lograron frenar el ingreso del biodiesel argentino: las exportaciones se derrumbaron al nivel más bajo de los últimos cuatro añosSigue el festival de discrecionalidades en los permisos de ampliaciones de plazos para liquidar agrodivisasEn el primer año de gestión se lograron bajar costos portuarios para mejorar la competitividad argentina: pero aún falta mucho por hacerSe necesitan dólares: los exportadores de granos deben comenzar a financiar al gobiernoApenas cinco empresas concentran la mitad del negocio de exportación de maíz pisingallo argentinoInvestigadores de la Universidad Arkansas detectaron volatilidad en todas las nuevas formulaciones de DicambaTiempo de descuento para oficializar el informe final sobre irregularidades en el pago de compensaciones de la ex OnccaPrimarización: ¿Qué pasaría si la Argentina liquidara su industria oleaginosa para comenzar a exportar solamente poroto de soja?Moreno amenazó con aplicar la Ley de Abastecimiento para decomisar trigo: implicaría cobrar una retención del 50% al sector exportadorPulverizaciones: una nueva tecnología provocó un cambio de paradigmaGanarle de mano a EE.UU: las razones de Brasil y Uruguay para apurar un Tratado de Libre Comercio con EuropaHabilitaron la posibilidad de registrar ventas de granos gruesos 2016/17: exportadores se apuran por originar maíz para llegar cómodos a la cosechaChau Mercosur: Uruguay negocia acuerdos comerciales con Chile y Australia para “abrir puertas hacia el Pacífico”Pandemia Clink Caja: en Timbués siguen cobrando multas a los camiones con granos que ingresan a las terminales portuariasExplotaron las ventas de sembradoras ante la urgencia de buscar coberturas cambiarias frente a la depreciación del peso argentinoEl secretario de Política Agrícola de Brasil señaló que el bloqueo ruso es una “oportunidad para generar una revolución en la producción de carnes”Empezó a negociarse el trigo 2015/16: el precio incorpora el “factor político” del próximo cambio de gobiernoRepuntaron los precios de los granos gruesos luego de que los fondos especulativos se liberaran de la “mochila” de posiciones compradasLas divisas aportadas por el agro son las que siguen “pagando la cuenta” de la economía argentina: más de 26.000 millones de dólares en 2019Gracias totales: en 2017 la zona pampeana transfirió regalías sojeras por 8400 M/$ al resto del paísQuerida volatilidad: operadores especulativos suben apuestas alcistas en soja para ubicarlas en el nivel más elevado de los últimos dos añosQué buen momento para aumentar retenciones: el precio del biodiesel argentino volvió a registrar un nuevo mínimo históricoEl futuro llegó: en octubre China fue el segundo destino de exportación de carne bovina argentina