Google+
Valor Soja »Actualidad

Alquileres agrícolas: retirada general de regiones extra pampeanas para refugiarse en zonas de seguridad

Un fenómeno que refleja la crisis del negocio en campo de terceros.
Alquileres agrícolas: retirada general de regiones extra pampeanas para refugiarse en zonas de seguridad

Durante la década pasada se consolidó un proceso de transformación agrícola que se inició en la región pampeana para luego trasladarse hacia otras regiones productivas y países limítrofes. En los últimos años, sin embargo, se inició el proceso inverso: una retirada progresiva de las zonas extrapampeanas para posicionarse en las regiones agrícolas más tradicionales.

El factor central que está detrás de ese proceso es la crisis del modelo de negocio agrícola en campo arrendado (producto de precios internacionales que dejaron de crecer, inflación interna, presión tributaria creciente, mayor variabilidad climática, etcétera). La cuestión es que buena parte de las estructuras empresarias creadas para responder a las necesidades del modelo agrícola en campo arrendado ahora deben readecuarse a la nueva realidad del sector, según indica un artículo publicado en la edición de junio de la Revista CREA.

Los valores negociados en los campos excepcionales de la zona núcleo pampeana que, además de contar con una muy buena aptitud agrícola, vienen siendo bien manejados (en términos de rotaciones, nutrición, etcétera), se mantienen este año estables con respecto a los valores –medidos en qq/ha de soja– negociados el año pasado. Los arrendatarios de esos campos –que conforman una muy pequeña proporción con respecto al área sembrada total en el país– se apuraron por cerrar acuerdos ante la alta demanda existente de esa mercadería.

En un segundo cordón de ubican los demás campos de la zona pampeana, los cuales, si bien cuentan con buena aptitud, presentan una mayor variabilidad de rindes con respecto a los establecimientos top. Aquí la situación es bastante más compleja porque las pretensiones de los arrendatarios difieren de las de los propietarios. En algunas situaciones, ante las diferencias de criterios, arrendatarios han optado por abandonar campos. En la mayor parte de los casos las negociaciones siguen en curso (con perspectivas de tener para largo).

Las propuestas realizadas por los arrendatarios son muchísimas: van desde una reducción directa de los qq/ha de soja pagados el año anterior hasta modelos asociativos diversos (las fórmulas más empleadas son un acuerdo a porcentaje con un ingreso garantizado de tantos qq/ha de soja, una base fija de qq/ha de soja con quintales adicionales según una escala de rindes (“la tablita”) o bien una base fija de qq/ha con distribución porcentual entre las partes de qq/ha cuando se supere determinado rendimiento).

Los arrendatarios mejor posicionados en el actual escenario son aquellos que implementaron tales modelos varios años atrás (fundamentalmente motivados a partir de los quebrantos generalizados ocurridos por la sequía histórica registrada en el ciclo 2008/09). Ejemplo: un empresario de la zona norte de Buenos Aires que el año pasado acordó un contrato a porcentaje del 45% para el propietario del campo con una base garantizada de 14 qq/ha de soja. Este año el empresario está negociando reducir esa base a 12 qq/ha de soja. La cuestión es que, en un año climático favorable, el propietario puede llegar a recibir un pago superior a 20 qq/ha de soja (situación posible con un rinde final de 45 qq/ha). Por supuesto: si el año es malo, entonces sólo recibirá la base inicial de quintales y nada más.

En las regiones extra-pampeanas el panorama es tan diverso como la heterogeneidad de rindes registrada en la última campaña (el crecimiento de la variabilidad climática no sólo es temporal sino también geográfico). Sin embargo, a grandes rasgos, se registran dos tendencias bastante definidas. La primera es que muchos de los colonos –que desarrollaron dichas zonas en los últimos años– están planificando una retirada general para refugiarse en campo propio o bien en zonas más estables en términos climáticos. La segunda es que algunos operadores están observando esa retirada como una oportunidad para tomar campo a precio accesible (asumiendo un riesgo considerable en algunas situaciones).

Por ejemplo: un empresario con campos alquilados en Santiago del Estero y el norte de Córdoba no tiene ningún apuro por renovar alquileres luego de experimentar dos fracasos productivos consecutivos. Les avisó a los propietarios que busquen alternativas y que, en caso de no encontrar interesados, volverían a sentarse a negociar. En tales circunstancias el empresario considera que sólo podría ofrecer un acuerdo a porcentaje aplicable sólo en el casi de que se supere un rinde de 10 qq/ha de soja de primera y de 30 qq/ha de maíz.

En algunos sectores del norte de Santa Fe y sur de Chaco, donde los rindes fueron muy buenos en la última campaña, las negociaciones para readecuar los valores a las perspectivas del ciclo 2013/14 están siendo más complejas ante la resistencia de los propietarios para resignar ingresos. Por ejemplo: un empresario que el año pasado acordó un arrendamiento de 6,0 qq/ha de soja en la zona chaqueña de Gancedo, este año considera que no podría pagar más de 5,0 qq/ha por ese mismo campo porque, de lo contrario, estaría asumiendo un riesgo demasiado elevado.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Default ambiental: el gobierno nacional violará la Ley de Bosques por sexto año consecutivoBrasil trabaja en el desarrollo de un trigo tropical para intentar reducir la dependencia del cereal argentinoEstado Ausente: tamberos se ven obligados a tirar cientos de miles de litros de leche por una demostración de fuerza de sindicalistas de AtilraCrisis pandémica: las ventas de camionetas de uso agropecuario se derrumbaron a un nivel sin precedentesEspaña agradecida: Argentina va camino a desaparecer del mercado internacional de biodieselEfecto Trump: refuerzan reintegros a la exportación de carne vacuna para compensar probable no-ingreso al mercado estadounidenseDaños colaterales de la crisis agrícola: cada vez menos adolescentes quieren estudiar agronomíaProducto esencial: a pesar de la debacle mundial en el último año subió el precio de la sojaInundaciones: hace un mes y medio que quince partidos bonaerenses esperan la declaración de la emergencia agropecuariaCofco se capitaliza para crear una nueva corporación agroindustrial global por medio de la completa integración con Nidera y NobleLa tecnología digital como aliada del agro17 naciones firmaron en la cumbre de la OMC una declaración para evitar barreras injustificadas en el comercio de alimentos: la Unión Europea no está en la listaArgentina ya cuenta con su propio equipo distribuidor de raciones para terneros en guacheras de tambosNueva avanzada de la Afip contra los exportadores de commodities agrícolas: eliminó los reintegros de IVAArgentina sigue siendo adicta a la soja: casi un tercio de las exportaciones de bienes se originan en el complejo oleaginosoPelícula de terror: el ingreso de divisas generado por la exportación argentina de derivados de lactosuero descendió más de un 50% en lo que va de añoOperadores especulativos interrumpieron las apuestas bajistas que venían construyendo en maíz: pero siguen pesimistasValor desagregado: las exportaciones argentinas de uvas frescas cayeron más de un 35%Argentina no puede competir ni siquiera en su propio barrio: apenas pudo proveer un 16% de la carne importada por ChileMolinos y Chisap podrán importar tecnología libre de aranceles por 4,15 millones de dólares¿Dónde está el rebenque de los gauchos cuándo realmente se lo necesita?Desafío lechero: “Los modelos de base pastoril son mucho más flexibles ante condiciones cambiantes”Se necesitan más jóvenes idealistas que luchen por todos los animalesInundaciones: la importación de orugas para cosechadoras está restringida a pesar de no haber ninguna fábrica localFestival de importaciones de pulverizadoras: en lo que va del año ingresaron 106 equipos a un promedio de 146.000 dólaresFijaron los valores de los subsidios forestales correspondientes a plantaciones de 2017 con un ajuste de hasta el 25%Fin de la ola de la calor: el domingo ingresa un frente frío sobre Cuyo y el sur de la región pampeanaLa minicompensación promedio de junio para pequeños productores es de 8200 pesos: equivale a una devolución de retenciones de dos hectáreas de soja