Google+
Valor Soja »Actualidad

Destrucción de valor en la cadena vitivinícola cuyana: las empresas se “comoditizan” para intentar sobrevivir

Miles de puestos de trabajo están en peligro.
Destrucción de valor en la cadena vitivinícola cuyana: las empresas se “comoditizan” para intentar sobrevivir

En la última década la cadena vitivinícola cuyana realizó grandes inversiones orientadas al mercado externo. Pero en el último año la cantidad de pesos recibidos por cada dólar exportado por el sector dejó de ser suficiente para financiar los costos crecientes (fundamentalmente salariales).

El problema está lejos de tratarse de una cuestión coyuntural: lo que está en juego es la existencia misma de cientos de empresas y miles de puestos de trabajo.

La estrategia de supervivencia –obligada– que están emprendiendo los empresarios del sector es “comoditizarse” para reducir costos que, al ritmo de crecimiento actual, no van a poder afrontarse durante mucho tiempo más por buena parte de los participantes del sector, según indica un artículo publicado por la edición de julio de la Revista CREA.

Estamos hablando de un avanzado proceso de destrucción de valor. Es decir: el proceso inverso al ocurrido cuando el tipo de cambio era favorable para desarrollar actividades exportadoras (las cuales, en definitiva, son las proveedoras genuinas de las divisas).

El progresivo crecimiento de las exportaciones argentinas de vinos a granel en desmedro de los embotellados es un reflejo claro de esa destrucción de valor. Lo preocupante es que los datos registrados en lo que va de 2013 muestran que incluso la exportación de vinos a granel dejó de ser rentable (ver gráfico).

“En los últimos tres años el precio de la uva pagado al productor se ha mantenido prácticamente constante (en pesos). Y este año, en el mejor de los casos, se espera que los valores se mantengan en niveles similares a los pagados el año pasado”, comenta el asesor vitícola Andrés Méndez Casariego.

Con la opción exportadora en una zona de rentabilidad nula o negativa para la mayor parte de los vinos, la única opción es volcar el producto al mercado interno, el cual, además de ser reducido, tiene un competidor temible en la franja de vinos más baratos: la cerveza. Por tal motivo algunas líneas de vinos comunes fueron descontinuadas y otras están por serlo muy pronto.

En el actual contexto sobra mercadería para abastecer exclusivamente al mercado local. Eso fue lo que descubrieron muchos empresarios vitícolas al momento de entregar su producción: las bodegas sólo estaban dispuestas a recibir una proporción de uvas muy inferior a la del año pasado. El resto –se trata de un producto perecedero– debió ser procesado a fasón en bodegas que en la zona se conocen como “trasladistas” (es decir: que elaboran vino que luego es comercializado a bodegas que producen vinos embotellados con marca propia).

Esa metodología, además de incrementar la exposición de riesgo comercial de miles de productores, tendrá un impacto directo en la economía regional, dado que los plazos de cobro de comercialización de vino son mucho más extensos que los correspondientes a la venta de uva.

“El hecho de que este año haya miles de productores con partidas de vino por comercializar hace más inestable e impredecible al mercado, porque se trata de participantes con muchas más urgencias financieras que las que puede llegar a tener una gran bodega o una cooperativa”, explica el empresario vitícola mendocino Juan Viciana.

“La situación de todos los participantes de la cadena vitivinícola es dramática porque los problemas que tenemos exceden la capacidad de respuesta presente en el sector”, añade.

Viciana ofrece un ejemplo personal para resaltar que el concepto de “dramático” no es una exageración. El año pasado elaboró a fasón vino varietal en una cooperativa con la cual finalmente acordó venderlo a un precio de 3,60 $/litro. Este año solicitó un “adelanto de cosecha” a esa cooperativa (se trata de un monto de dinero que las bodegas suelen proveer a los productores para financiar justamente los costos de cosecha) y la misma ofreció descontar dicho adelanto del vino por elaborar con ese mismo varietal, pero a un valor de 2,10 $/litro. Es decir: un precio más de un 40% inferior al del año anterior.

El vino es un producto emblemático de la imagen de una nación. Por tal motivo, los mercados que se pierden, además del perjuicio propio del negocio, genera daños asociados a otras industrias (como la del turismo o de aquellas que estén intentando colocar otros alimentos o productos elaborados en los mercados abandonados o descuidados).

La ironía es que los empresarios vitícolas y bodegas más comprometidos son aquellos que en los últimos años realizaron grandes inversiones en uvas y vinos varietales con alto perfil exportador. Los productores de uva común –que se emplea para elaborar mosto o jugo de uva– están mejor posicionados para enfrentar la crisis al tratarse de un commodity. La cuestión clave es que la crisis no está originada en una caída de la demanda externa sino en problemas de competitividad endógenos.

El proceso de “comoditización” también abarca a las fincas dedicadas a la producción de uva de mesa. En eses caso la destrucción de valor es mucho más significativa.

Juan Vizcaíno trabaja en una finca sanjuanina dedicada a elaborar uva de mesa. Este año comenzaron a desarmar ese negocio para reconvertir buena parte de la producción a pasa de uva.

“Lo ideal sería volver a la uva de mesa porque esta empresa se creó con un perfil 100% exportador de ese producto. Pero la realidad es que el crecimiento de los costos internos nos obliga a buscar otras alternativas”, señala Vizcaíno

Un dato clave: para elaborar pasas de uvas se necesita apenas un 25% del personal necesario para producir uva de mesa (alimentos que requiere otros cuidados específicos). Además, una persona cosecha por lo general 100 kilos de uva de mesa por día, mientras que la recolección de uva con destino a pasa puede superar los 2000 kilos diarios per cápita.

“Los ingresos obtenidos con la pasa de uva, por supuesto, son menores, pero son razonables en función de los costos de producción”, explica el agrónomo sanjuanino. “De todas maneras, se trata de una estrategia de supervivencia que en algún momento tampoco será viable si los costos internos siguen subiendo de manera progresiva”, añade.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Elección de cultivares de trigo en la zona pampeana: ¿rendimiento o calidad?Productores del NOA harán un paro agropecuario de una semana con control de cargas: piden “una reducción del gasto político para que el reclamo de solidaridad abarque a todos”Un aporte de la soja a los “precios cuidados”: Santa Fe comenzará a migrar la totalidad de la flota de transporte público al uso de biodiesel puro para reducir costosEl mercado de futuros Matba Rofex trabaja con normalidad gracias a la plena digitalización de procesos: logró mantener el volumen operadoEl gobierno nacional unificará todos los registros provinciales de aplicadores de agroquímicos: deberá estar listo en noviembreVendiendo humo: se viene un acuerdo “histórico” entre el Mercosur y la Unión EuropeaFinalizó el primer análisis estadístico de grandes datos agrícolas realizado en la ArgentinaEl precio de la leche en Uruguay cayó al nivel más bajo desde la crisis financiera internacional: apenas 0,29 u$s/litroKicillof aceptó liberar un cupo adicional de 3,50 millones de toneladas de maíz: el impacto de la medida dependerá del ritmo de aprobación de ROEsAlerta: esta semana se prevén tormentas intensas en la zona del LitoralSe viene una nueva ola de frío: el jueves habrá temperaturas bajísimas en el sur de la zona pampeanaLa agroindustria argentina quedó constituida como la única gran fuente generadora de divisas durante la pandemiaMal momento para estar completamente descubierto: los exportadores ya cubrieron el 43% del saldo exportable potencial de trigo 2018/19¿Cuáles son las actividades del ámbito agroindustrial argentino que pueden solicitar los subsidios laborales para atravesar la emergencia sanitaria?Recién el lunes ingresará un frente frío en la zona central del país para terminar con la ola de calorEl déficit energético llegó casi a los 5800 millones de dólares: sin una buena cosecha la Argentina se queda a oscurasPandemia: tres eventos agropecuarios con fecha para junio ya suspendieron actividades presencialesAlerta por inundaciones: esta semana se prevén tormentas intensas en la región pampeanaDocumento: cómo se aprobó en el Senado el convenio que permite contrataciones directas a empresas chinas a cambio de préstamos que pagará la próxima generación de argentinosLa fiesta que no fue: con la recuperación del precio de la soja se licuaron los súper premios que recibían las partidas orgánicas de la oleaginosaMasivo apoyo popular a una petición pública para rechazar la expropiación del grupo VicentínChina publicó la lista de productos que comenzarán a pagar un arancel adicional en represalia por las medidas proteccionistas de Trump: un golpe al agro estadounidenseLos empresarios más importantes de la Argentina rechazaron la intención de expropiar Vicentín: “No es facultad del Poder Ejecutivo intervenir una empresa”Argentina arrancó la campaña comercial de cebada cervecera con ventas a cinco mercados: India es el principal compradorSe adelantó la primavera: en la semana una ola de calor se extenderá por las principales regiones productivasParitarias rurales: en los últimos dieciséis meses el ajuste por inflación para los productores de yerba fue del 21,6%Nuevo récord de encierres de hacienda en feedlots: ojo con confundir ajuste por inflación con suba de preciosLa Afip estableció un nuevo calendario impositivo para productores de once provincias afectados por desastres climáticos