Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Tipo de cambio indecididamente bajo: manual de instrucciones para empobrecer a una economía

Porqué es importante controlar a la inflación.
Tipo de cambio indecididamente bajo: manual de instrucciones para empobrecer a una economía

El tipo de cambio es un sistema de premios y castigos. Cuando es elevado se favorece a los exportadores, quienes, atentos a las oportunidades presentes en los mercados del orbe, aprovechan para hacer negocios al tiempo que generan divisas.

Exportar es jugar –más allá de que uno sea titular o suplente– en las ligas mundiales. Nos hace forzosamente más inteligentes. Importar insumos y tecnología es caro: el premio también es para aquellos que puedan elaborar aquí lo que puede traerse de afuera.

Cuando el tipo de cambio es decididamente bajo el premio es para los importadores. Las oportunidades que se presentan con un tipo de cambio alto son, en este caso, una amenaza, porque cualquiera puede traer aquí cualquier cosa producida en naciones en las cuales los derechos laborales y ambientales son literatura de ciencia ficción. Los trabajadores que aún conservan su empleo –recuerden los ‘90– experimentan una fiebre consumista al tener acceso a una oferta enorme de bienes. Las empresas pueden equiparse con tecnología importada a precios muy convenientes. Pero el mercado interno tiene un límite y se empobrece de manera progresiva.

La tercera alternativa es establecer un tipo de cambio bajo pero por impericia. Es decir: un tipo de cambio que, si bien inicialmente fue elevado con el propósito de poner a funcionar a la máquina generadora de divisas, con el tiempo termina siendo bajo por efecto de una inflación creciente. En este caso el poder de compra de los trabajadores no mejora. Pero tampoco lo hace la competitividad de las empresas con capacidad exportadora. El tipo de cambio indecididamente bajo implementa lo peor de los dos primeros sistemas.

Existen dos caminos para que un tipo de cambio indecididamente bajo pase a ser de nuevo efectivamente elevado. El primero es que profesionales calificados implementen una política de metas de inflación (tal como hacen nuestros vecinos Brasil y Chile). El segundo es distorsionar los precios relativos para intentar beneficiar a los principales sectores exportadores. Esto implica promover que los participantes más débiles de una cadena de valor “subsidien” a los más fuertes. Semejante medida, si se aplica de manera sistemática, puede terminar “quebrando” a toda una cadena de valor agroexportadora (averigüen qué pasó con los frigoríficos y los molinos harineros), porque los eslabones más débiles, luego de ser exprimidos hasta el cansancio, terminan hartándose o fundiéndose.

Con un solo tipo de cambio todos los jugadores saben que la pelota no puede tocarse con los brazos. Si el equipo necesita algún refuerzo, existen diversas opciones para mejorar su performance. Pero las reglas de juego en el campo son iguales para todos. En cambio, a medida que se distorsionan los precios relativos para introducir tipos de cambio diferenciales, llega un momento en el cual algunos jugadores de fútbol pueden terminar pareciendo de rugby, mientras que otros sólo pueden pegarle a la pelota con un palo de jockey.

Otro inconveniente del tipo de cambio indecididamente bajo es que se abaratan de manera notable los bienes importados. Una manera de impedir eso es bloquear o restringir las importaciones (con todos los descalabros que eso implica). Y si eso no es suficiente se puede intentar monopolizar el acceso a las divisas (medida no recomendable porque puede derivar en un desdoblamiento cambiario de hecho que podría perjudicar al sector inmobiliario). En cualquier caso, implementar un tipo de cambio bajo y decirle a la gente que no puede importar (o viajar: lo que se viene), es algo tan poco recomendable como pasar películas pornográficas en un convento.

Si usted vive en un país agroexportador que produce bienes súper demandados en el mundo, pero que cuenta con un tipo de cambio indecididamente bajo, tiene que saber que pueden empezar a ocurrir cosas raras, tales como el hecho de que empiecen a escasear divisas o que el déficit turístico (divisas ingresadas por extranjeros menos divisas gastadas por argentinos en el exterior) supere los 4500 millones de dólares en apenas seis meses.

Sin embargo, más allá de los avatares de la coyuntura, la clave está en responder –con absoluta sinceridad– tres preguntas. Las primeras dos son importantes. La última es crucial. ¿Está intacta la capacidad exportadora? ¿La demanda internacional de los bienes producidos sigue activa? ¿Vamos a implementar las condiciones necesarias para premiar a los generadores genuinos de divisas?

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

La industria vitivinícola ingresa en zona de crisis: caída generalizada de ventas con primarización de las exportacionesDejó de existir la Secretaría de Agricultura Familiar: sus funciones serán asumidas por programas del INTALa recuperación de un mercado clave está cada vez más cerca: la Unión Europea perdió en la OMC el proceso por los derechos antidumping aplicados al biodiesel argentinoEsta semana se llueve todo en la región pampeana: alerta por tormentas intensas en la zona núcleoEsperando un milagro: el nivel de coberturas en soja nueva es bajísimo en un escenario de precios decrecientesLos profesionales que integran el Senasa lanzaron un paro de dos días: “Se está jugando irresponsablemente con la salud pública”El Consejo Agroindustrial Argentino presentó su propuesta gobernador de San Juan Sergio UñacProductores inundados se quejan del silencio mediático: piden ayuda a Marcelo Tinelli para que (tal como ocurrió dos años atrás) Scioli reaccioneEl principal referente agropecuario del Frente de Todos en Diputados volvió a presentar el proyecto para deducir de Ganancias el 100% del costo del fertilizanteLos integrantes de la Mesa de Enlace se mostraron juntos para anunciar un plan de lucha que comenzará con una “jornada de esclarecimiento”El costo de vivir en una economía cerrada: una década después de la resolución 125 regresan las retenciones móvilesArgentina subió una posición para ocupar el tercer puesto en el ranking de naciones latinoamericanas receptoras de inversión extranjeraCrisis lechera: por cuarto mes consecutivo la inflación de la canasta láctea sigue muy por debajo del promedio general de alimentosPeor que falta de recursos es la ausencia de ideas: cómo hacen los uruguayos para contener crisis lecheraLas subas generadas por el desastre climático promovieron en lo que va de abril compras de futuros de soja por más de 700.000 toneladasInteligencia artificial aplicada al agro: “Así como podemos hablar con las vacas, mañana vamos a poder hacerlo con la soja o las cosechadoras”Crisis avícola: cheques rechazados de Avicoper suman 2,49 millones de pesos#ElCampoNoPuedeParar: provincias y comunas comenzaron a restringir la libre circulación como si se tratasen de territorios autónomosEn lo que va del año la exportación argentina de leches maternizadas creció casi un 450% en divisasEn 2019 el ranking de faena bovina argentina volverá a tener a dos compañías brasileñas en la listaDoble comando: fondos especulativos suben apuestas alcistas en soja al tiempo que se muestran pesimistas con el maízEl Clúster Olivícola Riojano comenzará a evaluar un proyecto de reconversión energéticaEl Instituto de Estadísticas de Santa Fe comunicó que el Censo Agropecuario 2018 se extiende hasta marzo: pidió a los productores no encuestados que contacten al censistaParaguay también le gana a la Argentina en el partido de la carne bovina: en lo que va del año exportó 72% másEn 2014 el canon biotecnológico de la soja Intacta pasará a ser un costo variable: cómo se implementará el nuevo sistemaLas grandes industrias lácteas comenzaron a operar con números favorables luego de registrar pérdidas durante trece meses consecutivosLa Facultad de Agronomía de la UBA lidera el ranking de pérdida de alumnosSe expande la oferta mundial de fertilizantes fosforados con grandes inversiones en Marruecos y Arabia Saudita: los precios siguen planchados