Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Tipo de cambio indecididamente bajo: manual de instrucciones para empobrecer a una economía

Porqué es importante controlar a la inflación.
Tipo de cambio indecididamente bajo: manual de instrucciones para empobrecer a una economía

El tipo de cambio es un sistema de premios y castigos. Cuando es elevado se favorece a los exportadores, quienes, atentos a las oportunidades presentes en los mercados del orbe, aprovechan para hacer negocios al tiempo que generan divisas.

Exportar es jugar –más allá de que uno sea titular o suplente– en las ligas mundiales. Nos hace forzosamente más inteligentes. Importar insumos y tecnología es caro: el premio también es para aquellos que puedan elaborar aquí lo que puede traerse de afuera.

Cuando el tipo de cambio es decididamente bajo el premio es para los importadores. Las oportunidades que se presentan con un tipo de cambio alto son, en este caso, una amenaza, porque cualquiera puede traer aquí cualquier cosa producida en naciones en las cuales los derechos laborales y ambientales son literatura de ciencia ficción. Los trabajadores que aún conservan su empleo –recuerden los ‘90– experimentan una fiebre consumista al tener acceso a una oferta enorme de bienes. Las empresas pueden equiparse con tecnología importada a precios muy convenientes. Pero el mercado interno tiene un límite y se empobrece de manera progresiva.

La tercera alternativa es establecer un tipo de cambio bajo pero por impericia. Es decir: un tipo de cambio que, si bien inicialmente fue elevado con el propósito de poner a funcionar a la máquina generadora de divisas, con el tiempo termina siendo bajo por efecto de una inflación creciente. En este caso el poder de compra de los trabajadores no mejora. Pero tampoco lo hace la competitividad de las empresas con capacidad exportadora. El tipo de cambio indecididamente bajo implementa lo peor de los dos primeros sistemas.

Existen dos caminos para que un tipo de cambio indecididamente bajo pase a ser de nuevo efectivamente elevado. El primero es que profesionales calificados implementen una política de metas de inflación (tal como hacen nuestros vecinos Brasil y Chile). El segundo es distorsionar los precios relativos para intentar beneficiar a los principales sectores exportadores. Esto implica promover que los participantes más débiles de una cadena de valor “subsidien” a los más fuertes. Semejante medida, si se aplica de manera sistemática, puede terminar “quebrando” a toda una cadena de valor agroexportadora (averigüen qué pasó con los frigoríficos y los molinos harineros), porque los eslabones más débiles, luego de ser exprimidos hasta el cansancio, terminan hartándose o fundiéndose.

Con un solo tipo de cambio todos los jugadores saben que la pelota no puede tocarse con los brazos. Si el equipo necesita algún refuerzo, existen diversas opciones para mejorar su performance. Pero las reglas de juego en el campo son iguales para todos. En cambio, a medida que se distorsionan los precios relativos para introducir tipos de cambio diferenciales, llega un momento en el cual algunos jugadores de fútbol pueden terminar pareciendo de rugby, mientras que otros sólo pueden pegarle a la pelota con un palo de jockey.

Otro inconveniente del tipo de cambio indecididamente bajo es que se abaratan de manera notable los bienes importados. Una manera de impedir eso es bloquear o restringir las importaciones (con todos los descalabros que eso implica). Y si eso no es suficiente se puede intentar monopolizar el acceso a las divisas (medida no recomendable porque puede derivar en un desdoblamiento cambiario de hecho que podría perjudicar al sector inmobiliario). En cualquier caso, implementar un tipo de cambio bajo y decirle a la gente que no puede importar (o viajar: lo que se viene), es algo tan poco recomendable como pasar películas pornográficas en un convento.

Si usted vive en un país agroexportador que produce bienes súper demandados en el mundo, pero que cuenta con un tipo de cambio indecididamente bajo, tiene que saber que pueden empezar a ocurrir cosas raras, tales como el hecho de que empiecen a escasear divisas o que el déficit turístico (divisas ingresadas por extranjeros menos divisas gastadas por argentinos en el exterior) supere los 4500 millones de dólares en apenas seis meses.

Sin embargo, más allá de los avatares de la coyuntura, la clave está en responder –con absoluta sinceridad– tres preguntas. Las primeras dos son importantes. La última es crucial. ¿Está intacta la capacidad exportadora? ¿La demanda internacional de los bienes producidos sigue activa? ¿Vamos a implementar las condiciones necesarias para premiar a los generadores genuinos de divisas?

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Vaca Muerta pero bien Viva: en los primeros cinco meses del año las compañías petroleras recibieron subsidios directos por más de 9000 M/$Qué buen momento para aumentar retenciones: el precio del biodiesel argentino volvió a registrar un nuevo mínimo históricoMensajes sin filtro: los representantes de la cadena de valor triguera argentina mantuvieron una charla franca sobre todas las cuestiones pendientesLos fabricantes argentinos de pastas quieren provocar una “revolución cultural” para que los consumidores aprendan a disfrutar de los productos elaborados con trigo candealCarnaval versus Tango: en lo que va del año la soja subió un 10% en Brasil al tiempo que cayó más de 20% en ArgentinaEn el primer semestre del año la venta de camionetas agropecuarias cayó 5%: la de automóviles descendió 20%La inflación láctea fue de 29,5% en el último año: nueve puntos más que el promedio de la canasta de alimentos básicosSanCor salió a romper el mercado con ofertas de hasta 6,80 $/litro para intentar recuperar remitentesPresentan un proyecto para crear un “Programa Nacional para la Difusión y el Fomento de las Buenas Prácticas Agrícolas”Atención nutricionistas dedicados a tambo: Mastellone Hnos comenzará a bonificar los sólidosSe recuperaron las exportaciones argentinas de leche en polvo: en abril el precio promedio superó los 3400 u$s/toneladaCasañas sorprendido por la apatía de los integrantes de la cadena agropecuaria: “O les va bárbaro o no tienen sangre”En el arranque del año creció la venta de sembradoras en línea con la recuperación del poder de compra del agroLa industria azucarera tiene mejor lobby que la maicera: logró detener la reducción progresiva del precio del etanol cañeroRecomiendan no vender trigo hasta diciembre: cuidado con un eventual efecto “puerta 12” en maízArgentina enviará otro embarque de maíz a EE.UU.Gruesa 2017/18: esta semana las zonas agrícolas que no clasificaron en las últimas lluvias tendrán repechajeLiberaron nuevas compensaciones para sojeros del norte del país: ya se liquidó un 10% del monto comprometidoPrecios planchados: fuera del Mercosur las exportaciones argentinas de leche en polvo no son competitivasCargill desembolsó 34 M/u$s para tomar el control total de GlucovilFAA y Coninagro se negaron a firmar el documento “Compromiso argentino de solidaridad” por falta de tiempo para evaluarloCrece la discrecionalidad en los permisos de ampliaciones de plazos para liquidar agrodivisasLa semana que viene se prevé el ingreso de un nuevo frente frío sobre la región pampeanaMercosur insólito: gracias a Cristina los paraguayos lograron duplicar el volumen de soja industrializadaUna revolución viene en camino con la edición génica: “La gente debe estar de acuerdo con los beneficios de esta herramienta”Crearon el Programa Nacional de Buenas Prácticas Agrícolas Sustentables en Productos FrutihortícolasMacri y Vidal se reunieron con representantes de la cadena de valor agrícola para repasar las políticas implementadas para el sectorPrecios relativos: el valor de los terneros medido en moneda maíz subió más del 50% en el último año