Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Tipo de cambio indecididamente bajo: manual de instrucciones para empobrecer a una economía

Porqué es importante controlar a la inflación.
Tipo de cambio indecididamente bajo: manual de instrucciones para empobrecer a una economía

El tipo de cambio es un sistema de premios y castigos. Cuando es elevado se favorece a los exportadores, quienes, atentos a las oportunidades presentes en los mercados del orbe, aprovechan para hacer negocios al tiempo que generan divisas.

Exportar es jugar –más allá de que uno sea titular o suplente– en las ligas mundiales. Nos hace forzosamente más inteligentes. Importar insumos y tecnología es caro: el premio también es para aquellos que puedan elaborar aquí lo que puede traerse de afuera.

Cuando el tipo de cambio es decididamente bajo el premio es para los importadores. Las oportunidades que se presentan con un tipo de cambio alto son, en este caso, una amenaza, porque cualquiera puede traer aquí cualquier cosa producida en naciones en las cuales los derechos laborales y ambientales son literatura de ciencia ficción. Los trabajadores que aún conservan su empleo –recuerden los ‘90– experimentan una fiebre consumista al tener acceso a una oferta enorme de bienes. Las empresas pueden equiparse con tecnología importada a precios muy convenientes. Pero el mercado interno tiene un límite y se empobrece de manera progresiva.

La tercera alternativa es establecer un tipo de cambio bajo pero por impericia. Es decir: un tipo de cambio que, si bien inicialmente fue elevado con el propósito de poner a funcionar a la máquina generadora de divisas, con el tiempo termina siendo bajo por efecto de una inflación creciente. En este caso el poder de compra de los trabajadores no mejora. Pero tampoco lo hace la competitividad de las empresas con capacidad exportadora. El tipo de cambio indecididamente bajo implementa lo peor de los dos primeros sistemas.

Existen dos caminos para que un tipo de cambio indecididamente bajo pase a ser de nuevo efectivamente elevado. El primero es que profesionales calificados implementen una política de metas de inflación (tal como hacen nuestros vecinos Brasil y Chile). El segundo es distorsionar los precios relativos para intentar beneficiar a los principales sectores exportadores. Esto implica promover que los participantes más débiles de una cadena de valor “subsidien” a los más fuertes. Semejante medida, si se aplica de manera sistemática, puede terminar “quebrando” a toda una cadena de valor agroexportadora (averigüen qué pasó con los frigoríficos y los molinos harineros), porque los eslabones más débiles, luego de ser exprimidos hasta el cansancio, terminan hartándose o fundiéndose.

Con un solo tipo de cambio todos los jugadores saben que la pelota no puede tocarse con los brazos. Si el equipo necesita algún refuerzo, existen diversas opciones para mejorar su performance. Pero las reglas de juego en el campo son iguales para todos. En cambio, a medida que se distorsionan los precios relativos para introducir tipos de cambio diferenciales, llega un momento en el cual algunos jugadores de fútbol pueden terminar pareciendo de rugby, mientras que otros sólo pueden pegarle a la pelota con un palo de jockey.

Otro inconveniente del tipo de cambio indecididamente bajo es que se abaratan de manera notable los bienes importados. Una manera de impedir eso es bloquear o restringir las importaciones (con todos los descalabros que eso implica). Y si eso no es suficiente se puede intentar monopolizar el acceso a las divisas (medida no recomendable porque puede derivar en un desdoblamiento cambiario de hecho que podría perjudicar al sector inmobiliario). En cualquier caso, implementar un tipo de cambio bajo y decirle a la gente que no puede importar (o viajar: lo que se viene), es algo tan poco recomendable como pasar películas pornográficas en un convento.

Si usted vive en un país agroexportador que produce bienes súper demandados en el mundo, pero que cuenta con un tipo de cambio indecididamente bajo, tiene que saber que pueden empezar a ocurrir cosas raras, tales como el hecho de que empiecen a escasear divisas o que el déficit turístico (divisas ingresadas por extranjeros menos divisas gastadas por argentinos en el exterior) supere los 4500 millones de dólares en apenas seis meses.

Sin embargo, más allá de los avatares de la coyuntura, la clave está en responder –con absoluta sinceridad– tres preguntas. Las primeras dos son importantes. La última es crucial. ¿Está intacta la capacidad exportadora? ¿La demanda internacional de los bienes producidos sigue activa? ¿Vamos a implementar las condiciones necesarias para premiar a los generadores genuinos de divisas?

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Luego de tres días de espera aparecieron ROE de maíz y harina: pero siguen cerradas las exportaciones de trigoSumisión federal: el Presupuesto 2013 destina a las provincias apenas un 26% de la recaudación total“No podemos horrorizarnos por la corrupción de la FIFA mientras nadie haga nada por desnudar un manejo similar en cuestiones de política agropecuaria”Argentina prohíbe el uso del insecticida diclorvós para intentar recuperar el mercado europeo de aceite de girasolGobierno, sindicalismo y sector privado avanzan en la desregulación del monopolio presente en el principal complejo agroexportador argentino¿Cuáles son las obras del programa integral de autopistas de la región pampeana que siguen en pie?Mastellone Hnos registró una pérdida de 190 M/$: la empresa destacó “los cambios en nuestra política del precio de compra de la materia prima láctea”Extendieron hasta fines de junio la reducción de cinco puntos en la percepción de IVA para tamberosVamos perdiendo: apenas un 0,6% del mercado chino de lácteos importados está representado por productos argentinosDescontrol sindical: la paralización de la actividad portuaria como recurso negociador atenta contra la principal fuente generadora de divisasJunta Nacional de Granos: ahora la Secretaría de Comercio decidirá quién puede (o no) exportar trigoCarta de porte electrónica: el ingrediente que falta para que las mejoras logísticas funcionen de manera aceitadaEl desastre climático dejó en evidencia que la Argentina es un no-paísEl gobierno ya recaudó retenciones anticipadas de la cosecha gruesa por un 25% del saldo exportableConsulta pública: el Senasa quiere habilitar la posibilidad de comprar fitosanitarios a granel en envases reutilizablesEfecto fusarium: comenzaron a reaccionar los precios del trigo 2015/16 ante la posibilidad de un desastre productivo¿Cuáles fueron los cultivares de trigo que mejor se comportaron ante enfermedades?Polilla gitana: declararon el estado de alerta fitosanitario en todo el territorio argentinoOCDE: un 20% de los ingresos de los productores agropecuarios europeos se cubren con subsidiosOvoprot se declaró en concurso preventivo: suma deuda bancaria y cheques sin fondo por 417 millones de pesosCarrera contra reloj para que China habilite el ingreso de sorgo argentino: EE.UU. provocó un derrumbe de preciosProductores comienzan a vender Calls para financiar coberturas de precios de la soja 2012/13Erize: “El Registro de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior de trigo está cerrado de hecho”Desafío Mercosur: entró en colisión el paradigma de agregado de valor agroindustrial con la estrategia exportadora de las corporaciones chinasCon el uso intensivo de biodiesel argentino se podrían ahorrar más de 460 M/u$s por año: pero el gobierno nacional prefiere promover el consumo de gasoil importadoEsta semana regresan las lluvias torrenciales sobre el centro y norte del paísLa inflación láctea fue del 31,6% en el último año: el yogur firme la rompió con una suba del 70%El desafío de David Hughes: hacer que los productores dejen de considerar al trigo como un commodity para gestionarlo como una especialidad agrícola