Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

El problema del biodiesel argentino comenzó con YPF: ahora la petrolera estatal es parte de la solución

Las causas del bloque comercial europeo.
El problema del biodiesel argentino comenzó con YPF: ahora la petrolera estatal es parte de la solución

No tiene sentido perder energías en algo que no tiene retorno: el biodiesel argentino quedó afuera del mercado europeo. Lo fundamental es entender cómo se llegó a esa situación y –más importante aún– qué podemos hacer para evitar que el daño se magnifique.

Todo comenzó en mayo de 2012 cuando los legisladores oficialistas (Frente para la Victoria + aliados) junto con sus pares de la UCR, Frente Amplio Progresista y Coalición Cívica aprobaron un proyecto –elaborado por el kirchnerismo– que dispuso la expropiación del 51% de las acciones de YPF en manos de la compañía española Repsol (que aún no cobró la indemnización correspondiente).

Los funcionarios kirchneristas que autorizaron la expropiación de YPF pensaron que la compañía sería una nueva fuente de recursos frescos. Pero se equivocaron: la ahora empresa petrolera estatal consumía mucho más dólares de los que generaba. Más que una solución terminó siendo un lastre.

Había entonces que buscar muletas para YPF. La primera medida tomada en ese sentido fue intervenir el mercado de biodiesel para abaratar el costo de producción local de gasoil vía subsidios indirectos proveniente del sector agroindustrial. Los ideólogos de esa movida se focalizaron tanto en los números de YPF que ni siquiera vieron que la intervención se llevaba puesto a todas las Pymes regionales elaboradoras de biodiesel.

La segunda muleta consistió en autorizar la importación de gasoil libre de la carga del 41% de impuestos específicos, los cuales, si bien no se pagan al traer el combustible, se trasladan al precio final pagado por los consumidores (lo que maximiza de manera descomunal la renta de las petroleras pero agrava la brutal sangría de divisas que está registrando la economía local).

En tales circunstancias, aunque parezca paradójico, es mucho más conveniente para las petroleras importar gasoil que incrementar el uso interno de biodiesel producido en el país para conservar la cada vez menor reserva local de divisas.

Mientras los responsables de la política económica hacían lo imposible por mejorar los números de YPF –más allá del impacto negativo que tales decisiones tuviesen en otros sectores productivos– en Europa comenzaba a gestarse el bloqueo comercial que se efectivizará de manera definitiva hacia fines de este año.

Luego de la expropiación de YPF las autoridades del gobierno español juraron venganza. Durante el año pasado hicieron varios intentos para devolver el golpe. Pero todos resultaron fallidos. Finalmente este año consiguieron el apoyo del gobierno central europeo para bloquear el ingreso de biodiesel argentino (dando curso a un histórico reclamo de los fabricantes de biodiesel europeos, los cuales, si bien son ultra ineficientes, surgieron a partir de incentivos oficiales comunitarios).

Cuando el misil europeo partió con destino al mercado argentino, los representantes de la industria local de biodiesel advirtieron que había que emprender –con urgencia– una política destinada a maximizar el uso interno del biocombustible. Teníamos la ventaja de tener el diagnóstico por anticipado y podíamos amortiguar el impacto de la enfermedad. Pero nadie los escuchó.

De hecho, en lugar de incrementar el uso interno de biodiesel, el gobierno lo redujo para alinearse con el reclamo de las filiales locales de compañías automotrices internacionales (que son deficitarias seriales de divisas).

La contracara del desastre ocurrido en el biodiesel es el empuje enorme que está registrando la industria local del etanol. La diferencia entre ambas realidades es que en el primer caso hubo muchas personas –con intereses contrapuestos producto de visiones diferentes– metiendo mano en el marco regulatorio del sector, mientras que en el etanol existe un solo actor (la Secretaría de Energía) cumpliendo ese rol.

Si en la Argentina hubiese un equipo económico profesional trabajando de manera coordinada, estaría más que claro que la industria del biodiesel es parte de la solución del problema. Y no un problema más entre todos los problemas que tenemos.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Las buenas prácticas agropecuarias tienen premio en Córdoba: qué es necesario saber para participarPor fin una buena noticia: la venta de camionetas agropecuarias aumentó un 0,3%Marchetti de Cigra: en la comercialización agrícola “la disciplina siempre vence a la inteligencia”A partir de noviembre Argentina tendrá listo el marco regulatorio para crear una “autopista digital rural”Creció 1,4% el stock bovino argentino: al ritmo actual se necesitarán al menos cuatro años más para recuperar lo perdido durante el genocidio ganadero kirchneristaEl Indec oculta los datos de sembradoras importadas comercializadas en el mercado argentinoEl Ministerio de la Producción brindará aportes de hasta 7,0 M/$ para proteger propiedad intelectual: pero excluyó del beneficio a empresas agropecuariasAlerta climática: se vienen dos días de lluvias intensas en zonas afectadas por inundacionesSusto en el mercado global de soja: las autoridades económicas chinas devaluaron el yuan para encarecer importacionesEl jueves llega una nueva ola de calor con máximas superiores a 35 °C en la región pampeanaEl peor negocio: vender cebada cervecera en cosecha con una retención efectiva del 33%Cómo funciona el plan que se propone eliminar la brucelosis de manera definitiva en todo el territorio argentinoCambio de paradigma: hacia un marco regional de gestión de napasCon el sinceramiento energético los olivícolas pasaron a ser empleados de Cammesa: la electricidad pasó de un tercio a representar la mitad del costo de producciónGuerra comercial total: el precio FOB de la soja argentina ya superó al del poroto estadounidenseRelocalización forzosa de utilidades disfrazadas de “inversiones”: el origen de la furia del CEO de AgcoEn lo que va de 2016 cosechadoras importadas ingresaron a un promedio de 165.500 dólares: 15% menos que un año atrásEl año se va con más lluvias: esta semana seguirá la recarga de perfiles en la mayor parte de las regiones productivasLos precios de exportación del maíz pisingallo siguen en proceso de aterrizaje suave por el fracaso de la primera tanda productivaConsumidores pauperizados: la inflación de la canasta cárnica vacuna ya está once puntos por debajo del promedio general de los alimentosEl gobierno ajustó por inflación la categorización de Pyme agropecuaria: el nuevo límite es de hasta 363 M/$Salió el subsidio lechero correspondiente a la liquidación de julio con un pago promedio de 16.200 pesosEmpezamos mal: en enero las exportaciones argentinas de cortes frescos bovinos cayeron un 18%¿Terrorismo biológico?: el Inase pide no abrir paquetes no solicitados que contengan semillasRodrigué acusó al gobierno de financiarse con dinero de los productores: “Desde abril que no devuelven el IVA”Llegó el dulce de leche “vegano” elaborado con frutos secos y proteína de arvejaEl lunes habrá probabilidad de lluvias moderadas en la región pampeana: recién el jueves podría registrarse un aporte de agua importante“Habría que enviar a muchos legisladores a un frigorífico que esté por cerrar para ver qué piensan”