Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

El problema del biodiesel argentino comenzó con YPF: ahora la petrolera estatal es parte de la solución

Las causas del bloque comercial europeo.
El problema del biodiesel argentino comenzó con YPF: ahora la petrolera estatal es parte de la solución

No tiene sentido perder energías en algo que no tiene retorno: el biodiesel argentino quedó afuera del mercado europeo. Lo fundamental es entender cómo se llegó a esa situación y –más importante aún– qué podemos hacer para evitar que el daño se magnifique.

Todo comenzó en mayo de 2012 cuando los legisladores oficialistas (Frente para la Victoria + aliados) junto con sus pares de la UCR, Frente Amplio Progresista y Coalición Cívica aprobaron un proyecto –elaborado por el kirchnerismo– que dispuso la expropiación del 51% de las acciones de YPF en manos de la compañía española Repsol (que aún no cobró la indemnización correspondiente).

Los funcionarios kirchneristas que autorizaron la expropiación de YPF pensaron que la compañía sería una nueva fuente de recursos frescos. Pero se equivocaron: la ahora empresa petrolera estatal consumía mucho más dólares de los que generaba. Más que una solución terminó siendo un lastre.

Había entonces que buscar muletas para YPF. La primera medida tomada en ese sentido fue intervenir el mercado de biodiesel para abaratar el costo de producción local de gasoil vía subsidios indirectos proveniente del sector agroindustrial. Los ideólogos de esa movida se focalizaron tanto en los números de YPF que ni siquiera vieron que la intervención se llevaba puesto a todas las Pymes regionales elaboradoras de biodiesel.

La segunda muleta consistió en autorizar la importación de gasoil libre de la carga del 41% de impuestos específicos, los cuales, si bien no se pagan al traer el combustible, se trasladan al precio final pagado por los consumidores (lo que maximiza de manera descomunal la renta de las petroleras pero agrava la brutal sangría de divisas que está registrando la economía local).

En tales circunstancias, aunque parezca paradójico, es mucho más conveniente para las petroleras importar gasoil que incrementar el uso interno de biodiesel producido en el país para conservar la cada vez menor reserva local de divisas.

Mientras los responsables de la política económica hacían lo imposible por mejorar los números de YPF –más allá del impacto negativo que tales decisiones tuviesen en otros sectores productivos– en Europa comenzaba a gestarse el bloqueo comercial que se efectivizará de manera definitiva hacia fines de este año.

Luego de la expropiación de YPF las autoridades del gobierno español juraron venganza. Durante el año pasado hicieron varios intentos para devolver el golpe. Pero todos resultaron fallidos. Finalmente este año consiguieron el apoyo del gobierno central europeo para bloquear el ingreso de biodiesel argentino (dando curso a un histórico reclamo de los fabricantes de biodiesel europeos, los cuales, si bien son ultra ineficientes, surgieron a partir de incentivos oficiales comunitarios).

Cuando el misil europeo partió con destino al mercado argentino, los representantes de la industria local de biodiesel advirtieron que había que emprender –con urgencia– una política destinada a maximizar el uso interno del biocombustible. Teníamos la ventaja de tener el diagnóstico por anticipado y podíamos amortiguar el impacto de la enfermedad. Pero nadie los escuchó.

De hecho, en lugar de incrementar el uso interno de biodiesel, el gobierno lo redujo para alinearse con el reclamo de las filiales locales de compañías automotrices internacionales (que son deficitarias seriales de divisas).

La contracara del desastre ocurrido en el biodiesel es el empuje enorme que está registrando la industria local del etanol. La diferencia entre ambas realidades es que en el primer caso hubo muchas personas –con intereses contrapuestos producto de visiones diferentes– metiendo mano en el marco regulatorio del sector, mientras que en el etanol existe un solo actor (la Secretaría de Energía) cumpliendo ese rol.

Si en la Argentina hubiese un equipo económico profesional trabajando de manera coordinada, estaría más que claro que la industria del biodiesel es parte de la solución del problema. Y no un problema más entre todos los problemas que tenemos.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Volvieron los fondos: un informe del USDA catapultó los precios de los granos gruesosGracias al resurgimiento del campo explotaron las ventas de camionetas: se patentaron más de 28.000 unidades en el primer trimestreLa Pampa: se oficializó la declaración de desastre agropecuario para zonas afectadas por incendiosEl Renatre lanzó un nuevo plan de facilidades de pago para regularizar deudas de seguridad socialLos supermercados tienen cada vez menos participación en la venta de lácteos: no pueden competir con comercios barrialesRetenciones móviles para todos: los cereales pasarán a tributar una alícuota del orden del 11%Los chinos no quieren intermediarios: la compañía estatal Cofco pasará a controlar las operaciones globales de NideraHistórico: en 2012 Uruguay vendió más carne bovina a China que a ChileAdiós petróleo: en la Argentina está todo listo para comenzar a fabricar plásticos a partir de insumos elaborados con soja y maízLiberen a la draga: llamado de auxilio de las autoridades del Puerto de Quequén para evitar un colapso logístico por cuestiones “burocráticas”La Comisión de Enlace anunció un paro agropecuario de tres días para la semana que vieneUruguay: por primera vez en la historia la biomasa superó al petróleo en la matriz de abastecimiento de energíaSe lanzó convocatoria para cubrir cargos de director de diez Estaciones Experimentales del INTA con salarios de hasta 133.000 pesosChina redujo a la mitad el arancel de importación para los arándanos frescos argentinosSe reconfiguró el mercado post-pandemia de camionetas agropecuarias: Amarok le pisa los talones a HiluxSalió la primera tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: un 12% se destinó al sector agroindustrialUn efecto colateral de la “guerra comercial”: se consolida la primarización del principal complejo agroindustrial argentinoCristina anunció que devolverá parte de las retenciones cobradas a pequeños productores: se trata de unos 4500 pesos mensualesEl fin de semana volverá el tiempo inestable sobre el sector este del paísFederalismo energético: un proyecto legislativo propone que los precios de los combustibles sean unificados a nivel nacionalLos índices de materias primas regresaron a los niveles presentes en 2002: ¿Volvemos a los años ’90?Lo que faltaba para dejar fuera de competencia al trigo: ofrecen contratos de cebada cervecera con un precio de 160 u$s/toneladaViene en camino una ola polar que afectará al sur de la región pampeanaLa receta del FMI para ordenar a la Argentina: menos gasto público con mayor racionalización de la ayuda socialCae el precio de la soja en EE.UU. en línea con la evaporación del humo alcista promovido por Donald TrumpLos productores tendrán que informar a la Afip cuántos silobolsas compraron en el ciclo 2013/14: también deberán declarar la ubicación exacta de los granos almacenadosEl salario promedio registrado en el sector agropecuario argentino es de casi 8400 pesos brutosEl gobierno ya habilitó un 24% del cupo de exportación de maíz 2013/14: recaudó 140 M/u$s por retenciones anticipadas