Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

El problema del biodiesel argentino comenzó con YPF: ahora la petrolera estatal es parte de la solución

Las causas del bloque comercial europeo.
El problema del biodiesel argentino comenzó con YPF: ahora la petrolera estatal es parte de la solución

No tiene sentido perder energías en algo que no tiene retorno: el biodiesel argentino quedó afuera del mercado europeo. Lo fundamental es entender cómo se llegó a esa situación y –más importante aún– qué podemos hacer para evitar que el daño se magnifique.

Todo comenzó en mayo de 2012 cuando los legisladores oficialistas (Frente para la Victoria + aliados) junto con sus pares de la UCR, Frente Amplio Progresista y Coalición Cívica aprobaron un proyecto –elaborado por el kirchnerismo– que dispuso la expropiación del 51% de las acciones de YPF en manos de la compañía española Repsol (que aún no cobró la indemnización correspondiente).

Los funcionarios kirchneristas que autorizaron la expropiación de YPF pensaron que la compañía sería una nueva fuente de recursos frescos. Pero se equivocaron: la ahora empresa petrolera estatal consumía mucho más dólares de los que generaba. Más que una solución terminó siendo un lastre.

Había entonces que buscar muletas para YPF. La primera medida tomada en ese sentido fue intervenir el mercado de biodiesel para abaratar el costo de producción local de gasoil vía subsidios indirectos proveniente del sector agroindustrial. Los ideólogos de esa movida se focalizaron tanto en los números de YPF que ni siquiera vieron que la intervención se llevaba puesto a todas las Pymes regionales elaboradoras de biodiesel.

La segunda muleta consistió en autorizar la importación de gasoil libre de la carga del 41% de impuestos específicos, los cuales, si bien no se pagan al traer el combustible, se trasladan al precio final pagado por los consumidores (lo que maximiza de manera descomunal la renta de las petroleras pero agrava la brutal sangría de divisas que está registrando la economía local).

En tales circunstancias, aunque parezca paradójico, es mucho más conveniente para las petroleras importar gasoil que incrementar el uso interno de biodiesel producido en el país para conservar la cada vez menor reserva local de divisas.

Mientras los responsables de la política económica hacían lo imposible por mejorar los números de YPF –más allá del impacto negativo que tales decisiones tuviesen en otros sectores productivos– en Europa comenzaba a gestarse el bloqueo comercial que se efectivizará de manera definitiva hacia fines de este año.

Luego de la expropiación de YPF las autoridades del gobierno español juraron venganza. Durante el año pasado hicieron varios intentos para devolver el golpe. Pero todos resultaron fallidos. Finalmente este año consiguieron el apoyo del gobierno central europeo para bloquear el ingreso de biodiesel argentino (dando curso a un histórico reclamo de los fabricantes de biodiesel europeos, los cuales, si bien son ultra ineficientes, surgieron a partir de incentivos oficiales comunitarios).

Cuando el misil europeo partió con destino al mercado argentino, los representantes de la industria local de biodiesel advirtieron que había que emprender –con urgencia– una política destinada a maximizar el uso interno del biocombustible. Teníamos la ventaja de tener el diagnóstico por anticipado y podíamos amortiguar el impacto de la enfermedad. Pero nadie los escuchó.

De hecho, en lugar de incrementar el uso interno de biodiesel, el gobierno lo redujo para alinearse con el reclamo de las filiales locales de compañías automotrices internacionales (que son deficitarias seriales de divisas).

La contracara del desastre ocurrido en el biodiesel es el empuje enorme que está registrando la industria local del etanol. La diferencia entre ambas realidades es que en el primer caso hubo muchas personas –con intereses contrapuestos producto de visiones diferentes– metiendo mano en el marco regulatorio del sector, mientras que en el etanol existe un solo actor (la Secretaría de Energía) cumpliendo ese rol.

Si en la Argentina hubiese un equipo económico profesional trabajando de manera coordinada, estaría más que claro que la industria del biodiesel es parte de la solución del problema. Y no un problema más entre todos los problemas que tenemos.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

En 2012 las exportaciones de silobolsas sumaron 27,2 M/u$s: Brasil, Uruguay y Sudáfrica concentran el 75% de las ventasEl gobierno desmanteló las restricciones para exportar carne con el objetivo de generar divisas: pero ya es tardeEn la zona núcleo avícola el maíz 2015/16 es mucho más seguro que la soja: la principal limitante del cereal es la falta de liquidezTrabajadores rurales lograron un ajuste salarial de casi 54%: la nueva remuneración mínima del peón general es de 29.371 pesosCon soja brotada pero solidarios: en el primer cuatrimestre del año la zona pampeana transfirió regalías sojeras por más de 2500 M/$ al resto del paísPeso mínimo de faena: “Tuvimos que tomar una decisión en función de una realidad biológica y no ideológica”Creció casi un 20% la exportación de girasol confitero con mayor colocación de partidas de calidad superiorEtchevehere: “Ya estamos en condiciones de reiniciar el comercio de manzanas y peras argentinas con Brasil”Estado Ausente: bloqueo transportista paralizó la cadena de pagos del sector agroindustrialEn el mundial de la carne seguimos perdiendo: Brasil desplazó a la Argentina del mercado chilenoCrisis avícola: cheques rechazados de Avicoper suman 2,49 millones de pesosLos operadores especulativos siguen contra la corriente al mantener apuestas alcistas en maíz: prevén liberalización del comercio del cereal en ChinaLuego de la lluvias registradas hoy no se prevén más precipitaciones importantes en lo que queda de la semana Ajuste en cuotas: la intervención del mercado del etanol se aplicará con vaselinaCada vez más adolescentes quieren ser veterinarios: más del 40% de los estudiantes están en la provincia de Buenos AiresPaciencia hasta 2015: en el mercado internacional se está incubando una recuperación de los precios de los granos El subsidio maicero para tambos comenzó a desinflarse en el peor momento: algunas industrias planean ajustes de preciosEn lo que va de 2016 ingresaron 42 pulverizadoras importadas a valores mucho menores que los declarados el año pasadoEfecto Trump: operadores especulativos comenzaron a realizar apuestas bajistas contra el maíz ante la devaluación del peso mexicanoSalió la cuarta tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: cuáles son las empresas agroindustriales beneficiadasSiguen sostenidas las ventas de camionetas agropecuarias gracias a los créditos con tasas de interés reales negativasAlberto Fernández ratificó que está dispuesto a llevar a un 33% el derecho de exportación sobre la sojaBlindaje cambiario: aumentó un 170% del ingreso de agrodivisas por la aceleración de ventas realizada por los productoresEn lo que va del año las exportaciones de copos de cereales ya igualaron a las ventas concretadas durante 2011Gracias a la soja Argentina tiene un empleo en el mundo: 30,5% de las divisas comerciales dependen de la oleaginosaEl egoísmo es bueno hasta nuevo aviso: no compartas el mateCarlos Spadone: “La solución nuestra para traer divisas es China”Comenzó a regir un ajuste salarial del 35% para tractoristas retroactivo a noviembre del año pasado