Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

China ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgo

El caso argentino comparado con el chileno y brasileño.
China ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgo

El manual dice que no existe nada mejor que integrarse comercialmente con una nación complementaria. China –por ejemplo– produce muchos de los bienes necesarios para llevar una vida civilizada. Y requiere alimentos para sus 1360 millones de habitantes, que son, justamente, la especialidad de muchas naciones sudamericanas.  Un matrimonio perfecto. Pero no. Los hechos muestran que esa situación ideal está bastante lejos de suceder.

En 2006 Chile firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China. Desde entonces el comercio bilateral de Chile con la nación asiática fue superavitario. Los últimos datos oficiales (Direcon) indican que en los primeros nueve meses de 2014 el superávit fue de 3241 millones de dólares.

Pero la mala noticia es que, incluso con un TLC, la mayor parte de las ventas chilenas a China corresponden a commodities: casi el 83% del total exportado en enero-septiembre de 2014 fueron minerales (fundamentalmente cobre). Las colocaciones vino y salmón (dos emblemas del valor agregado) en ese período fueron de apenas 167 millones de dólares.

Chile registra superávit con China no por ser un campeón en las exportaciones –de hecho es un espanto– sino por ser un importador eficiente de bienes finales (a diferencia de la Argentina que, al importar bienes intermedios para ensamblar en el país, termina consumiendo muchas más divisas para producir bienes que terminan siendo escandalosamente caros para el consumidor cautivo).

Brasil registra superávit comercial con China desde el año 2009: los últimos datos oficiales indican que el mismo fue de 3275 millones de dólares en 2014. Sin embargo, al igual que Chile, la mayor parte de las colocaciones brasileñas en la nación asiática corresponden a commodities (el año pasado la soja, el mineral de hierro y el petróleo representaron un 78% de las ventas totales).

La relación comercial de Brasil con China viene produciendo más divisas de las que consume porque sencillamente la nación sudamericana tiene más commodities para ofrecer. Y no porque cuente con una estrategia brillante.

El peor alumno del barrio es la Argentina: viene registrando desde 2008 un déficit comercial creciente con China (en 2014 el mismo fue de 5789 millones de dólares, según datos oficiales del Indec).

El problema de la Argentina –además del modelo ensamblador de piezas importadas– es que cuenta con un solo commodity de interés para los chinos: la soja. Nada más.

Los síntomas son más graves en algunos casos que en otros. Pero la enfermedad es la misma. Los chinos ya decidieron cuál será el rol asignado a Sudamérica: proveedor de materias primas. Ellos mismos se encargarán de elaborar sus propios alimentos para promover la generación de empleo local.

El gobierno argentino, al igual que sus pares sudamericanos, no sólo no encontró aún el camino para integrarse con China de una manera sustentable, sino que además está promoviendo un megaendeudamiento con empresas estatales chinas para construir obras orientadas a eficientizar la extracción y transporte de materias primas hacia la nación asiática.

El propio «Convenio Marco de Cooperación en Materia Económica y de Inversiones con el Gobierno de la República Popular China” –que tiene media sanción por parte del Senado argentino– establece sin rodeos que las inversiones financiadas por compañías chinas estarán destinadas a satisfacer las necesidades de la nación asiática.

Textualmente dice que las inversiones estarán orientadas a “incrementar la capacidad productiva de la industria argentina en sectores de gran potencial de exportación al mercado chino”. No dice una sola palabra sobre los intereses de la próxima generación de argentinos, quienes, después de todo, serán los encargados de pagar los préstamos colosales para financiar obras que el gobierno argentino seguramente anunciará esta semana como un logro indiscutible.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El que apuesta al valor agregado pierde: el sector exportador más competitivo es el dedicado a vender granos sin procesarTamberos uruguayos se subieron a la ola de los altos precios internacionales: ya cobran 0,45 u$s/litroCrearon el “Documento de Tránsito Sanitario Vegetal Electrónico” para instrumentar un seguimiento sistemático de la comercialización de productos frutihortícolasSanta Fe se prepara para implementar la receta agronómica digital: también iniciará la primera experiencia de planes sostenibles de manejo de suelosLiberaron nuevas compensaciones para sojeros del norte del país: ya se liquidó el 49% del monto comprometido¿Quiénes son los activistas que irrumpieron en la pista central de la Rural de Palermo para denunciar “explotación animal”?Molinos harineros con una capacidad ociosa superior al 50% por tercer año consecutivo: van camino a tener otro período más para el olvidoSalió la emergencia agropecuaria para productores de Formosa afectados por el desborde del Río PilcomayoEl Inase focalizará controles sobre 6000 grandes empresarios agrícolas: las sanciones serán proporcionales al área sembrada con semilla ilegal17 naciones firmaron en la cumbre de la OMC una declaración para evitar barreras injustificadas en el comercio de alimentos: la Unión Europea no está en la listaArgentina logró recuperar el ritmo habitual de la logística granaria luego de destrabar la mayor parte de las restricciones para circularLa responsabilidad tiene premio: implementan bonificaciones de hasta el 10% de la tarifa para contratistas de siembra eficientesEl precio de exportación del garbanzo cayó al nivel más bajo desde octubre de 2010 (pero tendría repechaje)Presión cambiaria: si los precios actuales de la soja no mejoran dejarán de ingresar 950 M/u$s en el segundo semestre del añoLa Afip permite de manera “excepcional” afectar saldos de libre disponibilidad de IVA para abonar contribuciones de la seguridad socialEsta semana se esperan tormentas intensas con importantes acumulados de precipitaciones en la mayor parte de la zona pampeanaAlerta comercial: mañana comienza un paro de trabajadores del Senasa que afectará por tres días la actividad portuariaResucitaron las exportaciones argentinas de pastas con un crecimiento del 300% promovido por una baja sustancial de preciosSOS Lechería: sin el aporte del Estado no existe manera de generar competitividad para jugar en primera divisiónHerramientas para potenciar rendimientos en cultivos de inviernoCebada cervecera bajo contrato: ¿quién ofrece el mejor acuerdo?La crisis lechera también la padecen los consumidores: la canasta láctea terminó el 2017 con una inflación de 26,4%Alerta climática: siguen sin aparecer perspectivas de lluvias en las zonas sur y sudoeste bonaerenseLa justicia brasileña suspendió el cobro de regalías de la soja tolerante a glifosato al considerar que la patente expiró en 2010Se espera buen tiempo durante toda la semana en la región pampeana: ideal para avanzar con la cosecha gruesaEl relato del “supermercado del mundo” está cada vez más lejos: el déficit comercial argentino con China alcanzó un nuevo récord de 2600 M/u$sMaíz tardío con “precios cuidados” para los consumos: el gobierno mantiene cerrada la exportación del cerealEl 75% de las exportaciones argentinas de carne bovina está en manos de empresas nacionales: el resto se reparte entre brasileños y chinos