Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

China ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgo

El caso argentino comparado con el chileno y brasileño.
China ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgo

El manual dice que no existe nada mejor que integrarse comercialmente con una nación complementaria. China –por ejemplo– produce muchos de los bienes necesarios para llevar una vida civilizada. Y requiere alimentos para sus 1360 millones de habitantes, que son, justamente, la especialidad de muchas naciones sudamericanas.  Un matrimonio perfecto. Pero no. Los hechos muestran que esa situación ideal está bastante lejos de suceder.

En 2006 Chile firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China. Desde entonces el comercio bilateral de Chile con la nación asiática fue superavitario. Los últimos datos oficiales (Direcon) indican que en los primeros nueve meses de 2014 el superávit fue de 3241 millones de dólares.

Pero la mala noticia es que, incluso con un TLC, la mayor parte de las ventas chilenas a China corresponden a commodities: casi el 83% del total exportado en enero-septiembre de 2014 fueron minerales (fundamentalmente cobre). Las colocaciones vino y salmón (dos emblemas del valor agregado) en ese período fueron de apenas 167 millones de dólares.

Chile registra superávit con China no por ser un campeón en las exportaciones –de hecho es un espanto– sino por ser un importador eficiente de bienes finales (a diferencia de la Argentina que, al importar bienes intermedios para ensamblar en el país, termina consumiendo muchas más divisas para producir bienes que terminan siendo escandalosamente caros para el consumidor cautivo).

Brasil registra superávit comercial con China desde el año 2009: los últimos datos oficiales indican que el mismo fue de 3275 millones de dólares en 2014. Sin embargo, al igual que Chile, la mayor parte de las colocaciones brasileñas en la nación asiática corresponden a commodities (el año pasado la soja, el mineral de hierro y el petróleo representaron un 78% de las ventas totales).

La relación comercial de Brasil con China viene produciendo más divisas de las que consume porque sencillamente la nación sudamericana tiene más commodities para ofrecer. Y no porque cuente con una estrategia brillante.

El peor alumno del barrio es la Argentina: viene registrando desde 2008 un déficit comercial creciente con China (en 2014 el mismo fue de 5789 millones de dólares, según datos oficiales del Indec).

El problema de la Argentina –además del modelo ensamblador de piezas importadas– es que cuenta con un solo commodity de interés para los chinos: la soja. Nada más.

Los síntomas son más graves en algunos casos que en otros. Pero la enfermedad es la misma. Los chinos ya decidieron cuál será el rol asignado a Sudamérica: proveedor de materias primas. Ellos mismos se encargarán de elaborar sus propios alimentos para promover la generación de empleo local.

El gobierno argentino, al igual que sus pares sudamericanos, no sólo no encontró aún el camino para integrarse con China de una manera sustentable, sino que además está promoviendo un megaendeudamiento con empresas estatales chinas para construir obras orientadas a eficientizar la extracción y transporte de materias primas hacia la nación asiática.

El propio «Convenio Marco de Cooperación en Materia Económica y de Inversiones con el Gobierno de la República Popular China” –que tiene media sanción por parte del Senado argentino– establece sin rodeos que las inversiones financiadas por compañías chinas estarán destinadas a satisfacer las necesidades de la nación asiática.

Textualmente dice que las inversiones estarán orientadas a “incrementar la capacidad productiva de la industria argentina en sectores de gran potencial de exportación al mercado chino”. No dice una sola palabra sobre los intereses de la próxima generación de argentinos, quienes, después de todo, serán los encargados de pagar los préstamos colosales para financiar obras que el gobierno argentino seguramente anunciará esta semana como un logro indiscutible.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Revivió el valor del maíz ante la posibilidad de que buena parte del cereal estadounidense quede sin sembrar por las inundacionesParitarias rurales: el ajuste anual por inflación para los productores de yerba se determinó en 81%En soja recién terminó el primer tiempo del partido: operadores especulativos mantienen posiciones compradas en la oleaginosaEl Senasa recordó que el 1 de octubre vence el plazo para reacreditarse en programas de sanidad animalMontaña rusa climática: la soja se recuperó por el impulso de los mismos operadores que deprimieron los precios un mes atrásComenzó a regir el “programa de recuperación productiva”: las empresas agropecuarias medianas quedaron excluidas de la posibilidad de deducir el impuesto al chequeUn país sin kirchnerismo: el stock bovino uruguayo alcanzó un récord históricoEn enero se recuperó el precio relativo de la leche: para compensar la suba del maíz se necesitan 2,85 $/litro en febreroSigue la probabilidad de tormentas sobre la región pampeana: pero a partir de mañana comienza una fase de varios días de buen tiempo Argentina granero del mundo: las divisas generadas por las exportaciones de alimentos son poco significativasInsólito: obras destinadas a controlar inundaciones son financiadas por automovilistas mientras la soja se emplea para cubrir el 26% de la obra pública provincialEl precio real de la leche recibido por los tamberos siguió cayendo a pesar de la recuperación del negocio exportadorAdiós Argentina: Uruguay afirma que seguirá trabajando con Brasil y Paraguay en la integración comercial del Mercosur con el mundoLaspina reconoció que sería injusto aplicar una mayor alícuota de Bienes Personales a productores respecto de sociedades agropecuarias: se modificaría el dictamenBuenos Aires: autoridades de Arba desactivaron el intento de adelantar los vencimientos del Impuesto Inmobiliario RuralSe salvó del derrumbe: la exportación argentina de cortes aviares sigue firme a pesar de estar concentrada en apenas dos mercadosPara la dirigencia argentina la exclusión de las negociaciones Mercosur-Unión Europea no es un tema relevante: el costo de la desconfianza en el propio potencialInsólito: prohíben barritas de cereales elaboradas en un galpón no habilitado de una empresa de agroquímicosGracias totales: la agroindustria argentina quedó constituida como la única gran fuente generadora de divisasEn los últimos dos meses el precio de exportación de la leche en polvo argentina subió 9% gracias a la recuperación del petróleoMercosur cerealero: “Nos pone un poco nerviosos que pueda llegar a existir ruido entre la relación de Argentina y Brasil”Desafío: si no cae en la tentación intervencionista Argentina tiene en 2020/21 la gran oportunidad de consolidarse como un gran proveedor mundial de trigoLa industria oleaginosa argentina sigue pagando “premios” para promover la originación de sojaTrabajar en red da buenos resultados para ordenar las aplicaciones periurbanas: el caso del partido de Rivadavia¿Quiénes ocuparon el lugar dejado por Vicentín en el ranking exportador de aceite de girasol?Mercado físico de granos: los productores tienen derecho a saber qué ocurre con su mercaderíaDilma inauguró la cosecha brasileña 2013/14: “Buscamos que la productividad del campo se traslade a todos los sectores del país”Esta semana regresan las lluvias: probables heladas intensas el domingo sobre la región pampeana