Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Con el fin de la era de los commodities se acabó el sueño de la trucholandia industrial: Argentina en el peor momento

Los valores e las materias primas se derrumban.
Con el fin de la era de los commodities se acabó el sueño de la trucholandia industrial: Argentina en el peor momento

El Bloomberg Commodity Index –integrado por contratos futuros de 22 materias primas básicas– cerró hoy en el nivel más bajo desde agosto de 1999.

Se acabó la era de los commodities. Se acabó hace rato. Pero con el transcurso del tiempo ese fenómeno se hace cada vez más evidente.

Las naciones que viven de la exportación de commodities están devaluando sus monedas para intentar mantener en funcionamiento la máquina generadora de divisas. Tal es el caso –por ejemplo– de Chile, Uruguay o Brasil. Pueden pagar el costo una mayor inflación porque tienen profesionales a cargo de la política monetaria.

Argentina, en cambio, está en el horno: el derrumbe del precio de lo que tiene para ofrecer al mundo –commodities agrícolas– se produce cuando registra un tipo de cambio indecididamente alto. No puede devaluar sin antes solucionar el problema de la inflación. Pero eso lleva un tiempo (que ya no tiene).

Los empresarios agrícolas, que tienen en sus manos la tarea de generar las divisas que la economía argentina necesita para operar con cierta normalidad, lejos de recibir señales favorables, siguen siendo humillados por las autoridades del gobierno nacional.

Recientemente dispusieron que sólo podrán vender trigo aquellos productores localizados en ciertas zonas específicas que hayan producido hasta 1600 toneladas del cereal en la última campaña. ¿Qué sucedería si a alguien se le ocurre que los residentes de La Matanza sólo puedan buscar trabajo en ese distrito? ¿O anunciar que los empleados públicos sin hijos no cobrarán su salario para que puedan percibirlo los que sí los tengan? Habría un escándalo internacional. Pero nadie defiende a los siervos de la gleba.

El fin de la era de los commodities es mucho más que eso. Es también el final de trucholandia industrial. De las fábricas ensambladoras de piezas importadas con pseudo empresarios que ganan fortunas en un coto de caza cerrado (los dos emblemas, en ese sentido, son el sector automotriz y la farsa de Tierra del Fuego).

En estos días estamos observando un intento desesperado de la Oligarquía Populista por conservar el poder. No es un buen dato: con recursos por demás abundantes se mostraron extremadamente autoritarios. ¿Qué podemos esperar de ellos cuando quede casi nada para repartir?

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El gobierno uruguayo planea aplicar exenciones tributarias a criadores que logren buenas tasas de parición: “Estamos agrandados”La Afip implementará un Registro Fiscal Ganadero para intentar reducir la evasión en el sector cárnico: los operadores excluidos tendrán grandes dificultades para trabajarSe inauguró la primera exposición china dedicada a productos importados: el listado completo de las empresas argentinas que participan del evento históricoSe proyectan más tormentas violentas en el verano: alerta por un otoño con restricciones hídricas y heladas tempranasNuevo capítulo de la “guerra comercial”: suben los precios de la soja al confirmarse una misión comercial china a EE.UU.La exportación de leche en polvo acumula diez meses de pérdidas: los precios siguen en el subsueloCambio sustancial en el comercio de granos: la Afip redujo a 20 días el plazo de emisión del documento que registra descuentos o bonificaciones por calidadPeligra la siembra de 250.000 hectáreas de trigo en la principal región cerealera argentina por el bloqueo logístico de AtcadeSe complica la gruesa en el sur de la zona pampeana: esta semana sólo se prevé un día con lluvias aisladas que no superarán los 30 milímetrosUruguay inauguró una nueva planta de celulosa que requirió una inversión de casi 2500 millones de dólares: producirá energía a partir de biomasaRusia pasó a ser el primer comprador de quesos duros argentinos luego de la implementación del bloqueo comercialAvanza el acuerdo para desregular un monopolio presente en el principal complejo agroexportador argentinoEl gobierno ya liberó el 35% del cupo de trigo 2012/13 para recaudar 160 millones de dólaresEl déficit energético llegó casi a los 5800 millones de dólares: sin una buena cosecha la Argentina se queda a oscurasInsólito: el balance de Vicentin asegura que la venta de su participación en Renova a Glencore “hubiese permitido a la sociedad cancelar su deuda comercial”Todos los estados brasileños lindantes con el territorio argentino y uruguayo ya dejaron de vacunar contra la aftosaPoco para festejar: la deuda externa argentina sigue siendo impagable con el actual tamaño del EstadoImpuesto doble: la “retención privada” en maíz supera en 10 u$s/tonelada al derecho de exportación oficialEl sector avícola argentino de declaró en alerta por el "faltante de oferta de maíz"Carambola: la necesidad urgente de dólares del gobierno sigue sosteniendo los precios internos de los cerealesSe realizó la primera reunión de la Mesa Lechera sin la participación de representantes de los pequeños tamberos de las cuencas santafesinas y cordobesasEl gobierno de San Luis promete que dejará ingresar a productores de otras provincias: pero los puntanos siguen encerradosNo existe margen para toquetear el mercado ganadero: “Se está armando un proceso de liquidación de vientres”Emergencia hídrica: Argentina tomó más créditos del BID para promover políticas de igualdad de género que para mitigar daños por inundacionesLa inflación de la canasta cárnica vacuna está ocho puntos por debajo del promedio general de los alimentosCon el “fondo sojero” recibido en abril por la provincia de Buenos Aires se podrían haber entoscado más de 5000 kilómetros de caminos ruralesNo todas son pálidas en el sector avícola: la exportación de ovoproductos se mantiene firme a pesar del retraso cambiarioCon el ascenso de Scioli las vacas dejaron de ganarle a la inflación ante la expectativa de continuidad de la actual política antiexportadora