Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Terminó el paro agropecuario: pero los problemas siguen

La medida de fuerza generó nulos resultados.
Terminó el paro agropecuario: pero los problemas siguen

Terminó el paro agropecuario. No tiene sentido discutir el nivel de adhesión al mismo. Porque lo único importante es que, lejos de solucionar algo, los problemas presentes en el campo siguen vigentes.

Organizar un cese de comercialización de cinco días consecutivos en un período de crisis de ingresos no es precisamente una idea brillante. Esa protesta al gobierno nacional no le mueve un pelo porque, si necesita dólares, puede generarlos por medio de cobro de retenciones adelantadas (ROEs 180 y 365). Y a muchos productores les complicó aún más la vida en un momento en el que necesitan hacer caja urgente para pagar –entre otros compromisos– sueldos de trabajadores golpeadísimos por la inflación (que es la “retención” que los gobiernos populistas le cobran a los pobres).

Detener camiones para volcar granos sobre la ruta en represalia por no haber adherido al paro, además de constituir un delito contra la propiedad, es una falta moral grave en una nación con un tercio de la población que pasa hambre. Lo peor que puede ocurrir al enfrentar a un grupo de dementes es perder la cordura.

En términos de estrategia política, una cese de comercialización tan extenso contribuye a enfrentar a productores con productores, debilitando así el sentido de la protesta al desviar la atención hacia cuestiones lejanas al problema que se pretende resolver.

¿Cómo lograr entonces terminar con la opresión de un ejército de ocupación dispuesto a ponernos de rodillas para humillarnos a cualquier costo? Esa es la misma pregunta que se hicieron en algún momento de sus vidas Mahatma Gandhi y Nelson Mandela. Ambos terminaron demostrando que la resistencia pacífica es la mejor (y probablemente la única) manera de liberarse de un tirano.

Durante el conflicto agropecuario de 2008 las movilizaciones contra el gobierno fueron multitudinarias porque la mayor parte de los argentinos –trabajasen o no en el campo– comprendieron que meterse con el agro era meterse también con ellos. La clave es que eso se logró más por errores groseros de comunicación del gobierno que por virtudes de la dirigencia agropecuaria.

Los estrategas kirchneristas aprendieron la lección: ya no hablan demás. Y los problemas actuales del agro argentino, que son mucho más graves que los presentes en 2008, ahora quedaron reducidos a una cuestión sectorial. Los dirigentes agropecuarios, en cambio, siguen empleando las mismas herramientas empleadas por entonces para intentar defenderse.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Agroquímicos: un problema generado por la “invasión de los pueblos hacia los campos” que se soluciona con una mayor profesionalizaciónFondos especulativos reducen fuerte posiciones en soja: el maíz se salvó por una cuestión técnicaEl oficialismo no tiene quórum propio en Diputados para habilitar el tratamiento del proyecto de expropiación de VicentínTodo listo para que en 2015 los empresarios agropecuarios puedan deducir de Ganancias el 100% del gasto en fertilizantesAgroquímicos: Arrieta dijo que en Buenos Aires planean aplicar un área de restricción de 2000 metros para fomentar la producción agroecológicaHeladas destructivas en el sur de Brasil: el mercado local de trigo comenzó a reflejar el factor climático regionalDesindustrializar la ruralidad: se derrumbaron las exportaciones de harina de maíz a pesar del abaratamiento del precio interno del cerealEn lo que va del año el agro argentino generó más divisas: no fue suficiente para cubrir las ineficiencias de la industria de sustitución de importacionesLlamativo: Twitter suspendió la cuenta de CRA por contener supuesto “contenido ofensivo”Alerta trigo: con un incremento del área de casi el 20% en 2014/15 podría haber un abarrotamiento de oferta en el sur de la región pampeanaLa industria láctea argentina es la más perjudicada por el congelamiento de precios dispuesto por el gobierno nacionalArgentina esquizofrénica: Costa volvió a cerrar las exportaciones de carne mientras Casamiquela firmaba un memorándum con su par ruso para incrementarlasRespirador artificial para la lechería: a partir de enero tamberos comenzarán a cobrar un subsidio de hasta 36.000 pesos mensualesEl sector agroindustrial aportó una mayor cantidad de divisas en lo que va del año: qué se esconde detrás del discurso de la “falta de dólares”En lo que va del año más de un 60% de las exportaciones de sembradoras argentinas se destinaron a Rusia y Ucrania Solidaridad forzosa: en el primer semestre del año la zona pampeana transfirió regalías sojeras por 4000 M/$ al resto del paísAumentaron la prestación por desempleo para trabajadores rurales: el mínimo ahora es de 3728 pesosDirigentes de SRA y CRA participan de la multitudinaria “marcha del silencio” en homenaje al fiscal Alberto NismanEl fin de semana se prevé el ingreso de una masa de aire polar que traerá lluvias generalizadas en la zona central del paísComenzó a regir el “Remito Electrónico Cárnico” para terminar de instrumentar un sistema de trazabilidad completo del circuito comercialParaguay volvió a ser el primer proveedor chileno de carne vacuna: acaparó casi el 43% del mercado luego de tres años de liderazgo brasileñoEE.UU. confirmó el bloqueo al ingreso de biodiesel argentino: se prevé un crecimiento descomunal del déficit comercialComenzaron a desacelerarse los precios de exportación de la miel argentina en línea con un retraso creciente de los valores pagados a los apicultoresIngresos eólicos: una fuente de liquidez adicional para propietarios de camposA rezar: siguen sin aparecer perspectivas de lluvias importantes en el sur de la región pampeanaUruguay: en 2019 estudiantes podrán comenzar a cobrar 75% del salario mínimo al completar su formación trabajando en tambosMás claro imposible: Tabaré despidió al embajador uruguayo ante la Unión Europea por resistir la exclusión de Argentina de las negociaciones comercialesEl debate por el “orden público” hizo perder de vista lo más importante de la reforma: que los desarrolladores de semillas puedan cobrar lo que corresponde por su trabajo