Google+
Valor Soja »Actualidad

Se publicó el plan kirchnerista para asegurar el control total del sector agroindustrial: “Tendrá objetivos mucho más amplios que la Oncca o la Junta Nacional de Granos”

Abarca desde los agroinsumos hasta el comercio exterior.
Se publicó el plan kirchnerista para asegurar el control total del sector agroindustrial: “Tendrá objetivos mucho más amplios que la Oncca o la Junta Nacional de Granos”

Un grupo de diputados kirchneristas presentó un proyecto que propone la completa intervención estatal de los agroinsumos, producción y comercio exterior de commodities agrícolas para controlar la principal fuente de generación de divisas presente en la economía argentina.

La iniciativa –firmada por Carlos Kunkel, Adriana Puiggros, Jorge Rivas y Leonardo Grosso– dispone la creación del “Instituto Argentino para la Promoción de Cereales y Oleaginosas”, el cual podrá “ejercer el comercio nacional e internacional de aquellos productos en cuya compraventa deba intervenir en cumplimiento de sus objetivos”.

Entre los objetivos del nuevo organismo se incluyen “garantizar el normal abastecimiento interno de la totalidad de los cereales y oleaginosos”, “proteger y promover al acceso a la alimentación del conjunto de los argentinos”, “promover la industrialización en origen de la producción granaria” y “proteger a los pequeños y medianos productores”, entre otros clichés clásicos del relato kirchnerista.

La iniciativa también habilita intervenir en la provisión de insumos a los productores “de manera de asegurar equidad y sustentabilidad tecnológica”; intervenir en todo lo atinente a la comercialización, almacenamiento, transporte y embarque de commodities agrícolas; establecer precios de referencia y mínimos para los distintos cultivos; y ejercer el control de “todas las instituciones o entidades que intervengan directa o indirectamente en el comercio interno o exterior de granos y sus subproductos, las que deberán ajustar sus actividades a lo dispuesto en este decreto y a las reglamentaciones pertinentes”.

También se indica que el “Instituto Argentino para la Promoción de Cereales y Oleaginosas deberá otorgar prioridad a la elaboración de los proyectos de ley de declaración de utilidad pública y expropiación de los bienes que resultaran necesarios para la construcción de la infraestructura material necesaria para el cumplimiento de sus objetivos”.

En los fundamentos del proyecto se expresa que “el organismo que proponemos crear tendrá objetivos mucho más amplios que la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) o la Junta Nacional de Granos.

“La carencia de un órgano como el propuesto trajo como consecuencia la transferencia de las capacidades regulatorias a las grandes trasnacionales cerealeras, que fijan precio y manejan la entrada de divisas de las exportaciones agropecuarias, apropiándose de significativa proporción de la renta agraria y, al transferirla, incrementan los tradicionales problemas de la restricción externa”, indica.

“Pese a las severas resistencias del sector agro exportador, el gobierno nacional ha desarrollado el mecanismo de los derechos de exportación como herramienta para diferenciar el precio interno del alimento de los argentinos de los valores internacionales. Consideramos que la política de protección del acceso a la alimentación de los argentinos debe perfeccionarse. El mercado de cereales y oleaginosas comparte insumos y el principal factor productivo (la tierra) con el resto de la producción de alimentos, por lo cual el instituto propuesto tendrá capacidad de intervención en el conjunto de la producción alimenticia, directa e indirectamente”, asegura el proyecto.

“Además, cabe destacar que la fuerte retracción del flujo de divisas efectuada por los operadores de este mercado terminó provocando una fuerte corrección cambiaria dada la escasez de divisas y la pérdida de reservas del BCRA (Banco Central). El brusco aumento del tipo de cambio afecta a los precios internos, con la consecuente retracción del poder adquisitivo de los salarios y, en consecuencia, del consumo en general, incidiendo así sobre el nivel de actividad económica y el de empleo”, relata la iniciativa.

“El control de la política cambiaria, componente central de todo plan económico en nuestro país, ha demostrado así una fuerte dependencia de los operadores del mercado de granos y oleaginosas. Consideramos necesario modificar esta realidad”, apunta.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Con la destrucción del precio del maíz vuelve el subsidio agrícola para tambos: compensará la baja anunciada por la industria lácteaBienes Personales para todos los propietarios de campos: el impuesto que Alberto Fernández tiene en sus planes para aumentar la recaudaciónPedido desesperado de una contratista rural perjudicada por el impacto de las dos devaluacionesEscuela de encargados: las ventajas de trabajar en redArgentina contra el Hambre: la mayor parte de una licitación pública de leche en polvo quedó desierta por falta de interesadosSubieron los granos gracias a la depreciación del dólar: igual los especuladores siguen pesimistas con respecto al maízEncuesta: sigue cayendo en el campo la expectativa de que la economía podría mejorar durante el presente añoPaís normal: en Uruguay no existe “retención privada” ni cobro compulsivo de regalías en sojaEn los últimos cuatro años las exportaciones argentinas de agropiro aumentaron diecisiete vecesAmpliaron el plazo de liquidación de divisas a cuatro Pymes del sector agropecuario (otras miles siguen esperando respuesta)Nuevo pedido de auxilio desesperado al gobierno: “Algunos sectores y empresas están viviendo una situación límite en la que está en juego su futuro”Las Pymes tendrán 60 días posteriores al embarque para abonar el monto de las retenciones móvilesSin integración comercial los chinos te pasan por arriba: el déficit comercial argentino con la nación asiática acumula 2887 M/u$sAutorizaron el uso de concentrados proteínicos de soja en la elaboración de chacinados para reducir costosMosaic se va del mercado argentino: una retirada estratégica motivada por la retracción global del negocio de los fertilizantes fosfatadosEn el último año la capacidad de compra energética de la soja argentina aumentó casi un 30%Se reconfiguró el mercado post-pandemia de camionetas agropecuarias: Amarok le pisa los talones a HiluxLos fondos especulativos tenían razón: apostar a la baja de los granos fue el mejor negocioLa mejor manera de pagar menos retenciones en trigo es segregar mercadería: algunas partidas de buena calidad hasta reciben reintegros La demanda asiática es más fuerte que el atraso cambiario: sigue creciendo la exportación de derivados del lactosueroPymes lácteas registraron pérdidas promedio de 1,40 pesos por litro elaborado durante cinco meses: aunque ya pasó lo peorDurante catorce años los productores porcinos recibieron dos kilos de maíz de regalo por cada ocho comprados: ahora quieren más ayuda del EstadoPor la “guerra comercial” de Trump el USDA prevé un derrumbe del 67% del superávit comercial agroindustrial estadounidenseEn lo que va del año ingresaron 1185 toneladas de carne de cerdo danesa: los patagónicos podrán comenzar a consumir el producto argentinoEl presidente argentino propuso exportar cortes bovinos envasados al vacío y “no las medias reses en crudo”Desindustrializar la ruralidad: Argentina desapareció del mercado internacional de harina de maízUna lección de marketing: exitosa cadena japonesa para comer bifes “al paso” abrió su primer local en Nueva YorkEl peso mínimo de faena y la hipocresía argentina