Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

Comparaciones entre el agro versus el sector petrolero.
No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

No son pocos los que creen que la Argentina cambió en las últimas semanas por el hecho de haber desalojado a un ejército de ocupación obstinado en sojuzgar a la población no colaboracionista por cualquier medio.

Es cierto. No es para desestimar haberse librado de semejante carga. Pero la Argentina sigue siendo la misma de siempre. No cambió nada. Volvimos en seguida a ser lo que siempre fuimos.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, decidió mantener –tal como había prometido el candidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli– el megasubsidio petrolero financiado por los consumidores argentinos (ironía majestuosa: el único CEO que se jugó entero para combatir al ejército de ocupación terminó aceptando la lógica kirchnerista).

El precio pagado a las petroleras por cada barril refinado en el mercado interno fue fijado en 67,5 u$s/barril para el crudo proveniente de la cuenca Neuquina y en 54,9 u$s/barril para el chubutense; este último además recibirá 10 u$s/barril al exportarse.

Semejante medida –una auténtica burrada en pleno derrumbe del valor internacional del crudo– hará prácticamente inviable cualquier esfuerzo por controlar en el corto plazo la inflación, que fue, precisamente, uno de los instrumentos predilectos del ejército de ocupación kirchnerista para pauperizar a la población.

Si esa misma política de subsidios se aplicara, por ejemplo, al sector agrícola, los productores –considerando el valor de paridad de importación del crudo– podrían actualmente estar vendiendo soja a un valor del orden de 390 u$s/tonelada en los lugar de 238 u$s/tonelada. Y la compensación para tamberos, además de no tener una fecha de vencimiento de tres meses, sería de 1,70 $/litro en lugar de los 0,40 $/litro.

Seguramente existen medidas mucho más racionales para cuidar los empleos y la infraestructura del sector petrolero hasta que el valor internacional del crudo recupere posiciones. Pero los funcionarios a cargo optaron por hacer la plancha.

El concepto intelectual detrás de tales medidas es más doloroso que los efectos perniciosos que provocarán. El metamensaje es que todos los participantes de la agroindustria deben seguir agachando la cabeza para financiar a ensambladores de lavarropas, armadores de automóviles, elaboradores de indumentaria y –ahora también– petroleros que viven de empomarse a los consumidores argentinos a cambio de productos y servicios obsoletos en buena parte del mundo civilizado.

Europa pudo salir adelante después de la Segunda Guerra por las toneladas gigantescas de dólares volcadas en esa región por EE.UU. (busquen Plan Marshall en Google). Mauricio Macri volvió de Davos con muchas promesas, fotos de ocasión y palmaditas en la espalda.

La realidad es que nuestra fuente de divisas –nuestro empleo en el mundo– sigue dependiendo del esfuerzo de los trabajadores de la cadena agroindustrial (y de que además llueva bien y en los momentos adecuados).

La mala noticia es que –como se viene advirtiendo hace años– se acabó la era de los commodities. Ya no podemos vivir todos de las materias primas: tenemos que trabajar más para exportar alimentos elaborados. Pero eso requiere integrarse comercialmente con las principales naciones del mundo. Y para eso es indispensable desactivar a los truchos disfrazados de industriales. Un círculo vicioso.

Pisar la cabeza de los que producen las divisas que necesita la economía argentina para funcionar, con la excusa de que eso es necesario para financiar a los sectores menos favorecidos, es la fuente de todas las crisis argentinas. Si ese es el camino, sólo queda esperar que, luego de un ciclo de auge, estancamiento y desesperación, aparezca nuevamente, en algún momento, un nuevo grupo de cleptómanos, psicópatas y oligofrénicos que, cargados de promesas, vuelvan a sojuzgarnos a todos. Carpe diem.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

En el primer mes del año las exportaciones de derivados de lactosuero crecieron 18% impulsadas por los reintegrosDeterminaron nuevas remuneraciones mínimas para trabajadores avícolas con un ajuste anual del 48,5%El año que viene se implementará un sistema de identificación individual para facilitar la comercialización de carne en el mercado europeoAlerta por tormentas intensas en la mayor parte de las regiones productivas a partir del viernesIntervención kirchnerista, desmanejos internos y Atilra: los “tres males” que provocaron la crisis de SanCor según MacriNo se prevén precipitaciones significativas en la región pampeana: los mayores aportes se concentrarán en el NOACha Cha Cha: el “Proyecto Artigas” se transformó en el hazmerreír de las redes sociales argentinasOperadores especulativos refuerzan apuestas bajistas en soja y maíz en plena cosecha sudamericanaEl tambo estabulado de Adecoagro ya cuenta con más de 6000 vacas que producen 34 litros diarios por cabezaYa rige el nuevo esquema de tarifas orientativas de fletes a nivel nacional: aumentaron un 11% en el último añoEl cultivo de chía crecerá en el norte ante la inviabilidad de la agricultura tradicional: pero muchos sembrarán sin precio ciertoNuevo ajuste de los combustibles de YPF: la industria etanolera aguarda novedades ante una situación de quebranto inéditaArgentina federal: el negocio de la soja 2019/20 se tornó inviable en la mayor parte de las regiones agrícolasMapa de calidad de semilla de soja: se cayó el poder germinativo en las zonas afectadas por el temporalIntegración comercial: precio récord para los vinos australianos gracias a la demanda creciente de la clase media chinaLuego del “veranito” se vienen a partir del domingo heladas intensas en la zona central del paísLa venta de camionetas de uso agropecuario regresó al nivel presente en el último año de gobierno de CristinaCristina lo hizo: colapsó la venta interna de sembradoras para registrar el nivel más bajo de la última décadaBrasil sigue apostando por la efectivización del acuerdo Mercosur-Unión Europea a pesar de la posición de Alberto FernándezAgro y minería son los únicos sectores productivos que están generando empleo a pesar de la crisis económicaEn el primer semestre del año las exportaciones argentinas de cortes frescos bovinos cayeron 11%: siete de los diez productos más vendidos son menudenciasGuerra comercial: sigue vigente el “bloqueo” chino contra la soja estadounidenseSigue creciendo el contraste de expectativas: fondos suben apuestas alcistas en soja mientras se muestran pesimistas con el maízEl 2018 arrancó con un récord histórico de patentamientos de camionetas agropecuarias: aunque bajaron las ventas de Ford Ranger y Fiat ToroQué buen momento para aumentar retenciones: el precio del biodiesel argentino volvió a registrar un nuevo mínimo históricoKátia Abreu se mofa de sus vecinos: en lo que va del año la soja subió 31% en Brasil al tiempo que cayó 16% en ArgentinaBasta de hablar de derecho de exportación en trigo: el término apropiado es derecho de pernadaAlerta por tormentas intensas en el NEA: el jueves regresan las bajas temperaturas en el sur de la región pampeana