Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

Comparaciones entre el agro versus el sector petrolero.
No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

No son pocos los que creen que la Argentina cambió en las últimas semanas por el hecho de haber desalojado a un ejército de ocupación obstinado en sojuzgar a la población no colaboracionista por cualquier medio.

Es cierto. No es para desestimar haberse librado de semejante carga. Pero la Argentina sigue siendo la misma de siempre. No cambió nada. Volvimos en seguida a ser lo que siempre fuimos.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, decidió mantener –tal como había prometido el candidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli– el megasubsidio petrolero financiado por los consumidores argentinos (ironía majestuosa: el único CEO que se jugó entero para combatir al ejército de ocupación terminó aceptando la lógica kirchnerista).

El precio pagado a las petroleras por cada barril refinado en el mercado interno fue fijado en 67,5 u$s/barril para el crudo proveniente de la cuenca Neuquina y en 54,9 u$s/barril para el chubutense; este último además recibirá 10 u$s/barril al exportarse.

Semejante medida –una auténtica burrada en pleno derrumbe del valor internacional del crudo– hará prácticamente inviable cualquier esfuerzo por controlar en el corto plazo la inflación, que fue, precisamente, uno de los instrumentos predilectos del ejército de ocupación kirchnerista para pauperizar a la población.

Si esa misma política de subsidios se aplicara, por ejemplo, al sector agrícola, los productores –considerando el valor de paridad de importación del crudo– podrían actualmente estar vendiendo soja a un valor del orden de 390 u$s/tonelada en los lugar de 238 u$s/tonelada. Y la compensación para tamberos, además de no tener una fecha de vencimiento de tres meses, sería de 1,70 $/litro en lugar de los 0,40 $/litro.

Seguramente existen medidas mucho más racionales para cuidar los empleos y la infraestructura del sector petrolero hasta que el valor internacional del crudo recupere posiciones. Pero los funcionarios a cargo optaron por hacer la plancha.

El concepto intelectual detrás de tales medidas es más doloroso que los efectos perniciosos que provocarán. El metamensaje es que todos los participantes de la agroindustria deben seguir agachando la cabeza para financiar a ensambladores de lavarropas, armadores de automóviles, elaboradores de indumentaria y –ahora también– petroleros que viven de empomarse a los consumidores argentinos a cambio de productos y servicios obsoletos en buena parte del mundo civilizado.

Europa pudo salir adelante después de la Segunda Guerra por las toneladas gigantescas de dólares volcadas en esa región por EE.UU. (busquen Plan Marshall en Google). Mauricio Macri volvió de Davos con muchas promesas, fotos de ocasión y palmaditas en la espalda.

La realidad es que nuestra fuente de divisas –nuestro empleo en el mundo– sigue dependiendo del esfuerzo de los trabajadores de la cadena agroindustrial (y de que además llueva bien y en los momentos adecuados).

La mala noticia es que –como se viene advirtiendo hace años– se acabó la era de los commodities. Ya no podemos vivir todos de las materias primas: tenemos que trabajar más para exportar alimentos elaborados. Pero eso requiere integrarse comercialmente con las principales naciones del mundo. Y para eso es indispensable desactivar a los truchos disfrazados de industriales. Un círculo vicioso.

Pisar la cabeza de los que producen las divisas que necesita la economía argentina para funcionar, con la excusa de que eso es necesario para financiar a los sectores menos favorecidos, es la fuente de todas las crisis argentinas. Si ese es el camino, sólo queda esperar que, luego de un ciclo de auge, estancamiento y desesperación, aparezca nuevamente, en algún momento, un nuevo grupo de cleptómanos, psicópatas y oligofrénicos que, cargados de promesas, vuelvan a sojuzgarnos a todos. Carpe diem.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

¿Es un buen momento para cambiar granos por camionetas?Los excesos hídricos arruinaron la cosecha argentina de cebada: comenzaron a flexibilizar las condiciones de recibo Alerta comercial: operadores especulativos suben apuestas alcistas en soja para ubicarlas en el nivel más elevado desde la sequía histórica estadounidenseDoble comando: fondos refuerzan apuestas bajistas en maíz al tiempo que se muestran más optimistas con la sojaEl fondo común de inversión sojero subió más de un 20% en los últimos tres mesesAdvierten que la medida precautoria sobre pulverizaciones periurbanas provocará un apagón tecnológico y educativo en PergaminoChau Mercosur: Brasil anunció que implementará un cupo de importación de trigo estadounidense libre de arancelesUruguay ya declaró la emergencia agropecuaria: distribuirán 180 kilos de pellet de cáscara de soja por cabeza a productores afectadosSe determinó como obligatoria la participación de peritos clasificadores al momento de recibir granos para “garantizar la transparencia de la operatoria comercial”El sueño bolivariano se acabó: en Uruguay Granja Tres Arroyos suspende personal por pagadiós venezolano de 7,5 millones de dólaresLa barbarie institucional en el espejo uruguayo: cómo funciona la cadena láctea en una nación civilizadaAftosa: Senasa reforzará la vigilancia en zonas limítrofes “a través de mecanismos colaborativos en los cuales participarán los diferentes sectores de la cadena”La mayor parte de los productores y acopios afectados no aceptarán la propuesta de APE de Vicentín: “Sin nuestra mercadería la empresa no puede continuar”Terrorismo económico: la cuota Hilton 2014/15 se adjudicó a 26 industrias frigoríficas versus 67 seis años atrás Salió la primera tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: cuáles con las empresas agroindustriales beneficiadasEn los próximos días la mayor probabilidad de precipitaciones se concentará en el norte del paísMujica se despidió de la presidencia con un gesto simbólico: inauguró un parque eólico junto a Dilma RousseffLa venta de bioinsumos creció 70% en Brasil: pero aún sigue siendo un alternativa marginal para el control de plagas y enfermedades agrícolasEn 2013 las exportaciones argentinas de inoculantes crecieron un 16%: EE.UU. es el segundo mercado en importanciaIndígenas con almacén y farmacia en el bosque: los otros “daños irreparables” de Greenpeace“Nos comprometimos a continuar impulsando las negociaciones para concluir con el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea”Destrucción de valor en la cadena vitivinícola cuyana: las empresas se “comoditizan” para intentar sobrevivirAlerta sanitario: sigue ingresando carne porcina danesa a pesar de evidencias que indican riesgo para humanos por una bacteria resistente a antibióticos¿Cuáles fueron los mejores fondos comunes de inversión “dólar linked” en lo que va del año?La alfalfa ya tiene su propia entidad: uno de los pocos productos agropecuarios que tienen un balance comercial negativoSe acabó la ilusión: soja y maíz bajo asedio por liquidación masiva de contratos por parte de operadores especulativosCordura: intendentes bonaerenses ya no podrán poner en “cuarentena obligatoria” a los que ingresen a sus comunidadesLa principal fuente de divisas de la economía argentina está en riesgo por un grupo de transportistas que realizan piquetes en las rutas