Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

Comparaciones entre el agro versus el sector petrolero.
No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

No son pocos los que creen que la Argentina cambió en las últimas semanas por el hecho de haber desalojado a un ejército de ocupación obstinado en sojuzgar a la población no colaboracionista por cualquier medio.

Es cierto. No es para desestimar haberse librado de semejante carga. Pero la Argentina sigue siendo la misma de siempre. No cambió nada. Volvimos en seguida a ser lo que siempre fuimos.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, decidió mantener –tal como había prometido el candidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli– el megasubsidio petrolero financiado por los consumidores argentinos (ironía majestuosa: el único CEO que se jugó entero para combatir al ejército de ocupación terminó aceptando la lógica kirchnerista).

El precio pagado a las petroleras por cada barril refinado en el mercado interno fue fijado en 67,5 u$s/barril para el crudo proveniente de la cuenca Neuquina y en 54,9 u$s/barril para el chubutense; este último además recibirá 10 u$s/barril al exportarse.

Semejante medida –una auténtica burrada en pleno derrumbe del valor internacional del crudo– hará prácticamente inviable cualquier esfuerzo por controlar en el corto plazo la inflación, que fue, precisamente, uno de los instrumentos predilectos del ejército de ocupación kirchnerista para pauperizar a la población.

Si esa misma política de subsidios se aplicara, por ejemplo, al sector agrícola, los productores –considerando el valor de paridad de importación del crudo– podrían actualmente estar vendiendo soja a un valor del orden de 390 u$s/tonelada en los lugar de 238 u$s/tonelada. Y la compensación para tamberos, además de no tener una fecha de vencimiento de tres meses, sería de 1,70 $/litro en lugar de los 0,40 $/litro.

Seguramente existen medidas mucho más racionales para cuidar los empleos y la infraestructura del sector petrolero hasta que el valor internacional del crudo recupere posiciones. Pero los funcionarios a cargo optaron por hacer la plancha.

El concepto intelectual detrás de tales medidas es más doloroso que los efectos perniciosos que provocarán. El metamensaje es que todos los participantes de la agroindustria deben seguir agachando la cabeza para financiar a ensambladores de lavarropas, armadores de automóviles, elaboradores de indumentaria y –ahora también– petroleros que viven de empomarse a los consumidores argentinos a cambio de productos y servicios obsoletos en buena parte del mundo civilizado.

Europa pudo salir adelante después de la Segunda Guerra por las toneladas gigantescas de dólares volcadas en esa región por EE.UU. (busquen Plan Marshall en Google). Mauricio Macri volvió de Davos con muchas promesas, fotos de ocasión y palmaditas en la espalda.

La realidad es que nuestra fuente de divisas –nuestro empleo en el mundo– sigue dependiendo del esfuerzo de los trabajadores de la cadena agroindustrial (y de que además llueva bien y en los momentos adecuados).

La mala noticia es que –como se viene advirtiendo hace años– se acabó la era de los commodities. Ya no podemos vivir todos de las materias primas: tenemos que trabajar más para exportar alimentos elaborados. Pero eso requiere integrarse comercialmente con las principales naciones del mundo. Y para eso es indispensable desactivar a los truchos disfrazados de industriales. Un círculo vicioso.

Pisar la cabeza de los que producen las divisas que necesita la economía argentina para funcionar, con la excusa de que eso es necesario para financiar a los sectores menos favorecidos, es la fuente de todas las crisis argentinas. Si ese es el camino, sólo queda esperar que, luego de un ciclo de auge, estancamiento y desesperación, aparezca nuevamente, en algún momento, un nuevo grupo de cleptómanos, psicópatas y oligofrénicos que, cargados de promesas, vuelvan a sojuzgarnos a todos. Carpe diem.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Las compensaciones para productores sojeros extrapampeanos representan apenas 0,95% del total de la recaudación 2017 prevista por retencionesRetenciones potenciales del 33% aprobadas por el Congreso: “Estaríamos ante una situación peor a la del 2008”Avanzan las obras que permitirán conectar al ferrocarril Belgrano Cargas de manera directa con los puertos del Gran RosarioSilicon Valley Forum: presentarán un dispositivo que combina una estación meteorológica en miniatura con una plataforma de sensores de monitoreo de cultivosLas exportaciones argentinas de pulverizadoras cayeron 54%: en lo que va del año se colocaron apenas 18 equiposMapa de calidad de semilla de soja: en el norte de la zona pampeana muchas partidas cosechadas luego del temporal no son aptas para volver a sembrarseEn lo que va del año el precio oficial del etanol subió un 20%: no es suficiente para equiparar el ajuste del maízCuidar la renta extraordinaria de los ensambladores es más importante que la competitividad agroindustrial: equipar un hogar en la Argentina cuesta 5000 dólares más que en ChileDiferencias: tamberos bonaerenses cobraron 12 centavos más por litro que los santafesinosPor tercer mes consecutivo el precio promedio de las exportaciones argentinas de leche en polvo entera supera los 5000 u$s/toneladaLa industria aceitera adelantó este año la oferta de “premios” en el disponible para que no se derrumbe la originación de sojaLos arrendamientos agrícolas quedaron segmentados en tres mercados bien diferenciados: ajuste parcial, fragmentación creativa y pauperizaciónLa moneda verde que más vale: en Mato Grosso la soja se impone como medio de pagoEl precio del trigo de alta calidad superó al valor de la soja con un máximo de 8232 $/toneladaGracias totales a los indios: siguen baratísimos los precios internacionales de los fertilizantes fosfatadosEl precio del cordero en Uruguay supera en más de un 10% al valor del novillo por el crecimiento de las exportaciones a ChinaEsta semana no se prevén lluvias en la zona pampeanaLa Deuda Ecológica Global cayó al nivel más bajo desde 2005 gracias al encerramiento promovido por la pandemiaAdiós Argentina: Cornejo aseguró que “Mendoza tiene todo para vivir como un país independiente”Lacalle Pou: “Bregamos por un sinceramiento del Mercosur”Se acabó el curro: pronto los productores ganaderos podrán hacer un seguimiento en línea de los rindes reales obtenidos por frigoríficosBiotecnología: EE.UU. aprobó la producción de dos variedades de manzanas modificadas que no se oxidan al cortarseVaca seca: la recaudación adicional que puede llegar a obtener Alberto Fernández con el aumento de retenciones agrícolas es insignificanteEn junio se implementa el sistema de pago de la leche en base a calidad: industriales aplicarán precios diferenciadosInundaciones: quedan menos de dos meses para usar los 500 millones de pesos del Fondo de Emergencias AgropecuariasSiguen los éxitos del modelo de sustitución de importaciones: el déficit comercial argentino con China alcanzó un nuevo récord de 4000 M/u$sSalió la cuarta tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: cuáles con las empresas agroindustriales beneficiadasMala suerte: los operadores de fondos agrícolas estaban un poco más optimistas antes del anuncio del recorte del uso de biocombustibles