Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

Comparaciones entre el agro versus el sector petrolero.
No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

No son pocos los que creen que la Argentina cambió en las últimas semanas por el hecho de haber desalojado a un ejército de ocupación obstinado en sojuzgar a la población no colaboracionista por cualquier medio.

Es cierto. No es para desestimar haberse librado de semejante carga. Pero la Argentina sigue siendo la misma de siempre. No cambió nada. Volvimos en seguida a ser lo que siempre fuimos.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, decidió mantener –tal como había prometido el candidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli– el megasubsidio petrolero financiado por los consumidores argentinos (ironía majestuosa: el único CEO que se jugó entero para combatir al ejército de ocupación terminó aceptando la lógica kirchnerista).

El precio pagado a las petroleras por cada barril refinado en el mercado interno fue fijado en 67,5 u$s/barril para el crudo proveniente de la cuenca Neuquina y en 54,9 u$s/barril para el chubutense; este último además recibirá 10 u$s/barril al exportarse.

Semejante medida –una auténtica burrada en pleno derrumbe del valor internacional del crudo– hará prácticamente inviable cualquier esfuerzo por controlar en el corto plazo la inflación, que fue, precisamente, uno de los instrumentos predilectos del ejército de ocupación kirchnerista para pauperizar a la población.

Si esa misma política de subsidios se aplicara, por ejemplo, al sector agrícola, los productores –considerando el valor de paridad de importación del crudo– podrían actualmente estar vendiendo soja a un valor del orden de 390 u$s/tonelada en los lugar de 238 u$s/tonelada. Y la compensación para tamberos, además de no tener una fecha de vencimiento de tres meses, sería de 1,70 $/litro en lugar de los 0,40 $/litro.

Seguramente existen medidas mucho más racionales para cuidar los empleos y la infraestructura del sector petrolero hasta que el valor internacional del crudo recupere posiciones. Pero los funcionarios a cargo optaron por hacer la plancha.

El concepto intelectual detrás de tales medidas es más doloroso que los efectos perniciosos que provocarán. El metamensaje es que todos los participantes de la agroindustria deben seguir agachando la cabeza para financiar a ensambladores de lavarropas, armadores de automóviles, elaboradores de indumentaria y –ahora también– petroleros que viven de empomarse a los consumidores argentinos a cambio de productos y servicios obsoletos en buena parte del mundo civilizado.

Europa pudo salir adelante después de la Segunda Guerra por las toneladas gigantescas de dólares volcadas en esa región por EE.UU. (busquen Plan Marshall en Google). Mauricio Macri volvió de Davos con muchas promesas, fotos de ocasión y palmaditas en la espalda.

La realidad es que nuestra fuente de divisas –nuestro empleo en el mundo– sigue dependiendo del esfuerzo de los trabajadores de la cadena agroindustrial (y de que además llueva bien y en los momentos adecuados).

La mala noticia es que –como se viene advirtiendo hace años– se acabó la era de los commodities. Ya no podemos vivir todos de las materias primas: tenemos que trabajar más para exportar alimentos elaborados. Pero eso requiere integrarse comercialmente con las principales naciones del mundo. Y para eso es indispensable desactivar a los truchos disfrazados de industriales. Un círculo vicioso.

Pisar la cabeza de los que producen las divisas que necesita la economía argentina para funcionar, con la excusa de que eso es necesario para financiar a los sectores menos favorecidos, es la fuente de todas las crisis argentinas. Si ese es el camino, sólo queda esperar que, luego de un ciclo de auge, estancamiento y desesperación, aparezca nuevamente, en algún momento, un nuevo grupo de cleptómanos, psicópatas y oligofrénicos que, cargados de promesas, vuelvan a sojuzgarnos a todos. Carpe diem.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Este año BID Invest otorgó créditos al sector agroindustrial del Mercosur por 242 M/u$s: la mayor parte se destinó a ParaguayChina se consolida como el primer comprador de vinos chilenos para compensar menores ventas en mercados tradicionalesLa inflación de la “canasta cárnica” superó en siete puntos al promedio general de alimentosOtra realidad: el FAS teórico de la leche de una industria polvera se ubica entre 3,23 y 3,43 En los primeros cinco meses del año ingresaron 315 cosechadoras importadas a un valor promedio de 175.000 dólaresRegresa el “veranito” invernal en el norte del país: el peor momento para que aparezcan temperaturas elevadasMarfrig borró a la Argentina del mapa: “La recomposición del stock bovino va a llevar tiempo”Se aprobó un evento de soja tolerante a sequía desarrollado por investigadores argentinos: el Estado comenzará a cobrar regalíasSalió la actualización de tarifas referenciales de fletes con un ajuste de hasta el 32%: ya no serán de uso obligatorioDuro de cobrar: luego de intensas gestiones Venezuela pagó 50 M/u$s a Uruguay para cancelar deudas del programa “petróleo por alimentos”Sistema alimentario sostenible: qué dice el documento que referentes agroindustriales presentarán a los líderes mundiales en el G20Europa ya no es relevante: el principal negocio argentino se sustenta en las clases medias asiáticas y musulmanasEl etanol es el único negocio rentable para la industria azucarera argentina: pero el corte con nafta es apenas un 10% versus 27% en BrasilFuerte suba del maíz en EE.UU. por retrasos en la siembra: el mercado local sigue planchado para mantener el “subsidio pollero”¿Cuáles son las razones por las cuales la Argentina está en el puesto 148 del ranking mundial de libertad económica?Actualizaron los precios orientativos de fletes de granos con el consenso de entidades transportistas: el nuevo valor para 400 kilómetros se va a casi 900 $/toneladaEl agro fue el sector que generó la mayor cantidad de empleos genuinos en el último año a pesar de la crisis económicaCresud liquidó casi 14.000 cabezas de su stock de hacienda para aprovechar los buenos preciosArgentina subió una posición para ocupar el tercer puesto en el ranking de naciones latinoamericanas receptoras de inversión extranjeraOperadores especulativos siguen liquidando posiciones en maíz ante la desaparición de noticias alcistasEl fin de semana se prevé el ingreso de una masa de aire polar que traerá lluvias generalizadas en la zona central del país¿Quiénes son los activistas que irrumpieron en la pista central de la Rural de Palermo para denunciar “explotación animal”?Bronca de inundados contra TN porque armó una producción especial con el huracán “Irma” sin ocuparse del desastre argentinoCambio estructural en el negocio agrícola en campo alquilado: la mayor parte de los acuerdos se negocian con el precio de la soja nuevaAlerta inundaciones: se proyecta un temporal intenso en el norte de la región pampeanaSe vienen las elecciones legislativas: los candidatos deben explicar quién va a financiar al gobierno en un escenario de precios agrícolas decrecientes¿Quiere agregar valor a sus pollos? Exporte a VenezuelaVivir con lo nuestro: el BCRA aplicó una nueva restricción para que los importadores puedan acceder al mercado de divisas