Google+
Valor Soja »Ganadería

El precio del asado es un afano: pero la mayor parte de los argentinos no se dan cuenta

El valor interno del lomo, en cambio, está subsidiado.
El precio del asado es un afano: pero la mayor parte de los argentinos no se dan cuenta

“Si comparamos lo que vale el kilo de carne con respecto a otros alimentos como la pizza, el kilo de helado o una docena de facturas, y tenemos en cuenta lo que rinde alimenticiamente, está en un valor aceptable”.

Así lo indicó esta semana el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, en declaraciones que suenan muy comprensibles para las personas que están en el negocio cárnico (pero que resultan una provocación para la gran mayoría de argentinos que no llegan a fin de mes).

“Saliendo de la General Paz, la gente no come lomo, porque es un corte magro, y los que vivimos en el campo, nos gusta la carne gorda, con grasa, que es lo que le da sabor”, añadió Etchevehere para terminar de rematarla (¿alguien se lo puede imaginar mordiendo un pedazo de bife grasiento?)

Lo que sucede en la Argentina es que los precios relativos de los cortes bovinos frescos están ultra distorsionados por factores culturales.

En lo que va del presente mes de julio se declararon exportaciones argentinas de lomo vacuno fresco por 834 toneladas a un valor promedio ponderado de 12,1 u$s/kg (equivalente a 178 $/kg al tipo de cambio comprador BNA). La mayor parte se destina a Europa (donde se vende en hoteles, restaurantes y cadenas de supermercados como un producto gourmet).

En cuanto al asado, las exportaciones son marginales porque la mayor de esos cortes se consumen en el mercado interno. Pero aún así en lo que va de julio se registraron ventas externas de 2,19 toneladas a Chile y Panamá a un promedio ponderado de 5,55 u$s/kg (81 $/kg).

La diferencia entre el valor FOB promedio de ambos productos es del 118%. En el mercado interno –considerando los precios de los cortes presentes en supermercados porteños– tal brecha es de 53% a 66% (con precios minoristas del asado de novillito de 117-130 $/kg versus lomo de 195-200 $/kg).

La elevada demanda del corte de asado en el mercado interno permite que el mismo se venda a un precio carísimo, mientras que lo contrario sucede con el lomo, el cual, debido al bajo consumo, tiene una suerte de precio subsidiado por otros cortes (entre ellos el asado).

El asado –especialmente el proveniente de feedlot– es un producto que tiene un alto componente de hueso y grasa. Si los consumidores argentinos, en lugar de ser esclavos de la costumbre, se tomaran el trabajo de medir el costo relativo de la carne contenida en el asado, comprenderían que tal hábito de compra es propio de ricos (más allá de cual sea el poder adquisitivo del consumidor).

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Alerta: operadores especulativos comenzaron a incrementar posiciones bajistas en sojaUn 34% de los contribuyentes logró ingresar a la “categoría VIP” del SISA: en 45 días la Afip les devolverá la totalidad de las retenciones de IVAEmergencia lechera: se descontroló el precio de los lácteos con una suba del 6,6% en el primer bimestre del añoUn año para tomar coberturas: Asagir lamentó que los productores “no reciban los precios que por justicia le corresponden”Australia busca desarrollar el norte del país para alimentar a la nueva clase media asiática: quieren atraer a productores de EE.UU., Brasil y ArgentinaUruguay tiene 400.000 toneladas de trigo para venderle a la Argentina: las operaciones están bloqueadas para evitar contradecir el relato oficialDeclaran la emergencia agropecuaria en las provincias de La Rioja, Salta y MendozaTrump implementará un programa de ayuda de 12.000 M/u$s para que productores agropecuarios puedan cubrir las pérdidas generadas por la “guerra comercial” con ChinaEntró en vigencia el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio firmado por 110 naciones: pero la Argentina no lo validóVuelve el dólar informal: qué implica para las empresas agropecuariasEl Inase podrá tomar muestras de semillas en cualquier etapa de la cadena de producción para determinar la variedad utilizadaConfirmado: el año que viene desaparecerá la categoría “ternera” del sistema de tipificación de haciendaA partir de la semana que viene el sistema digital de turnos para ordenar la descarga en los puertos será obligatorioArgentina sigue exportando leche en polvo a precios de quebranto: pero ya comenzó la colocación de grandes partidas en VenezuelaEsta semana tampoco habrá lluvias importantes en ninguna región productivaSiguen subiendo los precios de exportación de la leche en polvo argentina: el promedio superó los 4900 u$s/toneladaLa mayor parte de los bonaerenses que habitan en zonas productivas votaron a favor de un cambio de política agropecuariaEE.UU. incrementará en 2017 el corte interno de biodiesel con gasoil: explotaron los precios del aceite de sojaComenzó a ingresar una masa de aire polar sobre la región central: mañana se prevén heladasCórdoba: se inauguró el primer camino rural enripiado con fondos aportados en partes iguales por productores y el gobierno provincialArgentina en alerta climática: es cada vez más sólida la probabilidad de ocurrencia de una “Niña” que potencie la emergencia hídricaEl gobierno ordenó planchar el precio de la leche que reciben los tamberos en 3,0 $/litro: industrias que superen ese promedio no recibirán más ROEKátia Abreu: “Los gobiernos deben comprender que los subsidios al maíz no son de los productores sino del abastecimiento nacional”Los dólares del campo siempre están: el ingreso neto de divisas aportado por la agroindustria en el primer bimestre del año superó los 3500 M/u$sBolsas de trabajo de Uatre: ajuste del 40% para el jornal mínimo por tareas de almacenamiento y manipulación de granosTecnología comercial: usuarios que operan con CALLs de maíz harán grandes diferencias en esta campañaEl mapa más triste: se descontroló el delito rural en la mayor parte del territorio argentinoLos operadores especulativos creen que el maíz puede llegar a dar alguna sorpresa: pero siguen pesimistas con la soja