Google+
Valor Soja »Actualidad

Receta infalible para terminar con el déficit comercial: pedirle a un millón de chinos que visiten la Argentina

Hoy se reunió Mauricio Macri con su par chino Xi Jinping.
Receta infalible para terminar con el déficit comercial: pedirle a un millón de chinos que visiten la Argentina

Argentina tiene un problema: viene registrando desde 2008 un déficit comercial creciente con China. En los primeros siete meses de este año el mismo fue de 3125 millones de dólares. Se estima que superará los 5000 M/u$s en 2016.

Es entendible que una nación como la Argentina tenga déficit comercial con EE.UU. o Europa, porque ambos, además de tecnología, son grandes productores de alimentos.

Pero ser un país productor de alimentos y tener déficit comercial con la nación que es la mayor importadora de alimentos del mundo es una evidencia irrefutable del fracaso argentino.

La única manera de solucionar semejante descalabro es negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China para permitir el ingreso sin impuestos ni barreras para-arancelarias de alimentos con elevado empleo agregado. De lo contrario seguiremos siendo una mera factoría de soja para los chinos.

El principal obstáculo para establecer un TLC con China no está en China, sino en la cabeza de los argentinos, quienes, para lograr esa meta, deberían despertarse para terminar de entender que vivir en una economía cerrada no es una condición necesaria para proteger empleos, sino para resguardar la renta extraordinaria de unos pocos millonarios dedicados a ensamblar electrodomésticos, artículos digitales o automóviles, además de producir indumentaria a valores estratosféricos.

Si cerrar la economía fuese una receta infalible, Argentina sería hace años una economía de pleno empleo. Y no una máquina de generar mano de obra barata para narcotraficantes. Tampoco sería necesario combatir a las mafias de la Aduana –ni de arriesgarse a investigarlas o denunciarlas– porque no habría incentivos, creados por el Estado, para que las mismas aparezcan.

El ejército de ocupación kirchnerista, lejos de promover un mayor valor agregado agroindustrial, reprimarizó la relación económica con China. Hasta llegó a regalar un pedazo de territorio argentino para instalar una base militar china (algo que afortunadamente pudo ser revertido este año por la canciller Susana Malcorra).

Esta mañana el presidente Mauricio Macri se reunió con su par de China, Xi Jinping, para –según indica el comunicado oficial argentino– intentar “ir hacia un equilibrio en la balanza mercantil a través de la exportación de productos con valor agregado y de un mayor flujo de turistas de esa nación a la Argentina”.

Para lograr eso el plan estratégico consiste en que los ciudadanos chinos con visa para ingresar a EE.UU. o la Unión Europea puedan entrar sin restricciones a la Argentina. El objetivo: que un millón de turistas chinos por año dejen sus yuanes en el país.

“Hay que hacer promoción para que elijan a la Argentina como destino; siendo un país tan hospitalario, no veo descabellado alcanzar la cifra de un millón de turistas”, dijo con la mejor onda –según el comunicado argentino– el presidente chino.

Macri además le propuso a Xi Jinping que la oficina regional de la agencia fitosanitaria china (AQSIQ) se instale en la Argentina para que hacer “muchos más ágiles los controles y las aprobaciones de nuestros productos (agropecuarios)”.

El resumen de la reunión entre Macri y Xi Jinping publicado por el diario China Daily –medio de difusión internacional del gobierno central chino– es mucho más escueto: dice que Xi aseguró que ambas naciones “deberían implementar una mayor cooperación en proyectos de ferrocarriles, energía hidráulica, turismo, fútbol e intercambios gubernamentales”. Nada más.

Para poder terminar con la vergüenza del déficit comercial chino se va a necesitar bastante más que buenas intenciones.

“No buscamos superávit, es una situación momentánea que esperamos ir corrigiendo y nosotros queremos más productos argentinos en el mercado chino”, dijo Xi Jinping a Macri durante el encuentro. “Espero que el año que viene podamos recibirlo formalmente en la primera visita de Estado y avanzar en las relaciones de nuestros países”.

Traducido: no necesitamos los dólares de una pequeña nación que queda en los confines del orbe. Si quieren vendernos más alimentos, adelante, pero hagan su parte. Póngase a laburar. Acá nada es gratis.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Efecto Scioli-Zanini: los precios del trigo argentino 2015/16 caen a pesar de los factores alcistas presentes en la regiónArgentina subió una posición para ocupar el tercer puesto en el ranking de naciones latinoamericanas receptoras de inversión extranjeraLa Bolsa de Cereales de Buenos Aires alerta que “no hay espacio en la Argentina para incrementar impuestos”Los precios de exportación de la leche en polvo siguen bajando a medida que crecen las ventas a destinos africanosComenzaron a recuperarse los precios internacionales de la miel: también la capacidad de pago de los exportadores argentinosAhora sí todas las exportaciones argentinas pasaron a estar gravadas con derechos de exportación para “atender las necesidades de las finanzas públicas”Repro: en 2016 el sector cárnico bovino ocupó el segundo puesto en el ranking de empresas que debieron ser asistidas con subsidios laboralesInase citó a 349 grandes productores que no declararon los cultivares de soja sembrados: serán sancionados si no pueden justificar el origen legal de la semillaEl viernes habrá probabilidad de chaparrones y tormentas sobre el sector este del paísSer sostenible es cada vez más conveniente: el precio del gasoil común ya es un 47,5% superior al del biodieselBuenos Aires: comenzaron a llegar las boletas con el aumento del Inmobiliario Rural generado por el revalúo de VidalLos operadores de fondos de inversión agrícola siguen apostando contra la soja: no creen que el factor político pueda rescatar a la oleaginosaSiguen los éxitos del ¡boom! ganadero: el precio de los novillos medido en valor maíz cayó 40%Creció 1,4% el stock bovino argentino: al ritmo actual se necesitarán al menos cuatro años más para recuperar lo perdido durante el genocidio ganadero kirchneristaReseteo monetario global: porqué es estratégico promover el crecimiento sostenible del sector agroindustrialEl gobierno duplicó los derechos de exportación vigentes para carnes y productos de economías regionalesErize: “Los fundamentos de la soja no son bajistas”Productores de porcinos denunciaron que supermercado Disco vende carne de cerdo importada descongelada como “fresca”En el ciclo 2018/19 el gobierno brasileño destinará más de 50.000 millones de dólares para financiar al agro: bajaron la tasa para capital de trabajo al 7,0% anualCrisis lechera: por segundo mes consecutivo la inflación de la canasta láctea sigue diez puntos por debajo del promedio general de alimentosEl partido de la soja 2020/21 ya está jugado antes de empezar: los precios internacionales del poroto no tienen techoCasi trece años después de la aprobación de la Ley de Biotecnología se instrumentó la posibilidad de acceder a los beneficios fiscalesMensaje de Alberto Fernández al campo: “Esta vez el esfuerzo lo van a hacer los que están en mejores condiciones y no los que menos tienen”Ovoprot se declaró en concurso preventivo: suma deuda bancaria y cheques sin fondo por 417 millones de pesosLacalle Pou quiere independizarse de facto del Mercosur para negociar por su cuenta acuerdos comercialesEl gobierno nacional eliminó los derechos de exportación al biodiesel ante la posibilidad de un bloqueo comercial estadounidenseEl año 2018 cerró con una abrupta caída de la venta de maquinaria agrícola por la pérdida del poder de compra del productor argentinoSe formalizó la oferta de transferencia de los activos de SanCor a Adecoagro: tamberos finalmente podrán cobrar (con quita) leche adeudada