Google+
Valor Soja »Actualidad

Receta infalible para terminar con el déficit comercial: pedirle a un millón de chinos que visiten la Argentina

Hoy se reunió Mauricio Macri con su par chino Xi Jinping.
Receta infalible para terminar con el déficit comercial: pedirle a un millón de chinos que visiten la Argentina

Argentina tiene un problema: viene registrando desde 2008 un déficit comercial creciente con China. En los primeros siete meses de este año el mismo fue de 3125 millones de dólares. Se estima que superará los 5000 M/u$s en 2016.

Es entendible que una nación como la Argentina tenga déficit comercial con EE.UU. o Europa, porque ambos, además de tecnología, son grandes productores de alimentos.

Pero ser un país productor de alimentos y tener déficit comercial con la nación que es la mayor importadora de alimentos del mundo es una evidencia irrefutable del fracaso argentino.

La única manera de solucionar semejante descalabro es negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China para permitir el ingreso sin impuestos ni barreras para-arancelarias de alimentos con elevado empleo agregado. De lo contrario seguiremos siendo una mera factoría de soja para los chinos.

El principal obstáculo para establecer un TLC con China no está en China, sino en la cabeza de los argentinos, quienes, para lograr esa meta, deberían despertarse para terminar de entender que vivir en una economía cerrada no es una condición necesaria para proteger empleos, sino para resguardar la renta extraordinaria de unos pocos millonarios dedicados a ensamblar electrodomésticos, artículos digitales o automóviles, además de producir indumentaria a valores estratosféricos.

Si cerrar la economía fuese una receta infalible, Argentina sería hace años una economía de pleno empleo. Y no una máquina de generar mano de obra barata para narcotraficantes. Tampoco sería necesario combatir a las mafias de la Aduana –ni de arriesgarse a investigarlas o denunciarlas– porque no habría incentivos, creados por el Estado, para que las mismas aparezcan.

El ejército de ocupación kirchnerista, lejos de promover un mayor valor agregado agroindustrial, reprimarizó la relación económica con China. Hasta llegó a regalar un pedazo de territorio argentino para instalar una base militar china (algo que afortunadamente pudo ser revertido este año por la canciller Susana Malcorra).

Esta mañana el presidente Mauricio Macri se reunió con su par de China, Xi Jinping, para –según indica el comunicado oficial argentino– intentar “ir hacia un equilibrio en la balanza mercantil a través de la exportación de productos con valor agregado y de un mayor flujo de turistas de esa nación a la Argentina”.

Para lograr eso el plan estratégico consiste en que los ciudadanos chinos con visa para ingresar a EE.UU. o la Unión Europea puedan entrar sin restricciones a la Argentina. El objetivo: que un millón de turistas chinos por año dejen sus yuanes en el país.

“Hay que hacer promoción para que elijan a la Argentina como destino; siendo un país tan hospitalario, no veo descabellado alcanzar la cifra de un millón de turistas”, dijo con la mejor onda –según el comunicado argentino– el presidente chino.

Macri además le propuso a Xi Jinping que la oficina regional de la agencia fitosanitaria china (AQSIQ) se instale en la Argentina para que hacer “muchos más ágiles los controles y las aprobaciones de nuestros productos (agropecuarios)”.

El resumen de la reunión entre Macri y Xi Jinping publicado por el diario China Daily –medio de difusión internacional del gobierno central chino– es mucho más escueto: dice que Xi aseguró que ambas naciones “deberían implementar una mayor cooperación en proyectos de ferrocarriles, energía hidráulica, turismo, fútbol e intercambios gubernamentales”. Nada más.

Para poder terminar con la vergüenza del déficit comercial chino se va a necesitar bastante más que buenas intenciones.

“No buscamos superávit, es una situación momentánea que esperamos ir corrigiendo y nosotros queremos más productos argentinos en el mercado chino”, dijo Xi Jinping a Macri durante el encuentro. “Espero que el año que viene podamos recibirlo formalmente en la primera visita de Estado y avanzar en las relaciones de nuestros países”.

Traducido: no necesitamos los dólares de una pequeña nación que queda en los confines del orbe. Si quieren vendernos más alimentos, adelante, pero hagan su parte. Póngase a laburar. Acá nada es gratis.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Integración comercial: gracias a la demanda china el precio de las vacas logró zafar del impacto bajista de la devaluaciónEl costo del retraso cambiario: en el último año el ajuste por inflación para los productores de yerba fue del 19%El tambo de Cresud perdió 1,60 millones de pesos en el segundo semestre de 2013: una actividad con ingresos pesificados y costos dolarizadosLas autoridades del Puerto de Quequén presentaron una denuncia penal contra Atcade: los transportistas levantaron el bloqueo logísticoOtra vez: el jueves regresan las heladas intensasUruguay habilita un subsidio ambiental de 16.000 dólares para que los tambos realicen obras de gestión de efluentesLos administradores de fondos agrícolas apretaron el acelerador: las posiciones compradas en maíz subieron al nivel más alto del último añoPara la industria frigorífica exportadora no existe la crisis: tiene márgenes récord luego de la súper devaluaciónBoom ganadero: Argentina comenzó a transitar una nueva fase de liquidación de vientres bovinosLa devaluación brasileña deja fuera de competencia a muchos productos agropecuarios: Buenos Aires, Cuyo y Río Negro son las regiones más comprometidasNuevo récord histórico para el valor de la tierra en Iowa: alcanzó un promedio de 20.500 u$s/ha Molino Cañuelas y Quento Snacks podrán importar tecnología libre de aranceles por 3,30 millones de dólaresFalso: cuáles son las inexactitudes del video oficial que asegura que “tres de cada cuatro productores pagarán menos o no tendrán aumento”Otra vez: los precios de la cebada forrajera son más convenientes que los determinados por contratos para malteríaRafaelli: la propuesta del Consejo Agroindustrial Argentino “no es solamente hablar de reintegros o de retenciones”El Senasa extendió a Chaco, Formosa y Santiago del Estero las zonas de control del HLBPrecios cuidados: el maíz tiene una retención efectiva superior a la de la soja por el cepo exportador aplicado por el gobiernoComenzó a regir un ajuste salarial del 35% para tractoristas retroactivo a noviembre del año pasadoEE.UU. eliminó a la Argentina del mercado colombiano de maíz: la agenda comercial macrista privilegia autos ensamblados en lugar del cerealLas Pymes lácteas argentinas acumulan quince meses consecutivos de pérdidas económicasArgentina registró un déficit comercial récord con China de 6200 M/u$s: el sueño del “supermercado del mundo” está cada vez más lejosArgentina volvió a registrar una cosecha de soja con niveles mínimos históricos de tenor proteicoEl maíz puede generar los dólares que el gobierno tanto necesita: pero para eso sería necesario terminar con el subsidio polleroCambio climático: los productores deberán comenzar a considerar la posibilidad de desastres recurrentes al momento de planificar el negocio agropecuarioSe firmó el acuerdo comercial EFTA-Mercosur: cuáles son los sectores agroindustriales que saldrán beneficiadosSe desinfla la hipótesis climática de los fondos especulativos: la liquidación de posiciones en maíz comenzó a trasladarse a la sojaEl gobierno nacional dispuso terminar con los reclamos de pagos millonarios de compensaciones de la ex Oncca: se investigará a las empresas involucradasComisión de Enlace Agropecuaria: “Es imprescindible que las necesidades de cortísimo plazo no atenten contra la capacidad productiva del futuro”