Google+
Valor Soja »Ganadería

La competitividad cambiaria del sector cárnico argentino está un nivel similar al de fines de 2014: así el novillo pesado seguirá siendo una rareza

Primera publicación del TCRM Carne Argentina versus Mercosur
La competitividad cambiaria del sector cárnico argentino está un nivel similar al de fines de 2014: así el novillo pesado seguirá siendo una rareza

Gracias al proceso de retención de vientres iniciado el año pasado, se proyecta que en 2017 –en caso de no registrarse un evento climático extremo– se produzcan entre 300.000 a 600.000 terneros/as más que este año.

Sin embargo, el crecimiento de la producción –reflejo del optimismo presente en muchos empresarios ganaderos– no está siendo acompañado por el sector exportador. Y eso implica un riesgo potencial bajista para los valores de la hacienda porque la demanda del mercado interno no es infinita.

El actual gobierno nacional instrumentó una importante devaluación de la moneda a la par de la unificación del tipo de cambio y la eliminación de los derechos de exportación vigentes sobre la carne bovina (15% del valor FOB). Pero los últimos datos oficiales (Senasa) indican que en los primeros ocho meses de 2016 se exportaron 96.012 toneladas de cortes frescos bovinos, una cifra 0,8% inferior a la del mismo período de 2015.

Una de las principales razones que explican esa aparente incongruencia –especialmente teniendo en cuenta que los demás países que integran el Mercosur aumentaron el volumen exportado en lo que va del presente año– reside en el déficit de competitividad cambiaria que sigue registrando la industria cárnica argentina.

En este gráfico puede verse la evolución de la competitividad cambiaria del sector exportador argentino de carne a través del indicador del “Tipo de Cambio Real Multilateral Carne” de Argentina versus Mercosur, el cual refleja los valores –ajustados por la inflación de cada nación– del peso argentino con relación a las monedas de Brasil, Uruguay y Paraguay. En el mismo se considera además el derecho de exportación del 15% vigente en la Argentina entre fines de 2005 y de 2015.

“Luego de alcanzar su mínimo valor en 15 años durante noviembre de 2015, el TCRM Carne registró una notable mejora en los primeros meses de este año. Pero a partir de marzo la competitividad cambiaria comenzó a erosionarse a causa de la aceleración de la inflación combinada con la estabilización del tipo de cambio nominal”, explica Eduardo Sánchez, economista del área de Investigación y Desarrollo de Aacrea, en un artículo publicado por la última edición de la Revista CREA.

La evolución del TCRM Carne Argentina versus Mercosur presenta dos períodos bien diferenciados. El primero se inicia luego de la devaluación de 2001 y se extiende hasta mediados de 2011. “Ese período se caracterizó por la fuerte ganancia inicial y posterior estabilización prolongada de la competitividad de la moneda local para los exportadores argentinos de carne vacuna”, indica Eduardo.

Durante el primer subperíodo (2001/2006) el incremento en la competitividad de las exportaciones argentinas de carne estuvo asociado a la fuerte devaluación de peso argentino con relación al real brasileño, ya que los precios internos de ambos países registraron una tendencia similar.

Durante la siguiente fase (2006/2011), de estabilización de la competitividad, la aceleración de los precios internos en la Argentina fue acompañada por la depreciación de la moneda local frente al real, lo que derivó en una relativa estabilización del TCRM Carne (con la excepción de un período en 2008/09 generado por una fuerte devaluación del real frente al dólar como producto de la “crisis financiera internacional”).

“Lamentablemente, el período de mayor competitividad cambiaria del sector cárnico argentino no pudo ser aprovechado porque el gobierno kirchnerista restringió e incluso cerró temporalmente las exportaciones de carne vacuna”, comenta Matías Bodini, técnico del Área de Ganadería del Movimiento CREA.

El segundo período se inicia a mediados de 2011 y se caracteriza por una gradual pérdida de competitividad/precio de las exportaciones argentinas de carne, la cual está relacionada con la política monetaria llevada a cabo por el gobierno kirchnerista durante ese período.  Básicamente consistió en el anclaje del tipo de cambio como medio para controlar las expectativas inflacionarias; como resultado, la competitividad sufrió un deterioro constante que fue contrarrestado parcialmente (y temporalmente) por las devaluaciones llevadas a cabo a principios de 2014 y fines de 2015. En ambos casos, la aceleración de los precios internos luego de la devaluación (efecto denominado pass-through) provocó una rápida pérdida de la competitividad generada a partir de la devaluación de la moneda local.

“La falta de competitividad cambiaria es uno de los factores que no permite a los frigoríficos exportadores argentinos bonificar el precio de la hacienda pesada para estimular la producción de animales destinados a mercados externos”, señala Matías.

Las cadenas de supermercados, frigoríficos consumeros y matarifes tienen un circuito comercial adaptado para vender cortes de animales livianos porque consideran que los consumidores asocian calidad con tamaños de piezas pequeños. “Pero si la mayor parte del incremento de la producción de carne se termina ofreciendo en el mercado interno ante la imposibilidad del sector exportador de impulsar la terminación de animales pesados, entonces eso podría promover, en algún momento, un mercado sobreofertado”, alerta Matías.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Federalismo sólo para los que vuelan: los precios de los combustibles son mucho más caros en el norte del país que en la región pampeanaBingo: llegan lluvias importantes para buena parte de la región pampeanaEsta semana regresan las lluvias: por el momento sigue sin presentarse riesgo de heladasBiodiesel: el gobierno nacional excluyó a las fábricas integradas santafesinas del cupo obligatorio de corte con gasoilTiempo de descuento: productores de 16 partidos bonaerenses afectados por excesos hídricos deberán afrontar el impuestazo por no tener declarada la emergenciaEl volumen de leche procesado por Mastellone Hnos cayó al no poder equiparar los precios pagados por la competenciaSe flexibiliza el Mercosur: Uruguay estudiará negociar un Tratado de Libre Comercio con el Reino UnidoSigue limitado el potencial de crecimiento de las exportaciones argentinas de leche en polvo por el cupo discriminatorio aplicado por BrasilAlerta comercial por una situación anómala registrada en una corredora de granos rosarinaLos tamberos peor no pueden estar: el valor de la leche medido en moneda maíz se derrumbó casi 58% en el último añoComo el USDA pero en la Argentina: la Bolsa de Cereales de Buenos Aires comenzará a publicar informes de evolución del estado de los cultivosGracias a la súper base de datos del SISA el Inase detectó más de 800 productores que usaron semilla ilegalEl mundo cambió: la Bolsa de Cereales de Buenos Aires cuenta con cuatro científicos de datos en formación para poder procesar un volumen descomunal de registrosEl blanqueo de evasores cárnicos puede esperar: extienden hasta el año que viene el nuevo régimen de control de compraventa de haciendaSigue creciendo la pérdida de competitividad del arándano argentino: el sector busca refugiarse en el mercado internoAdiós a un mito: Argentina desapareció del mercado internacional de productos cárnicos termoprocesadosMás de 1000 millones de dólares permanecen cautivos en el campo argentino por el “corralito triguero” instrumentado por el gobierno nacional¿Dónde están localizadas las doce nuevas plantas de etanol programadas en caso de que se extienda el régimen de promoción de biocombustibles?Metamensaje: ACSoja felicitó a Alberto Fernández con un comunicado que incluye el mapa de las eleccionesLa “regla de la cerveza” como indicador clave para decidir inversiones en tecnologíaSRA retiró a su representante de Argentrigo: “No vemos la razón de estar sentados en la misma mesa con quiénes le sacan la plata al productor”Dejen que Buryaile haga su trabajo: el desafío de generar una industria semillera viable recién empiezaEl mejor momento para hacer las canalizaciones en la Cuenca del Salado fue durante la última gran seca bonaerense: ahora ya es tardeCasi trece años después de la aprobación de la Ley de Biotecnología se instrumentó la posibilidad de acceder a los beneficios fiscalesContraste rioplatense: el precio del asado en Montevideo es dos veces y media superior al de Buenos AiresPerjudicar la capacidad de compra del agro golpea a la industria: la venta de camionetas sigue en terapia intensivaRetenciones segmentadas y evitar que el precio de los alimentos esté atado al dólar: eje del plan de propuestas que el PJ entregó a Alberto FernándezArgentina autorizó un nuevo evento en maíz con tolerancia al herbicida 2,4-D