Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Manual de instrucciones para armar un plan de comunicación agropecuario que no sirve para nada

Otro caso más de mensajes endogámicos.
Manual de instrucciones para armar un plan de comunicación agropecuario que no sirve para nada

Esta semana se difundió una nueva campaña de comunicación orientada a mejorar la imagen del campo en la representación mental de la mayor parte de los argentinos. Se trata de una serie de afiches que dicen que con los dólares generados por las exportaciones agroindustriales “cargamos 40 camiones de caudales”. Que poniendo todos los granos producidos en camiones “daríamos dos vueltas a la Tierra”. Que la producción argentina de leche alcanza para “llenar una taza de leche diaria para todos los niños de América latina”. Y así.

Se trata (otra vez) de una campaña endogámica. Es decir: para promover el orgullo de lo propio entre los propios. Para la mayor parte de la población argentina –integrada por personas que no llegan a fin de mes– un mensaje de tales características, en el mejor de los casos, produce indiferencia (“mi sueldo no va crecer por más vueltas y más vueltas a la Tierra que hagan los camiones con granos”). Y, en el peor de los casos, resentimiento (“¿tanta leche y tengo que sacar un crédito personal para comprar un buen pedazo de queso en el supermercado?”).

La buena noticia es que la mayor parte de los integrantes del sector agropecuario saben o intuyen que, si no logran cambiar la imagen del campo que actualmente tienen la mayor parte de los argentinos, seguirán acumulando problemas tanto en sus propias comunidades como en la agenda pública. La mala noticia es que casi todo lo que se ha hecho al respecto hasta el momento ha sido fútil.

Más que un plan de comunicación, el agro argentino requiere un programa de marketing orientado a construir puentes –donde no existen– entre dos necesidades complementarias.

Pocos recuerdan que entre los años 2002 y 2004 –durante una de las mayores crisis económicas argentinas– la cadena cárnica pudo subsidiar el valor de los principales cortes vacunos vendidos en el mercado interno gracias a las extraordinarias condiciones presentes para exportar carne y cuero. Luego un grupo de descerebrados (que casi no encontró resistencia) imaginó que liquidar la exportación era una manera óptima de aumentar la disponibilidad interna de carne. El resultado: cientos de empresas ganaderas y frigoríficas cerradas, decenas de miles de desocupados y precios altísimos de la carne bovina.

Si el proceso ganadero-cárnico iniciado en 2002 no se hubiese interrumpido, actualmente, además de tener precios internos muchos más bajos del asado y la nalga, decenas de miles de argentinos desempleados podrían tener un trabajo.

Los integrantes del sector agropecuario, en lugar de seguir perdiendo recursos en contar los camiones de caudales que se podrían llenar con las agrodivisas (que ciertamente no están en los bolsillos del tercio de la población argentina que pasa hambre), deberían trepar al Obelisco para gritarle a los mayor parte de la gente que están de su mismo lado. Que los alimentos serían más baratos si los pudiésemos exportar sin restricciones a todos los mercados del orbe. Que habría más oportunidades de trabajo para todos. Que los electrodomésticos, celulares y automóviles serían mucho más accesibles con Tratados de Libre Comercio (TLC).

Si ese concepto estuviese claro para la mayor parte de los argentinos, entonces no tendrían inconvenientes en visualizar que los recientes conflictos comerciales con China (el primer importador mundial de alimentos) son una mala noticia que sólo beneficia a un pequeño grupo de inescrupulosos acostumbrados a cazar en el zoológico.

Ezequiel Tambornini

Artículos relacionados

Basta de insistir con la importancia de comunicar lo que hace el campo: el problema está en otra parte

El poder de la imagen: una lección práctica sobre el impacto de la representación mental del campo

Sin acuerdos de libre comercio Argentina nunca será el “supermercado del mundo”: el caso testigo del vino

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

En las crisis se ajusta por el más débil: tamberos perdieron más de nueve puntos en la participación del negocio lácteo a favor de la industria y los supermercadosNo hay trigo para todos: la oferta 2012/13 no alcanza para satisfacer a la demanda proyectadaEl gobierno nacional creará una “mesa de la maquinaria agrícola” presidida por Mauricio MacriGuerra informativa: los chinos le pincharon a los farmers estadounidenses un rumor alcista que impulsó los precios de la sojaEl gobierno tiene sólo dos caminos para generar recursos: emitir pesos o aumentar los impuestos (adivinen a quién)Algunas industrias lácteas solicitaron aumentar las exportaciones de leche en polvo: el gobierno les recordó que está prohibidoEl gobierno volvió a reducir las retenciones al biodiesel: en menos de un mes se registraron exportaciones por más de 330 millones de dólaresQuizás existe la vida más allá del default comercial brasileño: repuntaron los precios de la leche en polvo destinada a mercados extra-MercosurSe incrementó el costo financiero de la exportación de granos: por el momento la pérdida es asumida por los grandes tradersEn el último año el precio de las alfalfas importadas subió más de un 20%El USDA prevé que el área agrícola argentina “podría caer entre 5% y 10% en 2015/16” si no se implementa un cambio de políticas oficialesBein espera que los productores llenen de reservas al BCRA con una baja de retenciones: ya no es suficiente para volver a hacer viable el negocio agrícolaLa mayor parte de los bonaerenses que habitan en zonas productivas votaron a favor de un cambio de política agropecuariaEl gobierno nacional declaró la emergencia agropecuaria por inundación en solo dos partidos bonaerenses: otros diecinueve siguen esperandoUna empresa recuperada por el gobierno de Santa Fe y una sociedad conformada por productores cordobeses comenzarán a vender etanol destinado al corte con naftaGracias a la demanda del campo argentino ya se venden más camionetas que en 2019Cinco industrias lácteas argentinas lograron exportar leche en polvo a más de 3500 u$s/tonelada: sin el cupo de importación brasileño se acabaría la crisisPronóstico cumplido: premio de casi 70 u$s/tonelada para los productores de trigo que esperaron para vender el cerealCon el ingreso de la cosecha de soja se potenciaron los descuentos en el disponible: un fenómeno estacional compensado por las subas externasComenzó a funcionar una nueva referencia de precios promedio de granos: qué diferencia tiene con respecto a los valores tradicionalesPor la “guerra comercial total” el precio de exportación de la carne bovina uruguaya aumentó 34% en apenas una semana¿Quién es el nuevo presidente del Instituto Nacional de Semillas?No al avance de la resistencia parasitaria: el gobierno uruguayo dará de baja a ivermectinas bovinas con dosis elevadasAnalfabeto intelectual: proyecto para expropiar tierras del INTA firmado por Nicolás Massot asegura que “la agricultura es una práctica altamente contaminante”Por la intervención del mercado de biodiesel en el último año el sector agroindustrial transfirió más de 540 M/$ a las compañías petrolerasLas importaciones de cosechadoras cayeron un 65%: el grupo Fiat es el principal beneficiario de la actual coyunturaEn lo que va del año el gobierno recaudó más de 150 millones de dólares con el cobro de retenciones anticipadas de maízEn la semana no se prevé la aparición de lluvias ni heladas significativas