Google+
Valor Soja »Ganadería

El año pasado la industria se hizo cargo de la falta de competitividad ganadera: ahora llegó el turno de los productores

Cambio de escenario.
El año pasado la industria se hizo cargo de la falta de competitividad ganadera: ahora llegó el turno de los productores

Durante la mayor parte del año pasado la rentabilidad del negocio ganadero fue buena. Pero los frigoríficos, tanto consumeros como exportadores, registraron quebrantos. Este año –aparentemente– serán los productores los que deberán soportar la mayor parte de la falta de competitividad sectorial.

El Índice Novillo Mercado de Liniers (INML) terminó hoy viernes en 24,5 pesos, un valor nominal apenas 3,7% superior al del mismo día del año anterior. En términos reales –considerando una inflación anual del 38,8% según el IPC San Luis– representa una auténtico derrumbe.

El planchazo del precio local de la hacienda combinado con un leve repunto de tipo de cambio nominal está haciendo que el valor del novillo argentino, medido en dólares, se equipare con respecto a los niveles presentes en los demás países vecinos (y competidores) del Mercosur (ver gráfico).

“La convergencia con los precios regionales se esta dando vía ajuste de precios de la hacienda local mas que por la suba de precios de la hacienda de los países vecinos”, explica Juan Manuel Garzón, investigador especializado en agro y economías regionales del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral)

“A estos precios internos más bajos de hacienda, la industria vuelve a tener márgenes más razonables para exportar a mercados de ingresos medios y medios-bajos; el interrogante es si a estos nuevos precios la actividad ganadera sigue siendo atractiva”, añade el economista.

El proceso de retención de vientres iniciado en 2014, combinado con los desastres climáticos ocurridos en el otoño de 2016, redujeron la oferta disponible de carne en el mercado argentino. Eso provocó un veranito de precios de la hacienda que llegó a promover un máximo anual del INML de 31,2 pesos el 12 de mayo del año pasado. Pero ese veranito se esfumó a partir de diciembre del año pasado.

Los principales factores que inciden en los precios de la hacienda son el (crecientemente pauperizado) poder adquisitivo del consumidor argentino (principal consumidor, por lejos, del producto), la presión impositiva vigente sobre el sector industrial (y también consumidor) y el tipo de cambio real demasiado bajo para la exportación en función de la estructura de costos local.

El gobierno nacional instrumentará este año reintegros a las exportaciones de cortes bovinos en un rango de 2,5% a 4,0% –según tipo de producto– y del 2,5% a 3,0% para menudencias bovinas, con el propósito de compensar parte del atraso cambiario que atenta contra la competitividad el sector.

Artículo relacionado

Schiariti: “Muchos intendentes, con la excusa de los puestos de trabajo, son protectores de la evasión del matadero”

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Siguen sin aparecer perspectivas de precipitaciones en las zonas productivas en emergencia agropecuariaEl consumo mundial de lácteos sigue creciendo gracias a la nueva clase media mundial: Argentina no pudo aprovechar esa oportunidad Aftosa: Senasa reforzará la vigilancia en zonas limítrofes “a través de mecanismos colaborativos en los cuales participarán los diferentes sectores de la cadena”Precio máximo récord histórico para el girasol confitero argentino: 1422 u$s/toneladaAvanzada de la Afip contra los exportadores: Noble pasó a integrar el “Club de los 30”Refuerzan los controles para evitar que los paquetes de yerba mate tengan un contenido excesivo de polvo de palo#SumandoCabezas: afectados por el default de Vicentín buscan armar un frente común para adelantarse a un eventual APE o concurso preventivoHagan sus apuestas: el trigo tiene la mayor probabilidad de ser el cultivo más rentable del ciclo 2013/14La ventaja de integrarse al mundo: tamberos uruguayos cobran un precio récord de 0,46 u$s/litroEl Senado seguirá en manos del kirchnerismo: el nuevo gobierno puede llegar a tener un plazo de apenas dos semanas para eliminar retenciones agropecuariasMás del 90% del presupuesto 2019 del INTA se destinará a pagar salarios de unos 7100 empleadosPonete un puntaje: test de autoevaluación para saber cuán sostenible sos como empresario/a agrícolaEn lo que va de 2013 ingresaron 335 cosechadoras importadas: casi un 60% menos que el año pasadoSe le viene la noche al biodiesel argentino en los mercados externos: el desafío es lograr un mayor consumo localVolvimos: Argentina comenzó a recuperar el mercado brasileño de harina de trigo con ventas 25% superioresEn apenas dos años las importaciones chinas de leche en polvo crecerán un 50%: Argentina se quedó fuera del negocioPiolada europea: ofrecieron al Mercosur una ampliación minúscula de la cuota de carne vacuna a cambio de acceso irrestricto para sus productos lácteos¿Cuáles fueron las compañías agroindustriales que ocuparon el lugar dejado por Vicentín?Ranking de exportaciones de sembradoras: en 2013 cuatro empresas concentraron la mitad del negocioPor la “guerra comercial” de Trump el precio de la soja Mercosur alcanzó un diferencial récord de 90 u$s/tonelada versus el poroto estadounidenseLa Afip suspendió a otras 41 empresas del Registro de Operadores de GranosUnificaron en una sola resolución los requisitos vigentes para registrar exportaciones de productos agroindustrialesFinalizó el primer trabajo de investigación argentino con balanzas digitales para identificar bovinos con mejores eficiencias de conversiónSe repite la historia: los dólares que el gobierno argentino busca en el complejo sojero son los que faltan por el desastre cerealeroQuesos duros: sigue siendo mejor negocio vender en el mercado interno que exportarGuerra comercial para todos: Canadá está a un paso de perder el mercado chino de carne porcinaCasi una de cada cuatro nuevas variedades de soja inscriptas en 2018 fueron no transgénicasEsta semana aflojaron (un poco) los precios del maíz Rosario en línea con el recrudecimiento de la bajante del río Paraná