Google+
Valor Soja »Actualidad

Se duplicaron los modelos de alta productividad de trigo luego de desactivar la máquina de desincentivos promovida por el kirchnerismo

En cebada ocurrió un fenómeno similar.
Se duplicaron los modelos de alta productividad de trigo luego de desactivar la máquina de desincentivos promovida por el kirchnerismo

Luego del apagón tecnológico promovido por el régimen kirchnerista, en el ciclo 2016/17 un 35% y 46% de los empresarios agrícolas realizaron planteos con modelos de alta y media productividad, mientras que en 2014/15 (la última medición) esas cifras fueron de apenas 17% y 38% respectivamente. Un fenómeno similar se registró con la cebada.

Tales resultados, correspondientes a la cuarta edición del Relevamiento de Tecnología Agrícola Aplicada (ReTAA), fueron presentados hoy martes en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires por los técnicos de esa entidad Juan Brihet y Sofía Gayo.

Los incentivos que promovieron una mayor inversión en ambos cultivos de invierno son la eliminación de los derechos y cupos de exportación implementada por el gobierno de Mauricio Macri en los primeros días de su gestión

Los mayores crecimientos de la inversión realizada en ambos cultivos de fina en 2016/17 se realizaron en las zonas sudeste bonaerense (principal zona argentina de producción de granos finos) y norte de la zona pampeana (por necesidades fundamentalmente agronómicas, tales como mejorar la rotación agrícola para morigerar el avance de malezas problemáticas y evitar crecimientos excesivos de napas).

Un 85% de la cebada a nivel nacional se realizó en 2016/17 en siembra directa versus 85% y 89% en 2014/15 y 2012/13 (últimos dos relevamientos). La mayor parte de la caída se registró en el sur de Buenos Aires. En el caso del trigo, en cambio, la proporción del área en siembra directa sigue siendo elevada (89%).

Otro dato que surgió en el relevamiento es un reemplazo del glifosato común (al 48%) por el glifosato concentrado, además de un menor uso del mismo, lo cual es previsible a partir del avance progresivo registrado por las maleza resistentes a ese herbicida. En el caso de la zona sudeste bonaerense, por ejemplo, la dosis media de glifosato concentrado en cultivos de trigo pasó de 2,8 litros/ha en 2014/15 a 2,5 en 2016/17, mientras que la de glifosato común prácticamente desapareció luego de haber registrado 3,4 litros/ha en 2014/15.

También se evidenció un mejor cuidado sanitarios de ambos cultivos de fina con mayores aplicaciones de mezclas dobles y triples de fungicidas (especialmente en cebada).

En cuanto a la fertilización nitrogenada, en 2016/17 la dosis promedio aplicada en trigo a nivel nacional fue de 23 kg.N/ha versus 20 kg.N/ha (+15%), mientras que la aplicación de fósforo se mantuvo constante en torno a 4,0 kg.P/ha. El mayor uso de nitrógeno estuvo asociados a un crecimiento en los análisis de suelos (promoviendo mayores ingresos en los laboratorios especializados en tales aspectos).

El documento completo puede descargarse aquí.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Estamos en problemas: el déficit energético consumió todos los dólares generados por las exportaciones de carnes, lácteos y frutasTamberos volvieron a cobrar 0,30 u$s/litro: pero esta vez no por sobreapreciación cambiaria sino por falta de lecheEl precio del trigo argentino sigue siendo elevado a pesar de Bolsonaro: pero no se nota por las retencionesLa Afip suspendió del Registro de Operadores de Granos a la Asociación Cooperadora del INTA Concepción del UruguayMala señal: operadores especulativos reforzaron apuestas bajistas contra el maíz y la sojaEl Senasa recordó que el 1 de octubre vence el plazo para reacreditarse en programas de sanidad animalChina ahora es el primer importador mundial de carne porcina: los europeos acaparan la mayor parte de ese mercadoTerminó marzo sin que se publique el valor oficial de venta de biocombustibles: empresarios piden a Lopetegui urgente actualización por inflaciónEl miércoles se cortan las lluvias en la región pampeana: pero ingresa una ola polarMás que forrajero para forrarse: el sorgo 2020/21 ya vale 25 u$s/tonelada más que el maíz tempranoChina ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgoUruguay va camino a convertirse en el segundo exportador mundial de pasta celulósica con la instalación de una nueva fábrica de capitales finlandesesLos salmones lideran las exportaciones chilenas no-mineras: imposible hacer seguimiento de ventas externas argentinas por apagón estadísticoFederación Agraria solicitó al gobierno mendocino que salga a comprar uvas para evitar una crisis terminal en el sector vitivinícolaCórdoba: Cambiemos obtuvo una amplia mayoría en las principales regiones agropecuariasResucitaron las ventas de sembradoras luego de apagón K: pero aún siguen lejos de la demanda potencial del campoMal momento para reducir reintegros: cuáles son los productos agroindustriales más comprometidos por la devaluación brasileñaAjustaron el precio del biodiesel destinado al corte interno: es un 35% más barato que el gasoilConciliación obligatoria para el paro de la CGT San Lorenzo: debería normalizarse la operatoria en terminales portuariasLa “regla de la cerveza” como indicador clave para decidir inversiones en tecnologíaExpertos en ineficiencia: Argentina podría triplicar las exportaciones de carne vacuna con el mismo peso de faena que UruguayLos operadores especulativos redujeron posiciones bajistas pero siguen más pesimistas en maízInundaciones en plena cosecha: volvieron los “premios” al mercado de soja ante las urgencias por originar mercaderíaDe la ficción a la realidad: en apenas un año se duplicó el valor agregado generado por la cadena trigueraAlerta caminos rurales: la mayor parte de la semana se proyectan lluvias sobre las principales regiones productivasEn 2013 las exportaciones argentinas de inoculantes crecieron un 16%: EE.UU. es el segundo mercado en importanciaPor primera vez en siete años el sector público argentino logró superávit primario gracias al impuestazo aplicado al campoLas principales industrias lácteas argentinas acumulan una deuda bancaria de casi 19.000 millones de pesos