Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Por fin: este fin de semana se prevén lluvias de hasta 80 milímetros en zonas de la región pampeana afectadas por la sequíaTrabajadores rurales lograron un ajuste salarial del 20,7%: catorce puntos por debajo de la inflaciónLa recepción de granos por parte de YPF para canjear por insumos agropecuarios creció más del 45% en el último añoInforme reservado: sólo unos pocos funcionarios del gobierno pueden acceder a los resultados del documento sobre tierras en manos de extranjerosCómo funciona el Instituto Nacional de Carnes de Uruguay: una agencia modelo en gestión de la información  Alerta: el viernes se vienen nuevas lluvias torrenciales que se extenderán hasta el sábadoBrasil se pone serio con el control de alimentos: detectan fraudes en más de un tercio de las marcas de aceite (una de las cuales es Carrefour)Accionistas de Vicentín solicitaron a “las autoridades competentes que recapaciten o intervengan para reestablecer el estado de derecho”Córdoba: un productor porcino integrado es el nuevo intendente de Jesús MaríaChina bloqueó el ingreso de lácteos argentinos y uruguayos: el resto de las principales naciones exportadoras fueron habilitadasFondos pasados de rosca lideraron liquidación masiva de contratos de maíz: pero la situación climática en EE.UU. está lejos de ser óptimaSin acuerdos de libre comercio Argentina nunca será el “supermercado del mundo”: el caso testigo del vinoFaltan dólares pero no importa: Argentina regalará el mercado brasileño de trigo a EE.UU. por otro año másSúper precio FOB: se mantiene la intervención del mercado argentino de trigo 2019/20 para desincentivar exportacionesMejora el tiempo en la región pampeana: se vienen varios días sin lluvias para avanzar con la cosecha gruesaIannizzotto: “El país no debería tener déficit en su intercambio comercial porque el mundo demanda nuestros productos”Guerra comercial: “Habrá oportunidades para Brasil y Argentina”Se expande la oferta mundial de fertilizantes fosforados con grandes inversiones en Marruecos y Arabia Saudita: los precios siguen planchadosEn junio el sector agroindustrial argentino generó divisas por más de 2300 millones de dólaresChina le da una mano a la Argentina para sacarla del apuro generado por el bloqueo de EE.UU: habilita el ingreso de aceite de sojaAgentes del Renatre podrán denunciar a empresarios agropecuarios por “delitos contra la salud pública”Se conoció el listado de las aseguradoras que aceptaron cobrar el nuevo impuesto del 1% sobre pólizas de vehículos para financiar subsidios forestalesMañana se llueve todo en el norte del país: alerta por tormentas intensasEn la Argentina ya existen más de 580 drones habilitados para operar: muchos se emplean en el ámbito agropecuarioEl Servicio Nacional de Manejo del Fuego tuvo el año pasado un presupuesto de 449 M/$: apenas se ejecutó la mitad“Una vez que los argentinos prueben la carne de cerdo estadounidense, estamos seguros de que no va a dejar de pedir más”Cupo de exportación de maíz: Cargill fue el gran ganador de la semanaLa novedad política del año: el campo argentino dejó de estar solo