Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Por fin: se dispuso que los entes sanitarios podrán dejar de brindar servicios a los productores morososUn informe del USDA volcó más fuego alcista a un mercado prendido fuego por la demanda extraordinaria de ChinaSin financiamiento externo se viene un nuevo ajuste: el campo y los trabajadores pagarán la cuenta Se derrumbó el precio de exportación del biodiesel por el bloqueo europeo: es más conveniente vender aceite de soja que el biocombustibleLa “regla de la cerveza” como indicador clave para decidir inversiones en tecnologíaNueva salida laboral para agrónomos argentinos: se estableció el marco normativo para producir cannabis medicinalEn lo que va de 2015 ingresaron apenas 69 cosechadoras importadas al mercado argentino: 70% menos que el año pasadoLa competitividad cambiaria de la lechería argentina descendió al nivel vigente a fines de 2015El gobierno ya habilitó casi el 30% del cupo de exportación de maíz 2013/14Distribuirán paneles fotovoltaicos en hogares, escuelas y campos del sur de La RiojaEl gobierno argentino anuncia por segunda vez la habilitación del mercado chino para fardos de alfalfa: apenas se colocaron 500 toneladas en ese destinoVergüenza: Argentina dejó de figurar en el ranking mundial de las principales naciones exportadoras de carne bovinaMucho peor que con Cristina: empresas elaboradoras de etanol maicero deben vender dos veces más biocombustible que un año atrás para comprar la misma cantidad del cerealOtro reflejo más de la pauperización de la demanda agrícola: el valor del fosfato monoamónico registró un nuevo mínimo históricoLlegó el dulce de leche “vegano” elaborado con frutos secos y proteína de arvejaMalas noticias: los fondos especulativos que operan en Chicago apuestan que los precios de la soja registrarán bajas adicionalesLos compradores de cebada cervecera no se enteraron que ganó Macri: precios reflejan retención efectiva del 30%En lo que va del año el gasoil aumento un 40% a pesar del subsidio obligatorio pagado por las fábricas de biodieselRelaciones de precios: el trigo es el producto agropecuario más conveniente para comprar camionetasDesopilante: industriales cárnicos exportadores acusan a productores y frigoríficos consumeros de ser la causa de la crisis ganadera argentinaEtchevehere: “Ya estamos en condiciones de reiniciar el comercio de manzanas y peras argentinas con Brasil”Golazo Made in Argentina: colectivos rosarinos usarán un corte de biodiesel al 25% para aprovechar el bajo valor del biocombustibleSe desacelera el ajuste de precios de los terneros: la mayor parte de los criadores igual sigue siendo optimistaCreció 1,4% el stock bovino argentino: al ritmo actual se necesitarán al menos cuatro años más para recuperar lo perdido durante el genocidio ganadero kirchnerista¿Terrorismo biológico?: el Inase pide no abrir paquetes no solicitados que contengan semillasEsta semana el gobierno recaudó más de 50 millones de dólares con el cobro de retenciones anticipadas de maíz Alerta: los operadores especulativos liquidaron todas las posiciones alcistas en contratos de maízSubas estructurales para los cereales: la soja por el momento sale en la foto pero nada indica que pueda quedarse al final de la fiesta