Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Segmentaron el precio del biodiesel para reactivar a las Pymes: pero sigue siendo más conveniente exportar aceite de soja que el biocombustiblePapelera San Andrés de Giles y una cervecería artesanal podrán importar tecnología libre de aranceles por 19,3 millones de dólaresRespirador artificial para la lechería: a partir de enero tamberos comenzarán a cobrar un subsidio de hasta 36.000 pesos mensualesMañana se esperan tormentas intensas en la zona pampeanaComenzó a funcionar el DUT en Buenos Aires: pero 34 intendentes de partidos que concentran un tercio de la hacienda aún no se adhirieron al nuevo sistemaSe necesitan dólares: el gobierno nacional comenzará a liberar licencias de exportación de trigo 2013/14 para recaudar retenciones anticipadasSe acabaron los premios en el mercado de maíz disponible: sólo los seguirán recibiendo los productores que tomaron coberturasRedujeron en un 63% el cupo interno de etanol cañero de la fábrica de la familia Colombres por incumplimientos reiteradosEl programa de inversiones agroexportadoras ya suma 27.000 M/$ para poder procesar el crecimiento previsto de la producción agrícolaOportunidad perdida: el FAS teórico de la leche de algunas industrias polveras se ubica en más de 3,40 $/litro Marfrig y ADM se unen para comenzar a fabricar en Brasil la primera hamburguesa sudamericana “100% vegetal con sabor y textura similares a los de la carne”La recepción de granos por parte de YPF para canjear por insumos agropecuarios creció más del 51% en el último añoZafó (por ahora) la campaña gruesa: el fin de semana se prevén lluvias de hasta 100 milímetros en la zona núcleo pampeanaEl sobreprecio pagado por Venezuela por los pollos argentinos llegó al 45%: con valor de mercado podría haber comprado 40.000 toneladas más el año pasadoEl Banco Nación lanzó “depósitos con tasas de interés variable ajustados al valor mayorista del dólar” para productores agrícolasEl año que viene se implementará un sistema de identificación individual para facilitar la comercialización de carne en el mercado europeoLas principales regiones lecheras del mundo se encuentran en las naciones más civilizadas: la única excepción es la ArgentinaRecién el viernes comenzarán a descender las temperaturas: el lunes se esperan mínimas inferiores a 5°C sobre sur pampeanoMacri prometió cuadruplicar el magro presupuesto asignado al régimen de subsidios forestales: piden cambiar pagos directos por un bono fiscalEl Niño no tuvo nada que ver con las inundaciones ocurridas en el norte argentino: habrá que esperar una semana más para que aflojen las lluviasEn dos semanas más las denuncias por infracción a la Ley de Semillas solamente podrán hacerse por vía digitalLas acciones líderes de las compañías agroindustriales argentinas generaron una ganancia del 75% en el último añoVentas de marzo: los empresarios trigueros que usaron “tecnología comercial” generaron más de 60 u$s/ha adicionalesConfirmado: el año que viene desaparecerá la categoría “ternera” del sistema de tipificación de haciendaErize: “Los fundamentos de la soja no son bajistas”Empezó a negociarse el trigo 2015/16: el precio incorpora el “factor político” del próximo cambio de gobiernoKicillof anunció que destinará 20 M/$ para “limpieza y mantenimiento de canales de drenaje”: ya se giraron más de 1100 M/$ del Fondo Hídrico para las represas de Santa CruzApareció la oferta de créditos en dólares para ganadería