Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El gobierno volvió a congelar la actualización del valor del biodiesel destinado al corte con gasoil: sin problemas con el etanolSe concretó la primera exportación de cerezas argentinas a China: pero será difícil competir con Chile al no tener un Tratado de Libre Comercio¿Porqué ya pasó lo peor para la soja mientras que el maíz sigue en el fondo del pozo?A partir de este año las bodegas están obligadas a informar precio y plazos de pago con ajuste por inflación: ¿Una solución que también podría ser útil para el sector lácteo?Explotaron las exportaciones de subproductos bovinos: la cartelización impide que el fenómeno beneficie a los consumidores argentinos de carneLos propietarios de vehículos pagarán un nuevo impuesto destinado a financiar subsidios forestales: “Esta iniciativa generará un ahorro mayor a 1000 millones de pesos”Riesgo climático: se impone la modalidad de pago de arrendamientos agrícolas sobre hectárea sembrada Salió la segunda tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: cuáles con las empresas agroindustriales beneficiadasEl principal referente agropecuario del Frente de Todos en Diputados volvió a presentar el proyecto para deducir de Ganancias el 100% del costo del fertilizanteCiara: los anuncios oficiales son insuficientes pero implican que el gobierno reconoce que la presión tributaria es elevadaEl futuro ya llegó: Argentina comenzó a realizar la validación genómica de su rodeo cárnicoEn lo que va de 2014 ingresaron al mercado argentino 351 cosechadoras importadas a un valor promedio de 175.000 dólaresEl gobierno chino designa al desarrollo rural como objetivo político “número uno” para “incrementar el área de siembra de soja”Los feedloteros piden al gobierno que gestione ante la Unión Europea la readecuación de la cuota Hilton para adaptarla a la actual realidad productivaLa lista completa de los productos agroindustriales del Mercosur que se verán beneficiados con la entrada en vigencia del acuerdo comercial con la Unión EuropeaMala noticia para la Argentina: se derrumba el precio internacional del aceite de sojaMercado autorregulado: el precio del trigo argentino comenzó a encontrar una “resistencia” a la tendencia alcistaEn el Mundial de la Carne Brasil va ganando por goleada: Argentina sigue peleando el descensoEn el arranque del año creció la venta de sembradoras en línea con la recuperación del poder de compra del agroUn infierno logístico viene en camino: se esperan lluvias abundantes en plena época de siembraEn China aseguran que la carne uruguaya es “tan sabrosa como segura”: Argentina se especializa como proveedor de víscerasArgentina exporta por primera vez carne kosher a EE.UU: ya se cubrió un 0,08% del cupo anualUn evento histórico viene en camino: Argentina espera que China habilite pronto el ingreso de harina de sojaEl gobierno nacional creará una “mesa de la maquinaria agrícola” presidida por Mauricio MacriTransparencia: cuáles son los bolsones de oscurantismo estadístico que persisten en la administración pública nacionalComo el USDA pero en la Argentina: la Bolsa de Cereales de Buenos Aires comenzará a publicar informes de evolución del estado de los cultivosEE.UU: la soja termina la semana con subas ante la expectativa de que Trump incremente el uso interno de biodieselSe viene una nueva tanda de heladas intensas sobre la zona pampeana