Google+
Valor Soja »Actualidad

Un fracaso de país: en 2017 el déficit comercial argentino registró un récord de 8471 millones de dólares

La consecuencia de vivir en una economía cerrada.
Un fracaso de país: en 2017 el déficit comercial argentino registró un récord de 8471 millones de dólares

El déficit comercial argentino –la diferencia entre los bienes importados y exportados por el país– es un reflejo del fracaso inevitable de toda economía cerrada: en 2017 registró un récord de 8471 millones de dólares (producto de importaciones y exportaciones totales por 66.899 y 58.428 M/u$s).

Los eslóganes marketineros tales como “Argentina supermercado del mundo” o “producimos alimentos para 400 millones de personas” quedan ridículos frente a la realidad de las estadísticas (que afortunadamente volvieron a ser confiables luego de una década de tergiversación delictiva por parte del régimen kirchnerista).

En la página 27 del informe sobre Intercambio Comercial Argentino publicado hoy por el Indec puede verse que en el primer puesto del ranking de bienes exportados con mayores ganancias absolutas en 2017 respecto del año anterior figuran los camiones de carga con ventas por 3290 M/u$s (+707 M/u$s que en 2016).

La cuestión es que la mayor parte de los componentes de los camiones exportados por la Argentina son, en realidad, importados, lo que hace que este sector en particular y toda la industria automotriz en general consuma muchas más divisas de las que genera. En 2017, según datos del Banco Central (BCRA), las plantas ensambladoras de vehículos tuvieron un déficit cambiario de 9074 M/u$s, lo que implica que otros sectores económicos superavitarios deben financiar la aventura de pretender que tenemos una industria automotriz.

Lo que sí tenemos es uno de los sectores agroindustriales más eficientes del orbe, el cual –hablemos claro– no se focaliza en la exportación de alimentos, sino en la de insumos para el sector alimentario (fundamentalmente cereales y harinas vegetales que se emplean para transformarlas, en los diferentes destinos, en carne aviar, porcina y bovina).

Podríamos llegar a tener algún día –quien sabe– una industria alimentaria tan gigantesca como la agroindustrial. Pero las naciones deficitarias de nutrientes aplican un arsenal de barreras proteccionistas para impedir el ingreso de alimentos porque prefieren, lógicamente, importar insumos para crear empleos por medio de la transformación de los mismos en alimentos en su propio territorio.

La mejor evidencia del fracaso argentino como “supermercado del mundo” es el hecho de que en 2017 el déficit comercial con China –la principal importadora de alimentos del mundo– fue de 7736 M/u$s.

Podríamos venderle más alimentos a los chinos, pero, para eso, deberíamos integrarnos comercialmente con ellos, abriendo nuestro mercado a las cosas que ellos producen en cantidades abismales –como, por ejemplo, camiones– para que nosotros podamos hacer lo mismo con los alimentos en esa plaza. Si replicamos ese proceso con otras naciones importadoras de alimentos que fabrican camiones –como Japón, Corea o Tailandia– seguramente nos encontremos algún día con una variedad enorme de modelos a precios baratísimos con respecto a los valores actuales de los pocos equipos disponibles.

Ese proceso, en caso de que algún día Argentina decida encararlo, no es gratis, porque implica, siguiendo con el ejemplo de los camiones (aunque son muchos los sectores que estarían involucrados), que las terminales ensambladoras deberían reconvertirse de manera profunda para adaptarse al nuevo contexto. Probablemente muchos empleos industriales se perderían para ser reemplazados por otros en las áreas de marketing, ventas y servicios mecánicos. Salir de una economía de entrecasa para empezar a competir con titanes globales tampoco es gratis: requiere toneladas adicionales de esfuerzo, dedicación, talento y creatividad.

Este tema, lamentablemente, no forma parte de la agenda de la clase dirigente argentina (concepto más amplio que el de gobierno e incluso más abarcativo que el de la corporación política) porque la misma cree que ni ellos ni la masa crítica de la población local tienen lo que hace falta tener para encarar ese proceso. Tanta falta de confianza se tienen.

La mala noticia es que, en el mundo en el que vivimos, la torta por repartir en una economía de entrecasa es cada vez más reducida, lo que genera no sólo que haya cada vez menos para repartir, sino que además habrá cada vez más gente que no recibirá nada.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

En los últimos dos años desaparecieron más de 177.000 vacas lecheras: muchas contribuyeron a consolidar el auge de exportaciones cárnicas a ChinaEl valor del maíz con entrega en Bahía Blanca tiene un derecho de exportación implícito de apenas el 5%La industria aceitera adelantó este año la oferta de “premios” en el disponible para que no se derrumbe la originación de sojaCupo de exportación de maíz: el Grupo Navilli fue el ganador de la semanaArgentina federal: la soja se transformó en un cultivo inviable en el NOAAlerta logística: transportistas provenientes de zonas con circulación de Covid-19 deberán presentar hisopado negativo para poder ingresar a Santa FeBolsonaro es el nuevo presidente de Brasil: legisladores de la “bancada ruralista” quieren reformular el Mercosur para “garantizar igualdad de condiciones entre los socios”Diputados proponen crear una Comisión Nacional de Investigación de Agroquímicos en el ámbito del Ministerio de Ciencia y TecnologíaCasañas denunció que la obligatoriedad de realizar análisis de granos “es un negocio de unos pocos laboratorios” que perjudica al productorUna campaña para extremar recaudos antes de sembrar soja: recomiendan no dejar de analizar la semilla compradaInforme reservado: sólo unos pocos funcionarios del gobierno pueden acceder a los resultados del documento sobre tierras en manos de extranjerosCristina aseguró que es “absurdo exportar maíz e importar carne de cerdo”: una misión imposible con la actual distorsión de precios relativosNegocio saludable: el precio ofertado por el girasol alto oleico alcanza un máximo de 360 u$s/toneladaSe oficializó la segunda tanda del subsidio para tamberos: Buenos Aires y San Luis se sumaron a la iniciativaArgentina perdió 1500 M/u$s por el cambio climático: al menos cuatro millones de toneladas de soja fueron liquidadas por tres semanas de lluvias torrencialesCombo alcista para el maíz: ola de calor en la zona núcleo estadounidense con perspectiva de derrumbe de stocksSe acabó el primer tiempo del partido de la soja 2012/13: pocos productores lo aprovecharonCarbio rechazó la ratificación de la barrera implementada por EE.UU. para evitar el ingreso del biodiesel argentinoAlerta logística: transportistas autoconvocados planean movilizarse el lunes en los accesos de las principales terminales portuariasEl desastre lechero también se refleja en las góndolas: en lo que va del año los precios de los lácteos subieron 18,5%Argentina país cárnico: el consumo de proteínas animales se mantiene estable a pesar de la crisis económicaSe reconfiguró el mercado post-pandemia de camionetas agropecuarias: Amarok le pisa los talones a HiluxBuena noticia para las naciones productoras de alimentos: el gobierno chino permitirá a las parejas tener hasta dos hijosBrasil prohíbe el uso de Paraquat a partir de 2021/22: ésta es la última campaña en la que podrá emplearseCreció 1,4% el stock bovino argentino: al ritmo actual se necesitarán al menos cuatro años más para recuperar lo perdido durante el genocidio ganadero kirchneristaLa ventaja de integrarse al mundo: tamberos uruguayos cobran un precio récord de 0,46 u$s/litroAlerta soja: sigue cayendo el precio de exportación del biodiesel El miércoles se cortan las lluvias en la región pampeana: pero ingresa una ola polar