Google+
Valor Soja »Actualidad

Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

En diciembre pasado fue de 1369 millones de dólares.
Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

La depreciación del peso (“devaluación”) instrumentada por el gobierno argentino en 2018 permitió revertir del déficit comercial a partir del mes de septiembre para cerrar diciembre con un superávit de 1369 millones de dólares.

La Argentina –una nación con una abultada deuda en dólares que debió recurrir al Fondo Monetario Internacional para evitar un nuevo default– está obligada a generar divisas para poder honrar sus compromisos. Así que el superávit comercial es una buena noticia.

La mala noticia es cómo se logró ese superávit: por medio de un derrumbe de las importaciones, muchas de las cuales corresponden a tecnología, equipos y maquinarias necesarias para eficientizar procesos productivos (ver gráfico).

Toda devaluación implica una pauperización de la población local (especialmente la más indefensa). Es un costo que un gerente de la macroeconomía puede decidir asumir a cambio de que la deprecación de la moneda local actué como un incentivo exportador que, con el tiempo, genere más riqueza de la que destruye.

Pero eso no está ocurriendo. Y tampoco va a ocurrir. Las exportaciones están estancadas hace años. Porque dependen casi exclusivamente de las divisas generadas por la agroindustria: el único cordón umbilical que conecta a la Argentina con el mundo. Gracias a la soja no somos África.

Argentina tiene potencial para generar muchas más divisas por medio de la exportación de alimentos, minerales y servicios (en 2019, nombrado “Año de la Exportación” por el decreto 1177, los servicios comenzarán a pagar retenciones; parece joda, pero es así).

En el mundo en el que vivimos la única manera de generar industrias con empleo agregado es por medio de asociaciones comerciales con naciones que cuenten con economías complementarias (China a la cabeza). Pero para eso es necesario darse cuenta que somos buenos haciendo algunas cosas. Y un desastre en otras. El modelo de sustitución de importaciones estaba muy bien en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Pero estamos en 2019.

Mantener la economía cerrada durante tantas décadas sólo conviene, en la actual coyuntura, a los que hacen negocios en este coto de caza. Son una minoría. Pero con mucho poder de lobby.

En la Argentina existe mucho talento, riqueza y empleos que nunca se desarrollarán al no poder acceder sin restricciones a los principales mercados del orbe. Tanto para exportar como para importar. El colmo de la ridiculez en la que vivimos es que las empresas deben pedir permiso al Estado para poder ingresar equipos libres de aranceles (en el marco del denominado “régimen de importación de bienes integrantes de grandes proyectos de inversión”). En un país normal deberían poder hacerlo directamente.

Estoy seguro que algún comunicador de alguna dependencia pública redactó un comunicado –que no leí– sobre lo bueno de haber logrado superávit comercial. La verdad es que, tal como estamos, da lo mismo tener superávit que no tenerlo. Porque seguimos haciendo lo mismo de siempre. Dependiendo de un solo sector (al que se manotea tributariamente como un acto reflejo cuando aparecen problemas). Aislados del mundo (¿qué quedó de la puesta en escena de la última reunión del G20?). Y convencidos de que no existe otra manera de hacer las cosas a pesar del desenlace final que tal accionar termina teniendo en nuestra propia historia.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Por el desastre climático este año casi no hubo descuentos estacionales en los precios de la soja: colapso logístico en el sur bonaerense“Debemos cuidar que no salga ni un solo barco de maíz o girasol con residuos de diclorvós”Un país sin kirchnerismo: el stock bovino uruguayo alcanzó un récord históricoAlerta contratistas: el gobierno bonaerense planea exigir el pleno cumplimiento de una normativa obsoleta con fines recaudatoriosRepuntaron los precios de los granos gruesos luego de que los fondos especulativos se liberaran de la “mochila” de posiciones compradasHacia dónde va el consumo: Amazon compró por 13.700 M/u$s la principal cadena de supermercados de alimentos naturales de EE.UU.Ranking de lealtad tambera: cuáles son las industrias lácteas que premian (o castigan) a los productores de mayor escalaA rezar: se vienen chances de lluvias de hasta 40 milímetros en el norte de la zona pampeanaConózcalos: la lista completa de los diputados opositores que avalaron el revalúo inmobiliario de ScioliLa exportación de leche en polvo acumula diez meses de pérdidas: los precios siguen en el subsueloLos chinos avisan: seguirán importando granos pero con la intención de desacelerar el ingreso de productos agroindustriales¿Cuánto tiempo de vida le queda al proyecto de Ley de Semillas?Mantener la economía cerrada no es gratis: el déficit comercial con China acumula casi 2900 M/u$s en lo que va del añoA partir de la semana que viene el sistema digital de turnos para ordenar la descarga en los puertos será obligatorioNuevo escenario ganadero: se mantienen firmes de los precios de la invernada a pesar de la retirada de los feedlotsVicentín sigue apostando por lograr un APE para mantener el control de sus negocios: nueva propuesta ampliada¿Cómo votaron los santafesinos en las principales regiones productivas de la provincia?Esta semana se viene otra ronda de lluvias importantes en la mayor parte de las regiones productivasNuevo ajuste de los combustibles de YPF: la industria etanolera aguarda novedades ante una situación de quebranto inéditaEl ajuste por inflación para los productores de yerba se determinó en casi 60%Productores entrerrianos perdieron dinero con el maíz temprano: el gobierno igual les cobrará retenciones por más de 145 millones de pesosLos feedloteros piden al gobierno que gestione ante la Unión Europea la readecuación de la cuota Hilton para adaptarla a la actual realidad productivaEsta semana se esperan precipitaciones en muchas de las zonas productivas necesitadas de aguaEn el último año la capacidad de compra energética de la soja argentina aumentó casi un 30%La mayor probabilidad de lluvias sigue presente sobre el extremo norte del paísLa Afip comenzó el mes de septiembre dando de baja a 38 empresas del Registro de Operadores de GranosEl Senado seguirá en manos del kirchnerismo: el nuevo gobierno puede llegar a tener un plazo de apenas dos semanas para eliminar retenciones agropecuariasKátia Abreu: “Los gobiernos deben comprender que los subsidios al maíz no son de los productores sino del abastecimiento nacional”