Google+
Valor Soja »Actualidad

Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

En diciembre pasado fue de 1369 millones de dólares.
Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

La depreciación del peso (“devaluación”) instrumentada por el gobierno argentino en 2018 permitió revertir del déficit comercial a partir del mes de septiembre para cerrar diciembre con un superávit de 1369 millones de dólares.

La Argentina –una nación con una abultada deuda en dólares que debió recurrir al Fondo Monetario Internacional para evitar un nuevo default– está obligada a generar divisas para poder honrar sus compromisos. Así que el superávit comercial es una buena noticia.

La mala noticia es cómo se logró ese superávit: por medio de un derrumbe de las importaciones, muchas de las cuales corresponden a tecnología, equipos y maquinarias necesarias para eficientizar procesos productivos (ver gráfico).

Toda devaluación implica una pauperización de la población local (especialmente la más indefensa). Es un costo que un gerente de la macroeconomía puede decidir asumir a cambio de que la deprecación de la moneda local actué como un incentivo exportador que, con el tiempo, genere más riqueza de la que destruye.

Pero eso no está ocurriendo. Y tampoco va a ocurrir. Las exportaciones están estancadas hace años. Porque dependen casi exclusivamente de las divisas generadas por la agroindustria: el único cordón umbilical que conecta a la Argentina con el mundo. Gracias a la soja no somos África.

Argentina tiene potencial para generar muchas más divisas por medio de la exportación de alimentos, minerales y servicios (en 2019, nombrado “Año de la Exportación” por el decreto 1177, los servicios comenzarán a pagar retenciones; parece joda, pero es así).

En el mundo en el que vivimos la única manera de generar industrias con empleo agregado es por medio de asociaciones comerciales con naciones que cuenten con economías complementarias (China a la cabeza). Pero para eso es necesario darse cuenta que somos buenos haciendo algunas cosas. Y un desastre en otras. El modelo de sustitución de importaciones estaba muy bien en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Pero estamos en 2019.

Mantener la economía cerrada durante tantas décadas sólo conviene, en la actual coyuntura, a los que hacen negocios en este coto de caza. Son una minoría. Pero con mucho poder de lobby.

En la Argentina existe mucho talento, riqueza y empleos que nunca se desarrollarán al no poder acceder sin restricciones a los principales mercados del orbe. Tanto para exportar como para importar. El colmo de la ridiculez en la que vivimos es que las empresas deben pedir permiso al Estado para poder ingresar equipos libres de aranceles (en el marco del denominado “régimen de importación de bienes integrantes de grandes proyectos de inversión”). En un país normal deberían poder hacerlo directamente.

Estoy seguro que algún comunicador de alguna dependencia pública redactó un comunicado –que no leí– sobre lo bueno de haber logrado superávit comercial. La verdad es que, tal como estamos, da lo mismo tener superávit que no tenerlo. Porque seguimos haciendo lo mismo de siempre. Dependiendo de un solo sector (al que se manotea tributariamente como un acto reflejo cuando aparecen problemas). Aislados del mundo (¿qué quedó de la puesta en escena de la última reunión del G20?). Y convencidos de que no existe otra manera de hacer las cosas a pesar del desenlace final que tal accionar termina teniendo en nuestra propia historia.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Se viene la fiebre del sorgo: qué hay detrás de los elevados precios que está registrando el cultivo forrajeroLos operadores especulativos siguen más optimistas con la soja: buena parte de los factores alcistas potenciales residen en la ArgentinaSoberanía energética: este año Uruguay tendrá una potencia eólica ocho veces superior a la de Argentina Ajuste en cuotas: la intervención del mercado del etanol se aplicará con vaselinaEl recrudecimiento del proteccionismo no es broma: “Argentina produce de manera sustentable pero somos muy malos para comunicarlo”Para que creza el área de cereales se necesitará financiación: por suerte volvieron los créditos en dólares para el agro argentinoEl mejor cliente: en julio Venezuela pagó por los pollos argentinos un precio 40% superior al abonado por el resto de las naciones importadorasColombia: la próxima frontera agrícola de los productores argentinosLlegó la ola polar: provocará heladas y chaparrones de nieveEl gobierno nacional exige al sector privado que pague un bono salarial de 5000 pesos: las empresas agropecuarias no están incluidas en la medidaClink caja: en apenas dos días el gobierno recaudó 160 M/u$s con retenciones anticipadas de maíz#ElCampoNoPuedeParar: la intendenta de Los Surgentes ordenó bloquear el paso de los camiones con granos provenientes del sudeste cordobésLas obras del tercer tramo del Plan Maestro de la Cuenca del Salado ni siquiera se terminaron de pagar: se financian con la recaudación de cuatro meses del Fondo SojeroEzequiel Tambornini recibió el premio “Innovación y Calidad en Periodismo Red CALC Alltech” a una de las dos mejores producciones publicadas en 2017Los productores que vendieron trigo en marzo pudieron obtener un ingreso adicional de 1500 $/ha gracias al empleo de la tecnología comercialCorredores de granos denuncian que la ventaja oficial concedida a AFA en trigo “viola las normas más elementales de competencia”El gobierno nacional ya recaudó más de 300 millones de dólares con el cobro de retenciones anticipadas de maíz 2013/14Uruguay: por el auge de consumo de grasas saludables uno de cada diez dólares lácteos ya procede de las exportaciones de mantecaApenas cinco empresas concentran la mitad del negocio de exportación de maíz pisingallo argentinoVialidad comenzó a aplicar en plena cosecha gruesa una norma técnica que debió estar vigente quince años atrás: provocó un paro de transportistas en QuequénLas cinco lecciones que nos dejará la pandemia del Covid-19Los fondos no se equivocaron: esta semana apareció el dato alcista en soja que estaban buscandoDemasiado caros: en lo que va del año la Argentina fue el único país del Mercosur que registró una caída en la exportación de carne bovinaLa Comisión de Enlace advirtió que el nuevo impuestazo al campo constituye “un panorama absolutamente desalentador”El salario promedio de los trabajadores del Ministerio de Agroindustria es de 60.000 pesos: la mayor parte se destina al área de agricultura familiarEsta semana la mayor probabilidad de lluvias se concentrará en el norte del paísSe vienen las elecciones legislativas: los candidatos deben explicar quién va a financiar al gobierno en un escenario de precios agrícolas decrecientesInsólito: el proyecto que declara a Vicentín como bien de utilidad pública contempla emitir deuda para “abonar los saldos correspondientes al proceso expropiatorio”