Google+
Valor Soja »Actualidad

Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

En diciembre pasado fue de 1369 millones de dólares.
Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

La depreciación del peso (“devaluación”) instrumentada por el gobierno argentino en 2018 permitió revertir del déficit comercial a partir del mes de septiembre para cerrar diciembre con un superávit de 1369 millones de dólares.

La Argentina –una nación con una abultada deuda en dólares que debió recurrir al Fondo Monetario Internacional para evitar un nuevo default– está obligada a generar divisas para poder honrar sus compromisos. Así que el superávit comercial es una buena noticia.

La mala noticia es cómo se logró ese superávit: por medio de un derrumbe de las importaciones, muchas de las cuales corresponden a tecnología, equipos y maquinarias necesarias para eficientizar procesos productivos (ver gráfico).

Toda devaluación implica una pauperización de la población local (especialmente la más indefensa). Es un costo que un gerente de la macroeconomía puede decidir asumir a cambio de que la deprecación de la moneda local actué como un incentivo exportador que, con el tiempo, genere más riqueza de la que destruye.

Pero eso no está ocurriendo. Y tampoco va a ocurrir. Las exportaciones están estancadas hace años. Porque dependen casi exclusivamente de las divisas generadas por la agroindustria: el único cordón umbilical que conecta a la Argentina con el mundo. Gracias a la soja no somos África.

Argentina tiene potencial para generar muchas más divisas por medio de la exportación de alimentos, minerales y servicios (en 2019, nombrado “Año de la Exportación” por el decreto 1177, los servicios comenzarán a pagar retenciones; parece joda, pero es así).

En el mundo en el que vivimos la única manera de generar industrias con empleo agregado es por medio de asociaciones comerciales con naciones que cuenten con economías complementarias (China a la cabeza). Pero para eso es necesario darse cuenta que somos buenos haciendo algunas cosas. Y un desastre en otras. El modelo de sustitución de importaciones estaba muy bien en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Pero estamos en 2019.

Mantener la economía cerrada durante tantas décadas sólo conviene, en la actual coyuntura, a los que hacen negocios en este coto de caza. Son una minoría. Pero con mucho poder de lobby.

En la Argentina existe mucho talento, riqueza y empleos que nunca se desarrollarán al no poder acceder sin restricciones a los principales mercados del orbe. Tanto para exportar como para importar. El colmo de la ridiculez en la que vivimos es que las empresas deben pedir permiso al Estado para poder ingresar equipos libres de aranceles (en el marco del denominado “régimen de importación de bienes integrantes de grandes proyectos de inversión”). En un país normal deberían poder hacerlo directamente.

Estoy seguro que algún comunicador de alguna dependencia pública redactó un comunicado –que no leí– sobre lo bueno de haber logrado superávit comercial. La verdad es que, tal como estamos, da lo mismo tener superávit que no tenerlo. Porque seguimos haciendo lo mismo de siempre. Dependiendo de un solo sector (al que se manotea tributariamente como un acto reflejo cuando aparecen problemas). Aislados del mundo (¿qué quedó de la puesta en escena de la última reunión del G20?). Y convencidos de que no existe otra manera de hacer las cosas a pesar del desenlace final que tal accionar termina teniendo en nuestra propia historia.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

En 2014/15 la industria aseguradora espera generar resultados en el sector agrícola luego de tres años para el olvidoLos hermanos de Capitanich aún guardan soja: la moneda más dura presente en la economía argentinaViande y Azul Natural Beef son los principales ganadores en la distribución de la cuota Hilton 2019/20Carambola climática: por la bajante histórica del río Paraná el precio del maíz en el sur bonaerense tiene un premio extraordinarioRealidad versus efecto psicológico: apenas un 10% del poroto de soja importado por Argentina provino de EE.UU.Cuidado con presupuestar rindes altos en 2016/17: Aiello advirtió que “se pueden dar interesantes impactos negativos para la producción de la próxima gruesa”Mastellone Hnos comenzó a perder tambos en la zona oeste al no equiparar los precios pagados por la competenciaConsorcios camineros y comisiones viales de zonas declaradas en emergencia agropecuaria podrán solicitar ayudas directas del gobierno nacionalLos administradores de fondos agrícolas apretaron el acelerador: las posiciones compradas en maíz subieron al nivel más alto del último añoEmpezamos mal: en enero las exportaciones argentinas de cortes frescos bovinos cayeron un 18%Este año el único que ganará dinero con la soja en el NEA será el gobierno nacional: cobrará retenciones por 370 M/u$s a productores fundidosParadoja K: el sector agroindustrial argentino dejó de ser competitivo a pesar de contar con un precio internacional de la soja récordSe acabó el subsidio forzoso: los nuevos valores de la hacienda vacuna comenzaron a trasladarse a los consumidoresSe recuperaron las exportaciones argentinas de biodiesel: volvió a ser más conveniente que vender aceite de sojaLas empresas de la cadena de valor sucraalcoholera deberán inscribirse en el Registro Único de la Cadena AgroalimentariaSe complica la seca en el sector sur de la zona pampeana: esta semana habrá una nueva oportunidad de lluviasVergüenza: Argentina dejó de figurar en el ranking mundial de las principales naciones exportadoras de carne bovinaAlerta climática: el Servicio Meteorológico advierte que existe alta probabilidad de que se profundice la restricción hídrica en La Pampa y oeste de Buenos AiresEste año los subsidios agrícolas pagados por el gobierno brasileño sumaron 630 M/R$: 20% de la cosecha de maíz de primera recibió aportesLa faena de vientres ingresó en la “zona” de liquidación: esperando (con impaciencia) el cambio de fase del ciclo ganaderoBingo: esta semana sin lluvias es ideal para terminar de levantar lo que queda de la cosecha gruesaEn el último año el precio de exportación de la colza descendió un 15%: los valores ofrecidos al productor son superiores a la capacidad teórica de pagoInsólito: dejaron afuera al sector agropecuario del programa para emprendedores “Fondo Semilla”Inauguran frigorífico ovino de Cristóbal López: no paga retencionesEl fin de semana habrá tiempo inestable sobre la región pampeanaEn el primer trimestre del año el precio promedio de exportación derivados de lactosuero descendió casi 25% por la pauperización de la demanda chinaMapa de calidad de semilla de soja: en el norte de la zona pampeana muchas partidas cosechadas luego del temporal no son aptas para volver a sembrarseParaguay volvió con todo a exportar carne a Chile: avanzó sobre Uruguay y ahora va por la cuota de mercado de Argentina y Brasil