Google+
Valor Soja »Ganadería

Los precios de la carne vacuna no subieron: se ajustaron por inflación al terminarse la sobreoferta coyuntural de hacienda

Una visión estructural sobre un problema puntual.
Los precios de la carne vacuna no subieron: se ajustaron por inflación al terminarse la sobreoferta coyuntural de hacienda

Los precios de la carne no subieron: se equipararon finalmente con el ritmo inflacionario del resto de los alimentos básicos. Es decir: estaban subsidiados el año pasado por condiciones circunstanciales presentes en el mercado ganadero.

Los técnicos dedicados a investigar la dinámica del mercado pecuario vienen advirtiendo hace meses que los precios de la hacienda se ajustarían en algún momento del presente año cuando se produjese el cambio de ciclo ganadero. Ninguna persona informada debería sorprenderse al respecto.

Por una serie de factores climáticos y macroeconómicos –una sequía severa seguida por un aumento sideral del valor del maíz provocado por la devaluación del peso– en 2018 hubo más oferta de carne de la que tendría que haber habido en una situación normal (si es que tal concepto puede ser empleado en la Argentina).

En el sector ganadero –donde los ciclos productivos, a diferencia de la producción aviar y porcina, no se miden en meses, sino en años– los daños provocados por la falta de inversiones o desinversiones (en el caso de liquidación de vientres) se ven en diferido: los ajustes de precios que estamos observando en las últimas semanas son producto del año desastroso que tuvieron que pasar en 2018 la mayor parte de los empresarios ganaderos.

En otras épocas, la ganadería podía darse el lujo de ser un hobby caro al recibir subsidios del sector agrícola. Pero la producción de granos en los últimos años viene siendo un negocio de altísimo riesgo con márgenes decrecientes: ya no puede ayudar a sostener planteos ganaderos.

Es importante advertir que la “suba” reciente del precio de la carne bovina es producto –al igual que en el resto de los alimentos– del impuesto inflacionario que el Estado nacional viene cobrando a los argentinos hace más de quince años (con especial incidencia en la última década).

Los países donde los gobiernos están comandados por personas capacitadas y responsables, no tienen necesidad de implementar un impuesto inflacionario para atosigar a la población local. Tal es el caso de Bolivia (con una inflación minorista anual del 1,4%), Chile (1,8%), Paraguay (2,4%), Brasil (3,7%) y Uruguay (7,3%). Hasta Evo Morales se dio cuenta de que era mejor negocio no expoliar al sector privado con el impuesto inflacionario.

De todas maneras, más allá del ajuste inflacionario (es decir, de la finalización del subsidio forzoso proveniente del sector ganadero), la carne en la Argentina sigue siendo baratísima. Un bife de cuadril en un supermercado Tienda Inglesa de Montevideo se vende en góndola actualmente a un valor equivalente a casi 400 pesos argentinos por kilogramo, mientras que en las sucursales porteñas de COTO ese mismo corte se comercializa a un precio de apenas 223 $/kg.

Eso ocurre porque en Uruguay la hacienda bovina se exporta en su mayor parte y, por lo tanto, constituye un bien dolarizado, mientras que el principal cliente de la carne argentina es por lejos el consumidor local, a quien la cadena cárnica cuida con particular esmero.

Todo eso no implica que los alimentos, entre muchos otros bienes, sean crecientemente inaccesibles para una proporción cada vez mayor de la pauperizada población argentina. Pero es fundamental comprender el problema con una visión integral. La culpa de ese fenómeno no está en el sector ganadero ni cárnico. Está en otra parte.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Canciller uruguayo pide reaccionar para evitar quedarse fuera del mundo: “Las conquistas sociales logradas en la pasada década corren riesgo de perderse”Se ajustó el valor del biodiesel destinado al corte con gasoil para llevarlo a 22,6 $/litroCrean el “Programa Nacional de Horticultura” con el propósito de intentar transparentar al sectorConfusión en el mercado agrícola por una norma del BCRA sobre plazos de ingresos de agrodivisas: se requiere aclaración urgenteCristina lo hizo: se derrumbó la cantidad de inscriptos en agronomía por la pauperización del negocio agrícolaSolidaridad: con la reducción de los reintegros a la exportaciones los productores de arándanos de Concordia transferirán este año un millón de dólares al Estado nacionalMalta de cebada: en 2012 las exportaciones argentinas serían 30% superiores a las del año pasadoAlerta legislativa: el kircherismo activó el tratamiento del proyecto que pretende establecer áreas de restricción productiva en “humedales”Primer día del paro agropecuario: ingresaron más de 3200 camiones a las terminales portuarias santafesinasTodo indica que llegó el cambio de fase de ciclo ganadero: pero el fenómeno podría ser contenido por el desastre climático generado por las inundacionesRepresalia comercial: México aplicó aranceles a la importación de quesos, frutas y carne porcina proveniente de EE.UU.La posibilidad de decomisar trigo se fundamenta en una normativa que no se encuentra vigente desde 1997Tiempo ideal en la mayor parte de las regiones agrícolas: esta semana sólo se prevén lluvias menores en el sur bonaerenseUn poco de la propia medicina: afectados por el bloqueo de Rodríguez Saá decidieron sitiar a la provincia de San Luis para intentar restituir sus derechos constitucionalesLas empresas elaboradoras de etanol en base a maíz registran la mejor relación de precios de toda su historiaUn regalo del mercado internacional: récord de operaciones de trigo 2018/19 para asegurar precios de venta en plena cosechaEmpresarios que usaron tecnología comercial podrán obtener un ingreso adicional superior a 4500 $/ha con la sojaMosaic se va del mercado argentino: una retirada estratégica motivada por la retracción global del negocio de los fertilizantes fosfatadosLa mejor política ambiental consiste en eliminar la burocracia creada por políticos ineptosSe prohibió el uso de plaguicidas durante el transporte de granos: dadores de carga deberán completar un nuevo formularioCuidado con las altas temperaturas: nueva herramienta del INTA para monitorear estrés calórico en vacunos en tiempo realNuevo capítulo de la “guerra comercial”: suben los precios de la soja al confirmarse una misión comercial china a EE.UU.Comenzó a regir un ajuste salarial del 35% para tractoristas y cosecheros retroactivo al mes de octubreUn solo grupo controla el 40% de las exportaciones argentinas de harina de trigo: en el “top ten” figuran dos firmas del NOALa fábrica de futuros novillos es la categoría más golpeada: el precio de las terneras medido en valor maíz cayó un 38%Empezó a negociarse el trigo 2015/16: el precio incorpora el “factor político” del próximo cambio de gobiernoEl salario promedio registrado en el sector agropecuario argentino es de 5513 pesos brutosSe acortó el Río de la Plata: tamberos argentinos van camino a cobrar lo mismo que sus pares uruguayos luego de estar muy rezagados