Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Malo para Argentina: la “guerra comercial” de Trump impulsó un proceso de desaceleración de la demanda de soja por parte de China

Un fenómeno que no será gratuito para los valores de la oleaginosa.
Malo para Argentina: la “guerra comercial” de Trump impulsó un proceso de desaceleración de la demanda de soja por parte de China

Hoy subieron los precios de los contratos futuros de soja en el mercado de Chicago (CME Group) debido a la inminente finalización de la “guerra comercial” lanzada el año pasado por el presidente estadounidense Donald Trump contra China. Se trata de una buena noticia. Pero solamente en el corto plazo.

Nada será igual en el mercado mundial de soja luego de arriesgadísima jugada instrumentada por Trump para obligar a su par Xi Jinping a sentarse a negociar cuestiones sensibles para los intereses estratégicos chinos (fundamentalmente en lo concerniente al reconocimiento de la propiedad intelectual).

La importación de poroto de soja por parte de China es una cuestión de seguridad nacional. Se trata de un insumo crítico para producir buena parte de las proteínas animales que se consumen en una nación habitada por más de 1400 millones de personas (18% de la población mundial).

La cuestión es que existen apenas tres grandes abastecedores de poroto de soja en el mundo: EE.UU., Brasil y Argentina. El año pasado el gobierno central chino decidió bloquear el ingreso de soja estadounidense a modo de represalia contra las barreras proteccionistas implementadas por Trump. Se quedó prácticamente con un solo oferente –Brasil–, pues Argentina, además de tener poca mercadería (una sequía destruyó varios millones de toneladas de soja), es la única de las tres naciones que procesa la mayor parte del poroto para elaborar y exportar biodiesel, harina y aceite de soja.

Brasil y Argentina, además, no son naciones que se encuentren integradas comercialmente con China –como sucede en el caso de Chile y Perú por medio de Tratados de Libre Comercio–, con lo cual el riesgo percibido por el gobierno chino al respecto provocó un cambio drástico en la materia.

La primera evidencia concreta de ese fenómeno es que la importación de poroto de soja por parte de China, luego de crecer de manera ininterrumpida en las últimas dos décadas, en el presente ciclo caerá –según proyecciones del USDA– a 88 millones de toneladas versus 94,1 millones en 2017/18.

Parte de esa caída se explica porque las compañías agroindustriales chinas –estatales o privadas con participación estatal– salieron a buscar fuentes de harinas proteicas alternativas en todos los rincones del mundo (como harina de colza canadiense o pellet de girasol ucraniano).

No es casual que desde comienzos del presente año el gobierno chino haya procedido a eliminar los aranceles de importación para las tortas y harinas de girasol, colza, algodón, maní, lino y palma (los cuales tributaban anteriormente un arancel de 5,0%). Tampoco es casual que haya quedado fuera de esa medida la harina de soja, pues el interés del gobierno chino es importar poroto para procesarlo en su propio territorio.

La harina de soja –principal producto de exportación argentino– ni siquiera tiene habilitado el ingreso al mercado chino, algo que solamente podría cambiar si ambas naciones se integraran en el marco de un Tratado de Libre Comercio.

Adicionalmente, la primera declaración de política pública del presente año 2019 publicada por el Comité Central del Partido Comunista de China (PCC) y el Consejo de Estado –considerada como un indicador de prioridades– está referida al desarrollo del sector agrícola para reducir la dependencia de importaciones de alimentos. Y remarca especialmente que se “desarrollarán planes para incrementar el área de siembra de soja”.

La desaceleración sistemática de la demanda de poroto de soja por parte del primer importador mundial de ese producto es un dato que no puede pasar desapercibido en una nación cuya economía depende para vivir de las divisas generadas por el complejo sojero.

Sin embargo, como en todo cambio de escenario, siempre será posible aprovecharlo como una oportunidad (transformándose en una economía integrada comercialmente con el principal país importador de alimentos del mundo) o como una nueva crisis por enfrentar (haciendo lo mismo que se viene haciendo desde hace décadas).

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El gobierno chino designa al desarrollo rural como objetivo político “número uno” para “incrementar el área de siembra de soja”Con la reducción de la retención al biodiesel Argentina volvió a colocar el biocombustible en el mercado españolArgentina país cárnico: el consumo de proteínas animales se mantiene estable a pesar de la crisis económicaCómo perder divisas: por el aumento de retenciones a los balanceados dejaron de ingresar 175 M/u$s para recaudar apenas 25 M/u$sChina asegura que las declaraciones de Trump referidas a escasas importaciones de productos agropecuarios de EE.UU. “son infundadas”Bolsas de trabajo de Uatre: última oportunidad del año para eximir a los productores con personal propio de la obligación de contratar trabajadores temporariosA mediados de diciembre un informe del Ministerio de Ambiente recomendó monitorear Buenos Aires y La Pampa porque podían “esperarse fuegos de comportamiento extremo”Brasil se consolida en 2020/21 como líder absoluto en el mercado mundial de soja con un crecimiento proyectado de 10 millones de toneladasUna alternativa para descomprimir la sobreoferta de expeller de soja: mezclarlo con maíz para exportarlo con una retención del 2,95%La lista completa de los productos agroindustriales del Mercosur que se verán beneficiados con la entrada en vigencia del acuerdo comercial con la Unión EuropeaYa se declararon exportaciones argentinas de trigo por casi 60 millones de dólares: un 88% menos que en el ciclo anteriorCuando todo lo que podía salir mal salió mal: palazo bajista para los precios del maíz argentinoSenasa declara el alerta fitosanitaria para dos chinches con capacidad para provocar daños catastróficos en muchos cultivosDiseño territorial: “Si no se quiere tener un cuarto cordón en el Gran Buenos Aires es necesario corregir urgente el actual sistema tributario”En 2016 la agroindustria generó un ingreso neto de divisas superior a 28.000 M/u$s para financiar el déficit cambiario del resto de los sectores económicosPeor que bajos precios es no tener política comercial: EE.UU. desplazó a la Argentina del mercado colombiano de maízSiguen subiendo los precios de los granos gruesos ante la perspectiva de un desastre climático en EE.UU.Contraste rioplatense: brasileños compran frigoríficos en Uruguay al tiempo que cierran unidades en la ArgentinaRanking de exportadores argentinos de dulce de leche: EE.UU. ya es el segundo destino de ventaUna de las dos federaciones argentinas de trabajadores de la carne lanzó un paro nacional para el lunesPerú es la principal fábrica latinoamericana de buenas noticias: Argentina quedó relegada de las oportunidades comerciales presentes en la nación andinaDiputados kirchneristas proponen crear el “Día del Chacarero” para “reconocer el esfuerzo que hace cotidianamente por nuestro país”Los molinos de granos orgánicos deberán inscribirse en el Registro Único de la Cadena AgroalimentariaDéjà vu: una vez más los ganadores serán aquellos que supieron realizar una adecuada gestión financieraEl 22 de diciembre habrá una audiencia pública para definir las nuevas tarifas del servicio de practicajeEstablecieron un cupo máximo de 1000 M/$ para el subsidio destinado a productores sojeros del norte del paísRepública Argentina: la jueza María Carolina Castagno dispuso el inmediato desalojo de los usurpadores del campo de la familia EtchevehereEn el primer semestre las exportaciones chilenas de salmón superaron en 275% a las colocaciones argentinas de carne vacuna