Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Educando a Roberto Salvarezza: la seguridad alimentaria de los argentinos no está en riesgo

Educando a Roberto Salvarezza: la seguridad alimentaria de los argentinos no está en riesgo

“La seguridad alimentaria de los argentinxs en riesgo. La carne y el trigo van al exterior para generar las divisas para pagar la deuda de (el presidente Mauricio) Macri. En el mercado interno tienen precio dólar, inaccesible para la mayoría”.

Así lo indicó en su cuenta de Twitter, Roberto Salvarezza, un doctor en bioquímica que actualmente se desempeña como diputado nacional por la provincia de Buenos Aires (Unidad Ciudadana) y que fue presidente del Conicet entre 2012 y 2015.

El trigo es una materia prima básica (commodity) y, como tal, su valor se expresa en dólares estadounidense en todas parte del mundo (esto es así porque el patrón de referencia monetario internacional es la moneda estadounidense; quizás dentro de cincuenta años cotice en yuanes).

En las naciones exportadoras cotiza con el precio FOB, mientras que en aquellas que deben comprar el cereal a otros países cotiza al valor de paridad de importación.

En el presente ciclo 2018/19 la producción argentina de trigo fue de 19,4 millones de toneladas –según datos oficiales– de la cual los argentinos sólo necesitamos 5,70 millones para tostadas, facturas y pastas, entre otros productos. El resto puede ser aprovechado por consumidores de otros países a cambio de divisas que pueden ser empleadas, efectivamente, para cancelar deuda externa contraída por el Estado nacional, pero también para comprar bienes que no producimos aquí (como celulares o café).

En el año 2013, cuando Salvarezza ocupaba el cargo de presidente del Conicet –institución que debería representar a buena parte de la cumbre del pensamiento científico en la Argentina–, el precio del trigo argentino registró un valor desproporcionadamente elevado y los productos panificados resultaron inaccesibles para la mayor parte de los consumidores argentinos. Adicionalmente, perdimos el mercado de trigo brasileño en manos de EE.UU.

Hoy el valor FOB del trigo pan argentino se encuentra en 234 u$s/tonelada con un derecho de exportación móvil que está actualmente en torno al 10%. Pero en mayo de 2013 logró superar los 400 u$s/tonelada para luego alcanzar un máximo histórico de 750 u$s/tonelada en la segunda quincena de octubre de ese año. Aún con un derecho de exportación del 23% –la alícuota fija vigente por entonces– el valor interno del cereal resultaba estratosférico (ver gráfico).

La explicación de tan inusual evento es muy simple: la regulación de exportaciones (con cupos aleatorios y discrecionales) junto con los derechos de exportación hicieron inviable económicamente la producción de trigo en muchas regiones productivas, de manera tal que, frente a una adversidad climática, Argentina quedó en octubre de 2013 sin disponibilidad de trigo para consumo interno y también sin la posibilidad de importar cereal, debido a que el entonces secretario de Comercio, Guillermo Moreno, consideraba que esa medida –práctica usual en cualquier nación civilizada– no era adecuada en términos políticos.

La inseguridad alimentaria en la Argentina no tiene relación alguna con la exportación de trigo, sino más bien con la falta de oportunidades –propia de una economía cerrada– que impide que más de un tercio de la población local, en lugar de contar con un trabajo digno, deba arrodillarse frente al administrador de turno de la corporación política para suplicar por migajas.

En términos axiológicos, el comentario de Salvarezza deja ver a trasluz la concepción ideológica de que la producción de trigo en particular y agropecuaria en general debería ser un servicio público. Y esa es la cuestión central. No el disparate argumental.

Argentina es un país esquizofrénico que hace décadas viene queriendo todas las ventajas de una economía de mercado pero con los derechos vigentes en un régimen socialista. La incongruencia de ambas posibilidades se paga con legiones crecientes de excluidos, destrucción sistemática del sector privado y, cada tanto, una explosión macroeconómica.

Tenemos algún día que ponernos de acuerdo. Si queremos ser una economía de mercado integrada con el mundo. O un país socialista en el cual todos trabajemos para instituciones o empresas estatales. Las dos cosas no se puede.

Ezequiel Tambornini

Foto. Oscar Parrilli y Roberto Salvarezza (parado, con camisa blanca) en el Instituto Patria (noviembre de 2018).

Contenido relacionado

Los precios de la carne vacuna no subieron: se ajustaron por inflación al terminarse la sobreoferta coyuntural de hacienda

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El Instituto de Estadísticas de Santa Fe comunicó que el Censo Agropecuario 2018 se extiende hasta marzo: pidió a los productores no encuestados que contacten al censistaTodos los estados brasileños lindantes con el territorio argentino y uruguayo ya son libres de aftosa sin vacunaciónLa principal entidad gremial brasileña pidió “cautela” a los productores de soja ante una eventual caída de preciosCarambola climático-burocrática: la oferta 2015 de semillas forrajeras será aceptable por el stock remanente del ciclo anteriorSumisión federal: el Presupuesto 2013 destina a las provincias apenas un 26% de la recaudación totalLa fuga de Schillaci y los hermanos Lanatta fracasó por no saber nada de campo: algunos consejos prácticosYa está listo para ser aprobado en Diputados el proyecto de gestión de envases de fitosanitarios: será reglamentado por Agroindustria y AmbienteEl presidente del Mercado de Liniers aseguró que los llamados del gobierno no son intimidatorios: “Simplemente nos piden que tengamos cuidado”Agroquímicos: un problema generado por la “invasión de los pueblos hacia los campos” que se soluciona con una mayor profesionalizaciónEl tamaño importa: el megatambo de Adecoagro vende leche a un precio de 0,45 u$s/litroOutlook Ganadero CREA: están dadas las condiciones para una recuperación de los precios de la haciendaUna cadena de valor generosa: el precio en góndola de los quesos blandos es 120% superior al de salida de fábricaLuego de la súper devaluación los tamberos argentinos volvieron a cobrar menos que sus pares uruguayosEn lo que va del año el campo aportó una mayor cantidad de recursos: no es suficiente para compensar el drenaje constante de divisasEl precio de la leche en Uruguay cayó al nivel más bajo de los últimos dos años: igual sigue creciendo la producciónCambio climático: un estudio del gobierno nacional asegura que el cultivo de maíz contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernaderoConfirmado: el cambio de fase de ciclo ganadero está completamente instalado para consolidar la recuperación de los precios de la haciendaMolinos, Don Mario y Klein figuran en el listado de empresas que no pudieron validar el origen legal de la semilla de trigo de uso propioMercado desarbitrado: las partidas de cebada cervecera con alto nivel proteico siguen registrando descuentos superiores a 30 u$s/toneladaVenezuela es el principal comprador de sembradoras argentinas: el negocio se concentra en apenas cuatro empresasComplejo sojero: el gobierno ya cobró retenciones anticipadas sobre un volumen superior a 10 millones de toneladasChina rechazó casi 890.000 toneladas de maíz estadounidense por tener un evento no aprobado de Syngenta: alerta por la introducción de un nuevo materialResucitó la industria fierrera gracias a la recuperación del campo: ventas de sembradoras crecieron 45%La mayor parte de los productores y acopios afectados no aceptarán la propuesta de APE de Vicentín: “Sin nuestra mercadería la empresa no puede continuar”En lo que va del año ingresaron apenas 54 cosechadoras importadas al mercado argentino a un valor promedio de 225.000 dólaresAdiós soja: la agricultura tradicional ya no es viable en el norte de Salta por el crecimiento desmedido de costosCosto argentino: los exportadores de alimentos para animales siguen sufriendo un trato discriminatorio por parte de la AduanaBrasil: prohíben las ivermectinas de larga duración para asegurar la calidad de las exportaciones de carne bovina