Google+
Valor Soja »Actualidad

La venta de bioinsumos creció 70% en Brasil: pero aún sigue siendo un alternativa marginal para el control de plagas y enfermedades agrícolas

El año pasado versus 2017.
La venta de bioinsumos creció 70% en Brasil: pero aún sigue siendo un alternativa marginal para el control de plagas y enfermedades agrícolas

La producción de productos biológicos para control de plagas y enfermedades agrícolas creció más del 70% en el último año en Brasil al facturar en 2018 un total de 464,5 millones de reales (unos 120 millones de dólares al tipo de cambio actual) versus 262,4 millones en 2017, según datos de la Asociación Brasileña de las Empresas de Control Biológico (ABCBio) que representan alrededor del 70% del mercado nacional de bioinsumos.

“El crecimiento del mercado brasileño de bioinsumos crece en línea con la tendencia mundial de reducción del uso de agroquímicos para combatir plagas y enfermedades. En un país con alto índice de insectos debido al clima tropical, el desafío de los productores es reducir la aplicación de agroquímicos, principal método de manejo de plagas del país actualmente, pero también disminuir el costo de producción y los riesgos ambientales y sanitarios asociados”, indica un artículo publicado esta semana por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil.

Los bioinsumos –diseñados a partir de seres vivos, fundamentalmente microorganismos– se emplean como biofertilizantes, biorremediadores, bioestimulantes y biocontroladores, entre otros usos.
El manejo de control biológico es realizado hace más de diez años en el establecimiento Salgueiro da Serra, localizado en Buritis (Minas Gerais) y perteneciente al Grupo Agrosalgueiro de la familia brasileña Aoyagui (descendiente de japoneses).

“Con el control químico no teníamos muchas posibilidades de reducir costos, porque cada año estábamos aumentando dosis o números de aplicaciones, mientras que con los insumos biológicos fue lo contrario: reducimos dosis y número de aplicaciones”, explicó Rogério Aoyagui.

El agrónomo indicó que, para reducir la incidencia enfermedades, el manejo biológico se transformó en una herramienta fundamental a través del uso de microorganismos probióticos. También emplean agentes promotores de nitrógeno y compuestos líquidos a base de residuos animales como fuente de nutrientes para el suelo.

“Actualmente logramos reducir y en algunos casos sustituir agroquímicos. Y, obviamente, alcanzamos la meta inicial de reducción de costos. Aumentó la productividad y se redujo la carga de químicos. Estábamos un poco temerosos, pero el resultado fue muy interesante”, apuntó Aoyagui.

“Es difícil aceptar el cambio y la ruptura de paradigmas que tienen técnicos, consultores, propietarios y empleados; ese fue uno de los mayores desafíos. Puedo seguramente decir que el manejo biológico es un camino sin vuelta, una herramienta importantísima para la revolución agrícola del mundo”, añadió.

El seguimiento del impacto del uso de bioinsumos en el establecimiento fue realizado por investigadores de Embrapa (el equivalente al INTA en Brasil). “Nuestra meta es reducir al menos en un 50% el uso de agroquímicos. Ese es el gran sueño”, aseguró Aoyagui.

Embrapa cuenta con unos 100 investigadores dedicados a desarrollar y validar el uso de bioinsumos agrícolas en diferentes regiones agrícolas brasileñas. “Muchos productos biológicos desarrollados por Embrapa se están comercializando en el mercado local. Todas las unidades están haciendo cosas nuevas; contamos con productos para el control de orugas, chinches nematodes”, comentó Rose Monerrat, directora del área de Recursos Genéticos y Biotecnología de Embrapa.
Entre las investigaciones en marcha se incluye el trabajo realizado en Embrapa Amazonia Oriental, situada en Belém (Pará), donde investigadores están buscando controladores biológicos contra el fusarium que afecta a las plantaciones locales de pimienta, dado que no existe ningún producto químicos habilitado para controlar la enfermedad en ese cultivo.

“Todas las enfermedades que afectan al açaí (fruto tropical), por ejemplo, no tienen un producto químico registrado. Otros ejemplos son el cupuaçu (fruto a partir del cual se extrae un aceite que es empleado por la industria cosmética), los frutales nativos y la mandioca”, explicó Alessandra Keiko de Embrapa Amazonia Oriental.

La ministra de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, Tereza Cristina, proyecta que el mercado de bioinsumos tiene un potencial de crecimiento sostenido en el país porque los mismos, lejos de ser usados solamente por productores orgánicos, están siendo empleados cada vez más por empresarios agrícolas tradicionales.

“Los productores brasileños en general y los de caña y de granos en particular vienen buscando muchos productos biológicos para el manejo fitosanitario de sus cultivos. Entonces, la tendencia es que los mismos crezcan aún más y para eso es importante que se perfeccione el proceso de aprobación en el Ministerio de Agricultura para así permitir que esos productos no tóxicos estén a disposición de los agricultores brasileños”, comentó Tereza Cristina.
Brasil tiene actualmente 256 productos de baja toxicidad registrados, entre los cuales se incluyen microbiológicos, feromonas y extractos vegetales. Sólo en el año 2018 se registraron 52 productos, la mayor cantidad anual desde 1991, cuando se liberó el primer producto biológico en el país.
A pesar del crecimiento que vienen registrando los bioinsumos en Brasil, en 2018 los mismos apenas representaron un 2% de la facturación total del mercado de control de plagas. Para el profesor titular de Entomología y Acarología de la Escuela Superior de Agricultura, Luiz de Queiroz de la Universidad de São Paulo (Esalq-USP), José Roberto Parra, el gran problema en el país es la existencia de una cultura de control químico entre los productores.

“El problema de Brasil, básicamente, es cultural. Los productores dicen yo seguiré aplicando insecticidas porque mi padre aplicaba, mi abuelo aplicaba. Y lógicamente, como es de esperar, hay presión de quienes producen insecticidas Lógico, eso existe. Entonces es necesario cambiar esa cultura para que la gente utilice menos productos químicos”, aseguró Parra.

Sin embargo, del total de 1137 plagas y enfermedades de interés agrícola registradas en Brasil, hasta el momento sólo 86 cuentan con alternativas de control biológico. “La disponibilidad del insumo biológico es fundamental, así como la calidad. No sirve de nada hablar que tenemos control biológico si no ofrecimos opciones”, resalta Parra.

La cuestión de la logística y el almacenamiento de los microorganismos utilizados para combatir plagas y enfermedades constituye uno de los principales obstáculos para promover el crecimiento de la nueva tecnología.

“Los productos tienen que permanecer a bajas temperaturas y eso es un gran problema para el control biológico. Los productos a base de virus son los más afectados, aunque depende mucho del tipo de formulación. Los elaborados a base de bacterias tienen una vida útil más larga, pero otros tienen un tiempo menor”, explicó Rose Monerrat (ver foto).

Otra de las dificultades que limitan la extensión del uso de bioinsumos en Brasil es la falta de investigaciones suficientes que validen el nivel de control logrado y la dificultad para aplicarlos en grandes superficies agrícolas.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Fondos especulativos mantienen posiciones en soja: podrían iniciar fase de toma de gananciasMañana comenzará a mejorar el tiempo en la región central del paísSimplificación burocrática: el Ministerio de Agroindustria dio de baja 49 normas creadas en las últimas tres décadasA partir de enero de 2019 la Afip comenzará a realizar denuncias penales contra los frigoríficos que realicen facturas apócrifas para forzar el blanqueo de las carniceríasRequiem para los ROE: vuelve el sistema de declaraciones de ventas al exterior pero se mantiene el cobro anticipado de retenciones en sojaSalió el ranking de las principales 50 empresas lácteas argentinas: una de las últimas “fotos” de SanCor ocupando los primeros puestosEl Senasa extendió hasta febrero de 2021 el plazo de reinscripción de campos con ganado destinado a cuota HiltonLa exportación de leche en polvo acumula diez meses de pérdidas: los precios siguen en el subsueloTeléfono para Buryaile: dirigentes de CRA pidieron al gobierno que desactive la “retención privada” de facto implementada por MonsantoSiguen subiendo los precios de los granos gruesos ante la perspectiva de un desastre climático en EE.UU.Los dólares del campo siempre están: el ingreso neto de divisas aportado por la agroindustria en el primer bimestre del año superó los 3500 M/u$sAvanza la integración comercial en el mundo civilizado: la mayor parte de los argentinos sigue sin enterarseOperadores especulativos siguen apostando fuerte por una recuperación de las cotizaciones del maízEn 2017 hubo un récord histórico de venta de tractores: muchos productores aprovecharon el retraso cambiario para renovar equiposEl lunes habrá probabilidad de lluvias moderadas en la región pampeana: recién el jueves podría registrarse un aporte de agua importanteEsta semana se vienen varios días del mal tiempo que complicarán las tareas agrícolasUn hecho jamás visto: China desplazó a México para transformarse en el primer comprador de maíz estadounidenseComenzaron a repuntar los precios de la leche en polvo argentina gracias a la demanda de vecinos: algunas empresas ya reciben más de 2500 u$s/toneladaSe cayeron los commodities pero no importa: en el último año los que invirtieron en JBS duplicaron el capital gracias a la proteínas cárnicasSostenibilidad: proyectan que en la campaña 2019/20 la proporción de área de soja versus maíz se mantendrá en 2,76 hectáreasYa suman 240.000 toneladas los embarques de soja estadounidense comprados por Argentina para descomprimir el déficit de oferta previsto a fin de añoEmergencia lechera: se descontroló el precio de los lácteos con una suba de casi el 10% en el primer trimestre del añoComo en la mejor época de fines de los 90: el déficit cambiario del sector turístico registró en enero una suba del 61%Reaseguro chino ante un eventual escenario de continuidad de la guerra comercial: eliminó aranceles de importación de todas las harinas vegetales (menos de soja)Casamiquela y Kicillof anunciaron más minicompensaciones con el aval de Príncipe: la dirigencia agropecuaria calificó la movida como “una nueva provocación”Adiós al trabajo sacrificado: buscan modelos de tambos más amigables para evitar la alta rotación del personal lecheroCambio climático: las altas temperaturas de octubre liquidaron la calidad del trigo cosechado en el norte de la región pampeanaSencillo: con la publicación de un precio los productores trigueros podrían ganar 30 u$s/tonelada más