Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

“El hecho de no aceptar lo que somos no es gratuito: genera angustia, pobreza y desesperación”

Charla de Ezequiel Tambornini sobre el potencial del agro argentino.
“El hecho de no aceptar lo que somos no es gratuito: genera angustia, pobreza y desesperación”

“Aceptar lo que somos, agradecer lo que tenemos, es un paso necesario para poder crear las condiciones que nos permitan desarrollar el potencial genuino que permanece dormido. Pero eso depende de nosotros. De nadie más”.

Así lo indicó hoy Ezequiel Tambornini, editor de Valorsoja.com, durante una charla ofrecida en un evento organizado por Agrobit y SAP Argentina en la localidad bonaerense de Munro.

“La Argentina tiene un empleo en el mundo gracias a la agroindustria en general y a la exportación de cereales, harinas, aceites vegetales y biodiesel en particular. ¿Cómo sería la Argentina sin la agroindustria? Probablemente no sería nada”, aseguró.

La mayor parte de las divisas genuinas generadas por la Argentina proviene del sector agroindustrial. Los demás grandes sectores generadores de bienes y servicios de la economía argentina consumen muchísimos más dólares de los que generan y son “subsidiados”, en términos cambiarios, por el sector agroindustrial.

Incluso el petrolero. Los yacimientos patagónicos de hidrocarburos no convencionales (shale oil, shale gas y tight gas) siguen por el momento siendo una promesa a la hora de pagar la cuenta porque consumen más divisas de las que generan.

“Increíblemente, a pesar del enorme capital natural y cultural que tenemos en nuestro país, la Argentina se ha transformado en una gran exportadora de turistas, algo insólito en una nación que necesita cuidar cada una de las divisas generadas para honrar sus compromisos no solo con inversores privados, sino ahora también con el propio Fondo Monetario Internacional”, apuntó.

El turismo receptivo es un factor clave para desarrollar la cadena de valor de la agroindustria argentina porque los visitantes extranjeros, además de aportar divisas, luego se convierten en embajadores de productos argentinos. Sin embargo, nuestro balance cambiario turístico es negativo. Nuestros viajeros al exterior gastan mucho más que los visitantes extranjeros que nos visitan.

“Somos una nación esquizofrénica. Nos acordamos del campo solamente cuando el tipo de cambio se dispara de manera descontrolada. ¿Cuándo van a vender la soja los productores? Como si la sola decisión de venta produjese, como por arte de magia, la materialización instantánea de dólares”, remarcó Tambornini.

“Las naciones que están orgullosas de lo que son favorecen a aquellas actividades que son constitutivas de la columbra vertebral de su economía. Y no sólo las favorecen, sino que salen en su ayuda cuando se presentan situaciones críticas. En 2009 pudimos ser testigos de un hecho histórico cuando el propio gobierno federal estadounidense creó una cantidad descomunal de dinero para salvar del colapso a su industria automotriz”, recordó.

“No es el caso de la Argentina, donde al sector agroindustrial se lo asfixia con impuestos y regulaciones excesivas. Si estuviésemos orgullosos de lo que somos, permitiríamos que el campo se desarrollara para engendrar, como consecuencia inevitable, una gran industria alimentaria que, con el tiempo, pudiese generar una cantidad superior de divisas que la propia agroindustria”, añadió.

Tambornini dijo que para apaciguar la vergüenza que sentimos por el hecho de tener un empleo agroindustrial en el mundo, le quitamos una gran cantidad de recursos a ese sector para redistribuirlos en otras industrias que sí consideramos sinónimo de desarrollo, aunque esas industrias, cuando aparecen los primeros atisbos de crisis, no dudan en suspender o incluso despedir personal.

“Para poder aplicar ese mecanismo redistribuidor de recursos, es necesario mantener la economía cerrada, de manera tal de evitar que las industrias que viven de prestado compitan con otras mucho más eficientes situadas en otras regiones del orbe”, señaló.

Los argentinos nos sorprendemos al saber que Chile –una nación con una economía tradicionalmente dependiente del negocio del cobre– logró en 2018 un mayor ingreso de divisas por exportaciones de productos no-cobre gracias al desarrollo de la agroindustria.

“Chile, una nación orgullosamente minera, se integró al mundo para promover –además del cobre– el desarrollo de todas aquellas cosas que en las que podían llegar a ser buenos. Chile tiene en vigencia quince Tratados de Libre Comercio, entre los cuales se incluyen los firmados con China, EE.UU., Canadá y México –entre otros– por medio de los cuales los bienes exportables pueden ingresar a los principales mercados del mundo sin restricciones. Y hoy son grandes exportadoras de frutas, salmón, madera y vinos, todos productos en los que la Argentina también podría destacarse si dejásemos de tener vergüenza de nosotros mismos”, explicó.

“Vivir con vergüenza no es saludable. El hecho de no aceptar lo que somos no es gratuito: genera angustia, pobreza y desesperación”, concluyó.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Más que forrajero para forrarse: el sorgo 2020/21 ya vale 25 u$s/tonelada más que el maíz tempranoEl gobierno uruguayo reasignó partidas destinadas al agro para financiar el “Fondo Coronavirus”: apoyo total del campoSe remató el primer lote de trigo 2018/19: cuál es el mensaje simbólico detrás de esa representaciónArgentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buenaEsta semana se prevén tormentas intensas en el NEA con importantes acumulados de precipitaciones: Córdoba debe seguir esperandoArgentina recuperó el monopolio de la fiscalización de semillas al dar de baja el sistema de control en destino implementado por MonsantoRecién el martes regresarían las precipitaciones en la región pampeana: seguirá el tiempo inestable en el NEACuenta regresiva: con los cálculos oficiales de consumo interno ya se habría cubierto un 60% del saldo exportable de maíz Corrientes: pedirán dejar de vacunar a novillos pesados en la segunda campaña contra la aftosaEl Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria para el sindicato de aceiteros ante una medida insólita que paralizó a la principal industria argentinaEl gobierno se “encanutó” más de 2600 M/$ del Fondo Hídrico: el año pasado sólo se aprobaron obras para tres municipios del ConurbanoEl déficit turístico alcanzó un récord de 4735 M/u$s: la fábrica de embajadores de productos argentinos aún trabaja a media máquinaElecciones legislativas 2019: ¿Quiénes podrían llegar a ser los referentes del agro en el Congreso?Comenzó a operar la Dirección Nacional de la Seguridad Rural en Uruguay para combatir a la “industria organizada” del abigeatoEn la soja está la solución para zafar del súper aumento del precio de los combustibles: el valor del biodiesel es de apenas 18 $/litroEtchevehere viaja a China para solicitar la habilitación de nuevos eventos agrícolas: entre los pedidos se incluye a la soja tolerante a sequíaCorralito contra la evasión: frigoríficos deberán cumplir un régimen de percepción de IVA lleno cuando vendan a carnicerías no registradasArgentina dejó de colocar tractores en Venezuela: en lo que va del año apenas se exportaron 22 equipos a Chile y AngolaFin de semana de lluvias para recomponer el estado del trigo y la cebada en muchas regiones productivasLos productores estadounidenses inundados cuentan con un seguro subsidiado que garantiza un ingreso mínimo: cómo funcionaLa inflación de la canasta cárnica vacuna está ocho puntos por debajo del promedio general de los alimentosEl gobierno chileno evalúa volver a restringir el ingreso de maíz pisado argentino: últimos días para registrar exportacionesCasamiquela y Kicillof anunciaron más minicompensaciones con el aval de Príncipe: la dirigencia agropecuaria calificó la movida como “una nueva provocación”La principal causa del “impuestazo” de Scioli: el gasto en salarios públicos aumentó un 39%Malta de cebada: en 2012 las exportaciones argentinas serían 30% superiores a las del año pasadoSiguen firmes las ventas de “camionetas agropecuarias” gracias a los créditos oficiales con tasas subsidiadasLos precios del maíz temprano argentino se divorcian de EE.UU. en plena cosecha para alcanzar valores mayores a los presupuestadosExportadores buscan alternativas creativas para originar maíz antes de un eventual incremento de retenciones