Google+
Valor Soja »Actualidad

Brasil y Argentina ya tienen una moneda común: se la conoce como soja

Marketing político de cabotaje.
Brasil y Argentina ya tienen una moneda común: se la conoce como soja

En la década del ’90 Alfredo Casero creó un programa televisivo que empleaba el absurdo llevado al límite para tratar cuestiones políticas. Se llamaba Cha Cha Cha. Pero en las décadas siguientes no pudo volver a reeditarlo porque, sencillamente, la realidad se lo llevo puesto.

Funcionarios del gobierno argentino filtraron que está trabajando con la administración brasileña de Jair Bolsonaro para crear una moneda común que se denominaría “peso real”.

Para crear una moneda común el primer requisito es contar con una moneda propia, algo que Brasil tiene, pero la Argentina –con una inflación anual del 55,8%– claramente no.

La noticia, en caso de ser cierta, sería entonces que la Argentina está evaluando ceder la política monetaria al Estado nacional brasileño y que Bolsonaro, para no herir el ego argento, aceptaría cambiarle el nombre a su moneda (“peso real” por “real”).

Tal hecho implicaría que la corporación política argentina renunciaría a seguir cobrando el impuesto inflacionario a los siervos tributarios que habitan el territorio local, algo que luce más que poco probable conociendo los antecedentes de los integrantes de la misma.

Pero la gran noticia –más allá del marketing político de cabotaje– es que Brasil y Argentina tienen ya una moneda común. Y es la soja. Un poroto mágico que, ya sea exportado como grano o harina, se emplea en todos los confines del orbe para proveer de proteínas animales a la clase media mundial emergente.

Eso porque la soja se emplea como alimento base para alimentar aves, cerdos, vacunos y hasta peces, los cuales luego van a terminar a la cena de familias que, si bien décadas atrás se conformaban con un platito de arrocito con vegetales, ahora pueden darse el lujo de consumir proteínas animales. Y esa costumbre, pase lo que pase, ya no tiene vuelta atrás (como sucede en la Argentina con el amor al asado).

Cada semana miles de millones de habitantes de Asia, Medio Oriente, África y Latinoamérica pueden comer carne y lácteos gracias a la plena disponibilidad global de soja (que aporta proteínas) y cereales (energía) que conforman las raciones animales.

Argentina y Brasil, en conjunto, son los principales productores mundiales de soja. Y si sumamos a Paraguay y Uruguay (los otros dos integrantes del Mercosur) el liderazgo es inalcanzable para EE.UU., que es el segundo proveedor mundial del poroto.

La soja, como todo commodity o materia prima básica, cotiza en dólares estadounidenses –el patrón monetario de referencia mundial– porque es un bien aceptado y demandado en todo el mundo; un bien indispensable para el desarrollo de la civilización humana. Por ese motivo, es una moneda fuerte por sí misma, especialmente si se tiene en cuenta que desde la década del 70 las principales monedas del mundo son de curso forzoso, es decir, no tienen ningún respaldo tangible por detrás.

En la Argentina, a diferencia de lo que sucede en Brasil, a los encargados de producir la moneda que nos mantiene conectados con el mundo, se los aplasta con impuestos excesivos y regulaciones demenciales.

Brasil tiene muchos, muchos problemas económicos. Pero la clase dirigente del principal socio del Mercosur tiene algunas cosas claras. La primera es que es necesario contar con una moneda propia (la inflación anual brasileña no supera el 5%). La segunda es que es fundamental dejar trabajar en paz a los encargados de producir divisas. Aquí en la Argentina no su cumplen ninguna de las dos premisas.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Crisis frigorífica: sindicalistas piden ayuda urgente ante un agravamiento de la ola de despidos, suspensiones y atrasos salarialesEl Covid-19 desnudó la hipertrofia demográfica argentina: un problema que puede ser una oportunidadHormigas versus Cigarras: creció casi cinco veces el superávit comercial chileno al tiempo que el argentino es casi inexistenteConcentración demográfica urbana: la soja no es parte del problema sino de la soluciónChau Mercosur: Uruguay quiere firmar un acuerdo de libre comercio con Chile antes de fin de año para mejorar el perfil de las exportaciones destinadas a mercados asiáticosEl campo como generador de desarrollo industrial: en septiembre el vehículo más vendido fue Toyota HiluxEmpresarios y trabajadores cárnicos se movilizan mañana para reclamar la regularización de nueve matarifes que operan como cooperativas truchasLa creación de Pymes procesadoras de soja fue promovida durante años por el INTA: ahora el gobierno decidió liquidar el negocioFundación Barbechando: “Es necesario un consenso para dejar de considerar a las derechos de exportación como una herramienta para el equilibrio fiscal”Insólito: una norma burocrática del gobierno argentino restringe la posibilidad de aumentar las exportaciones de bioetanolSe recuperaron los precios internacionales de la urea granulada: pero no habrá más subas mientras los chinos sigan inundando el mercadoCrisis avícola: otra empresa del sector comenzó a librar cheques sin fondosEfecto SanCor: la capacidad ociosa del sector lácteo argentino supera el 50%El stock de vientres cayó al nivel más bajo desde 2016: se confirma dato clave del cambio de ciclo ganaderoVolvió el cepo exportador para el maíz: en el último mes apenas se habilitaron ROE por 347.000 toneladasEl domingo la llegada de un frente frío provocará lluvias y tormentas sobre la región pampeanaCamino a lo desconocido: Trump amenaza con crear una agencia agrícola de intervención estatal para compensar el impacto de un nuevo bloqueo comercial chinoSalió la emergencia agropecuaria para productores de Río Negro afectados por granizoEl gobierno dejó a Federación Agraria sin su principal fuente de ingresos: no podrá emitir más certificados C1116Inseguridad alimentaria: todas las instituciones de la cadena agroindustrial argentina solicitaron que se tomen medidas contra la destrucción de silobolsasSin ROE se puede: en apenas tres meses Rusia pasó a concentrar un tercio de las exportaciones argentinas de cortes aviaresLos problemas de competitividad de la industria aceitera argentina comenzaron a impactar en los precios internos de la sojaComenzaron a realizar demandas contra el Estado nacional por el cobro indebido de retenciones durante tres mesesVicentín: ¿Por qué quiere el gobierno argentino expropiar una compañía agroindustrial concursada?Productores deberán informar al Inase la cantidad de semilla de soja de “uso propio” que sembrarán en 2015/16 con la documentación que avale su origen legalEn lo que va del año más de un 60% de las exportaciones de sembradoras argentinas se destinaron a Rusia y Ucrania Se duplicó la extracción de recursos aplicada al agro argentino: pero sigue estando muy lejos de los niveles registrados durante el gobierno kirchneristaImaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea