Google+
Valor Soja »Actualidad

Ciencia versus Marketing: “Nuestros sistemas agropecuarios están secuestrando más carbono del que emiten”

La visión del investigador argentino Ernesto Viglizzo.
Ciencia versus Marketing: “Nuestros sistemas agropecuarios están secuestrando más carbono del que emiten”

Los criterios establecidos por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) para medir emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el sector ganadero no son adecuados para reflejar la situación presente en los sistemas productivos argentinos.

Así lo indica Ernesto Viglizzo, investigador del Conicet, en referencia al nuevo informe, publicado esta semana por el IPCC, sobre el impacto del uso de la tierra en el cambio climático (“Climate Change and Land”).

“Ese informe no nos refleja a los argentinos porque dice, por ejemplo, que la producción de carne requiere consumir cada vez más tierra y más agua, emite más dióxido de carbono y degrada más bosques; son los argumentos que usaron los veganos y Greenpeace en la irrupción realizada en la última Expo Rural de Palermo, y eso es muy relativo”, apuntó Viglizzo en una entrevista realizada hoy por Juan Manuel Fernández en Radio Eme de Santa Fe.

El investigador señaló “la Argentina funciona con parámetros productivos y tecnológicos bastante distintos respecto de los que el IPCC basa sus estudios”, dado que “buena parte de la ganadería argentina se hace sobre tierras áridas y semiáridas y ahí no hay otras opciones productivas; cuando dicen que es necesario sustituir la ganadería por una agricultura que sería mucho más benéfica para el ambiente, en esos ambientes no es posible”.

“En Europa ellos trabajan con animales confinados en superficies pequeñas de tierra, donde le llevan el alimento a la boca; allí no hay un pastoreo directo, por lo tanto esos sistemas no tienen en sí mismos secuestro de carbono”, explicó Viglizzo.

“Nuestras condiciones son muy distintas: más del 90% de nuestro stock ganadero funciona sobre pasturas, las cuales tienen un potencial de secuestro de carbono que está imperfectamente evaluado. Para los europeos que han establecido las guías del IPCC, ese valor de secuestro es cero, mientras que nosotros, a través de un estudio en el cual revisamos más de 750 trabajos científicos publicados en revistas de prestigio internacional, encontramos que todos los ambientes ganaderos que están reflejados en nuestra región tienen un potencial de secuestro que es positivo”, aseguró.

“Si a la tierras de pastoreo argentinas le asignamos un valor cero de secuestro de carbono, es evidente que estamos sobresimplificando el problema. Pero si le asignamos un valor realista de secuestro (de carbono) a las zonas de pasturas, pastizales y arbustales, nos damos cuenta de que el mismo empieza  a definir números muy importantes en los inventarios nacionales de emisiones, porque encontramos que nuestros sistemas agropecuarios están secuestrando más carbono del que emiten, con lo cual se genera un excedente de carbono que sirve inclusive para compensar las emisiones de otros sectores no-rurales”, remarcó el investigador.

Viglizzo señaló que, además de perfeccionar los conocimientos científicos en la materia, la revisión de criterios para evaluar la emisión de GEI en el agro argentino es fundamental para evitar la imposición futura de barreras comerciales.

“Nosotros estamos demostrando que nuestra huella de carbono no es lo que ellos suponen que es; nuestros sistemas de producción, que son muy distintos a los presentes en Europa, están ya realizando un secuestro de carbono que es mayor que la emisión realizada por los animales, sobre todos en sistemas de baja carga, que son los que predominan en la Argentina. En consecuencia, cuando uno genera un crédito o superávit de carbono, eso evidentemente va jugar fuerte en la determinación de la huella de carbono y ahí va a haber un tema de negociación que va a ser necesario analizar a fondo”, advirtió.

“Los rumiantes han existido en el planeta desde siempre y han coevolucionado con el hombre; a lo largo de la historia del planeta ha habido rumiantes y los mismos han estado emitiendo (gases de efecto invernadero) a través del metano, o sea que no es un problema nuevo”, señaló Viglizzo, para luego añadir que ahora “la cuestión central del problema es la quema de combustibles fósiles; estamos (con la cuestión ganadera) desviando la mirada a procesos que se realizan sobre todo en países en desarrollo, con lo cual, de alguna manera, se desvían culpas”.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El gobierno ofrecerá un subsidio a tamberos de 10 pesos por kilo de sólido útil: pero sólo cubrirá al 2% de la ofertaÚltimo tramo para avanzar con la siembra fina: el martes se prevén lluvias en la zona pampeanaCasi sin retenciones: el gobierno fijó un derecho de exportación del 1,6% para el biodieselApenas se pudo sembrar un 40% del área prevista de maíz: nadie puede asegurar si el cultivo tendrá revancha en diciembreExportadores apuestan a un mercado bajista: no registraron ventas de ni una sola tonelada de trigo 2016/17El costo de la vacuna antiaftosa aumentó más de un 75%: “Esto sucede porque entendemos que existe un monopolio encubierto”Demasiado caros: en lo que va del año la Argentina fue el único país del Mercosur que registró una caída en la exportación de carne bovinaLas importaciones agroindustriales estadounidenses suman 113.100 millones de dólares: Argentina tiene una participación de apenas el 1,3%La carne vacuna argentina sigue siendo una curiosidad en EE.UU: en lo que va del año apenas se cubrió el 0,6% de la cuota de 20.000 toneladasReadecuación general de presupuestos: se profundiza la tendencia bajista del precio de los granos El valor de exportación del maíz colorado argentino logró un diferencial del 35% versus el cereal convencionalCrisis láctea: en 2016 descendió 20% el ingreso de divisas generado por las exportaciones de derivados de lactosueroEl sueño bolivariano se acabó: en Uruguay Granja Tres Arroyos suspende personal por pagadiós venezolano de 7,5 millones de dólaresGolpe sorpresivo de transparencia: difunden datos de ROE que muestran cómo los amigos de Moreno se siguen quedando con la mayor parte del cupo de exportación de carneQuesos duros: sigue siendo mejor negocio vender en el mercado interno que exportarBilletera mata soja: las compañías maniceras se están quedando con los mejores campos Peso de faena: por el desmantelamiento de la industria frigorífica se dejó de producir un volumen equivalente a la mitad de las exportacionesExportaciones argentinas de fardos de alfalfa crecieron más de un 240%: el desafío es ganarle cuota de mercado a EE.UU.Esta semana se prevén acumulados de hasta 50 milímetros en la zona núcleo pampeanaPor primera vez en una década la Afip canceló toda la deuda impositiva que tenía con los productores agrícolasTamberos volvieron a cobrar 0,30 u$s/litro: pero esta vez no por sobreapreciación cambiaria sino por falta de lecheGeneral Levalle: capital nacional de los cultivos de servicioLa industria azucarera tiene mejor lobby que la maicera: logró detener la reducción progresiva del precio del etanol cañeroGuerra comercial: sigue vigente el “bloqueo” chino contra la soja estadounidenseLos números favorables del negocio agroindustrial permitieron amortiguar las pérdidas brutales que registró YPF a causa del aislamiento obligatorioMacri prometió que si es reelecto en enero de 2021 eliminará todas las retenciones menos la de la sojaComplejo sojero: el gobierno ya cobró retenciones anticipadas sobre un volumen superior a 10 millones de toneladasArgentina sigue exportando leche en polvo a precios de quebranto: pero ya comenzó la colocación de grandes partidas en Venezuela