Google+
Valor Soja »Actualidad

Gracias Argentina: el ataque contra el sistema productivo fue un factor decisivo para lograr el acuerdo EE.UU-China

La nación asiática necesita garantizar la seguridad alimentaria.
Gracias Argentina: el ataque contra el sistema productivo fue un factor decisivo para lograr el acuerdo EE.UU-China

Argentina fue decisiva en la implementación de la primera fase del acuerdo EE.UU-China orientado a desactivar la “guerra comercial” que mantienen ambas naciones centrales desde 2018.

Cuando el gobierno central chino decidió comenzar a implementar murallas arancelarias y bloqueos comerciales contra productos agroindustriales estadounidenses a modo de represalia contra la “guerra comercial” lanzada por Donald Trump, la única región del mundo con capacidad para suplir la oferta faltante era el Mercosur.

Pero por entonces (2018) Brasil se encontraba en plena campaña electoral presidencial y Argentina, además de no mostrar interés en alinearse estratégicamente con China, procedía a implementar derechos de exportación generalizados, además de reforzar los aplicados al complejo oleaginoso.

Próximamente Argentina dará un paso más para terminar de asfixiar al sector productor de alimentos (y de divisas) con una mayor carga tributaria.

China, la nación más poblada del planeta con un estimado de 1435 millones de habitantes a la fecha, no se autoabastece de alimentos y este año perdió una gran parte de su stock de cerdos por una enfermedad (fiebre porcina africana) que impactó de lleno en una de las principales fuentes propias de proteínas cárnicas.

El flujo constante de aprovisionamiento de alimentos por parte de China constituye para esa nación una cuestión de seguridad alimentaria, es decir, representa un problema de seguridad nacional.

Por tal motivo, una política que contribuya a restringir o interrumpir las exportaciones de alimentos en una nación con excedentes de ese recurso representa para el gobierno central chino una amenaza, lo que convierte al país que aplique tales políticas en un mero proveedor al que se le puede cortar el chorro en cualquier momento (tal como sucedió recientemente con la exportación de carne bovina).

Diferente sería el caso si se promoviese la producción agropecuaria y de alimentos, además de establecer un Tratado de Libre Comercio que permita la integración comercial, logística y macroeconómica con China, para que la nación asiática, en lo que respecta a la Argentina, promueva un proceso de desarrollo similar al emprendido por los británicos entre fines del siglo XIX y comienzos del XX.

Pero la Argentina ya está catalogada como una nación poco confiable por el gobierno central chino, es decir, como un mero proveedor de alimentos, razón por la cual no tiene otra alternativa que buscar restablecer el pleno flujo de los canales comerciales con EE.UU.

El incremento de presión impositiva que viene en camino –además de generar recursos fiscales insignificantes– promoverá una creciente liquidación del rodeo bovino y desactivará el proceso de agroecologización que venía desarrollándose en los últimos años para garantizar la sostenibilidad de los sistemas agrícolas.

Tal como sucedió durante el período kirchnerista (2003/2015), la política tributaria extractiva promoverá una segunda fase del proceso de sojización que, además de potenciar la emergencia agronómica generada por la proliferación de las malezas resistentes a diversos principios activos, vendrá seguramente acompañada por plagas resistentes y problemas potenciados de enfermedades, los cuales, inevitablemente, atentarán contra la productividad.

Las presiones impositivas excesivas no se hacen solamente a costa de la “renta” de los productores, sino del patrimonio suelo, el capital biológico y el activo ambiental empleado por los sistemas agrícolas, recursos que, si bien son administrados por empresas privadas, algún día podrían llegar a ser considerados bienes públicos de la humanidad. Y si ese día llega, entonces las naciones que realicen una inadecuada gestión de los mismos podrían ser sancionadas o, eventualmente, ocupadas para garantizar un uso apropiado.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Por primera vez en siete años el sector público argentino logró superávit primario gracias al impuestazo aplicado al campoExportadores comenzaron a operar nuevamente como tarjeta de crédito del gobierno: sigue cerrado el mercado de trigo SanCor salió a romper el mercado con ofertas de hasta 6,80 $/litro para intentar recuperar remitentesLas rotaciones no son verso: detectan que campos cordobeses que incorporan gramíneas producen en promedio 1000 kg/ha más de sojaCompetencia creciente: en 2016 el precio promedio de exportación de la carne bovina uruguaya descendió 11%Pulverizaciones: una nueva tecnología provocó un cambio de paradigmaSenasa declara el alerta fitosanitaria para dos chinches con capacidad para provocar daños catastróficos en muchos cultivosLa emergencia agropecuaria por sequía propuesta por la provincia de Buenos Aires vence a fines de este mesAlquileres agrícolas: los propietarios de campos que financiaron a los arrendatarios lograron protegerse mucho mejor del combo inflación + devaluaciónCupo de exportación de trigo: el ranking semanal fue liderado por ADM¿Cómo quedó conformada la estructura organizacional del nuevo Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca?Se registró una fuerte helada en la zona núcleo cerealera: lotes tempranos de trigo y cebada en riesgo productivoEn lo que va del año el gobierno recaudó más de 150 millones de dólares con el cobro de retenciones anticipadas de maízUn solo grupo controla el 40% de las exportaciones argentinas de harina de trigo: en el “top ten” figuran dos firmas del NOALa política de promoción forestal fue un éxito en Chile, Uruguay y Brasil: pero fracasó en la ArgentinaChemes: el gobierno de Alberto Fernández “arrancó mal” con el campoEl lunes se prevén precipitaciones moderadas en las zonas afectadas por incendiosUn golpe climático seguido por otro macroeconómico hizo que en el último año la acción de Agrometal perdiera más de la mitad de su valorSalió el ranking de las principales 50 empresas lácteas argentinas: una de las últimas “fotos” de SanCor ocupando los primeros puestosInvestigadores del INTA realizaron el primer relevamiento sobre el estado de situación del uso de herbicidas en la zona núcleo pampeanaTest independiente detecta fallo de la Hilux en prueba de maniobra extrema: “Algo está muy mal con el sistema de seguridad dinámico de Toyota”A partir de 2020 todas las empresas productoras de frutas deberán acreditar el cumplimiento de Buenas Prácticas AgrícolasComenzó de descender el índice de confianza de los productores agropecuarios: igual sigue por las nubes con respecto al régimen kirchneristaNi mercados ganaderos ni cadenas de supermercados cumplen con el nuevo régimen de tipificación de haciendaUn informe del USDA volcó más fuego alcista a un mercado prendido fuego por la demanda extraordinaria de ChinaEl gobierno amplió el cupo de exportación de maíz para promover un mayor ingreso de divisas: qué debería pasar para que la medida tenga algún impacto en el mercadoSe efectivizaron 50 empleados en el Senasa: la mayor parte son asistentes administrativosEscándalo: Héctor Huergo pidió que denuncien por “maltrato animal” a la coordinadora de Lechería de Carbap