Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Las cinco lecciones que nos dejará la pandemia del Covid-19

Las cinco lecciones que nos dejará la pandemia del Covid-19

Uno. El gobierno chino publicó, en la agencia oficial Xinhua, un artículo que asegura que China logró controlar la situación epidemiológica del Covid-19 en un corto período y que eso “no podría haberse logrado sin la práctica del colectivismo del pueblo chino”. Se trata de un mensaje para las democracias occidentales: los regímenes totalitarios están mejor preparados para hacer frente a las situaciones críticas. Es probable que sea cierto. Pero el precio es muy elevado: la pérdida de las libertades individuales, entre las cuales se incluye la libertad de informar, razón por la cual jamás vamos a conocer la cifra exacta de fallecidos en China por el Covid-19. En todas las naciones donde rige el respeto por la libertad humana, hemos tenido que lidiar con sujetos indeseables que llevaron a cabo conductas irresponsables que nos pusieron en peligro a todos. ¿Es el totalitarismo la única respuesta para contener el daño bestial provocado por un puñado de imbéciles? Para nada. Basta con utilizar todo el poder del aparato judicial para encarcelarlos y hacer que paguen de su bolsillo todo el daño emocional y material causado. Algunos podrán decir que eso es exagerado. Para nada. Es un costo ínfimo comparado con el hecho de ser enjaulados en un territorio en nombre del bien común.

Dos. El virus Covid-19 nos recordó cuáles son los funciones esenciales del Estado, el cual, a cambio de cobrar impuestos a los que trabajan en el sector privado, se compromete a proveer servicios básicos para toda la sociedad, además de determinar las reglas de juego y hacerlas cumplir. En muchas regiones, incluso donde no abundan o directamente escasean los recursos, antes de la pandemia se consideraba que el Estado podía alojar cualquier ocurrencia del gobernante de turno, además –eventualmente– de mantener a sus amigos y familiares. También se aceptaba que los médicos, entre otros profesionales esenciales del ámbito público, ganen poco porque, después de todo, están cumpliendo con su vocación. Pero eso ya no volverá a ser posible cuando se apague el estado de emergencia pública generado por el Covid-19.

Tres. El virus Covid-19 también nos recordó cuáles son las actividades esenciales que no pueden dejar de funcionar en el sector privado para evitar que la sociedad colapse: productores agropecuarios, industrias elaboradoras y comercializadoras de alimentos y fármacos, transportistas, empresas proveedoras de energía, gas y agua potable, servicios de telecomunicaciones y medios de comunicación. No es justo decir que los sectores primordiales sean más importantes que otros, pero sí podemos asegurar que, sin los bienes y servicios aportados por los mismos, todo lo demás, sencillamente, no podría funcionar. El adjetivo primordial, justamente, deriva del latín primordialis, concepto que designa el principio básico y comienzo de algo. Las actividades que deben seguir operando durante la pandemia son las que dieron origen a las primeras civilizaciones humanas y las que, en la actualidad, constituyen la base de toda sociedad moderna. Por ese motivo, aquellos gobiernos que no aseguran la sostenibilidad de las actividades esenciales, socaban los fundamentos mismos de la sociedad que pretenden administrar.

Cuatro. El aislamiento obligatorio impuesto para intentar controlar la expansión de la pandemia obligó a las empresas y organizaciones a implementar protocolos de trabajo remoto. Muchos, al finalizar la emergencia sanitaria, comprenderán que la labor que realizaban en la oficina, la pueden hacer, sin mayores inconvenientes, desde su hogar. La mayor parte de los trabajos calificados presentes en la actualidad implican realizar tareas que –gracias a la conexión en red– no requieren ocupar un determinado espacio físico en particular. La sociedad del conocimiento está generando un crecimiento exponencial de las empresas y actividades sustentadas en activos intangibles, los cuales se producen, desarrollan y comercializan a un ritmo creciente gracias a la posibilidad de intercambiar cada vez mayores volúmenes de datos a través de redes digitales. Sin embargo, a pesar del valor creciente generado por los activos intangibles (programas, patentes, diseños, marcas, derechos de autor, fórmulas, licencias, protocolos de procesos, etcétera) desarrollados por trabajadores de la sociedad del conocimiento, los modelos laborales de muchas organizaciones atrasan varias décadas al seguir operando como si aún estuviésemos en la época en la cual lo preponderante era la producción de activos físicos. Las mesas con frutas, gimnasios, salas de masajes, mesas de ping pong, caminatas, running y un largo etcétera, lejos de tratarse de “beneficios laborales”, son artilugios para cercenar la libertad de los trabajadores del conocimiento y obligarlos a perder irrecuperables horas del tiempo personal y familiar, además de constituir un atentado contra la huella de carbono de tales organizaciones.

Cinco. La última lección de la pandemia es que aprendamos a gestionar nuestro tiempo –el recurso más valioso que tenemos– evitando contaminarnos con una avalancha de opiniones ajenas, muchas de las cuales están cargadas con grandes dosis de odio y resentimiento. Las redes sociales permiten intercambiar información clave a una escala global con gran rapidez, pero también están sobrepobladas de personajes oscuros, algunos de los cuales son visibles y otro no, dedicados a realizar provocaciones constantes para atraer la atención. Aprendamos a concentrarnos en la información, un insumo esencial para sobrevivir en tiempos de emergencia y para prosperar en épocas de paz. Descartemos todo lo demás.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Las exportaciones argentinas de yogures cayeron un 20%El mal tiempo seguirá toda la semana: pero no se prevé la aparición de tormentas intensasEn el primer trimestre del año la liquidación de agrodivisas superó los 4100 millones de dólaresProductores uruguayos denuncian que baja abrupta del valor de la hacienda obedece a cartelización de la industria: funcionarios apoyan el reclamoPara generar riqueza no existe ideología: Bolsonaro quiere para Brasil lo mismo que Tabaré Vázquez para UruguayExtienden por tiempo indeterminado la prohibición de producción de semilla de maíz en el norte de San Luis para evitar la propagación de Diatraea resistentePereza: quince intendentes de partidos bonaerenses de base ganadera aún no adhirieron al Documento Único de TránsitoEmergencia agronómica: los nabos resistentes lideran el ranking de crecimiento de expansión territorial de malezas problemáticasLas principales industrias lácteas argentinas acumulan una deuda bancaria de casi 19.000 millones de pesosLa Confederación de la Industria de Brasil evaluó que un quiebre del Mercosur generaría un escenario catastróficoLos empresarios trigueros que usaron “tecnología comercial” generarán más de 75 u$s/ha adicionalesGradualismo comercial: los frigoríficos exportadores se tomaron tres meses para trasladar el diferencial cambiario de la devaluación a los productoresLa importación argentina de tractores descendió un 45% en lo que va del año: la mayor parte proviene de BrasilComienza la recorrida de la versión sudamericana de “Pro Farmer”: visitarán campos agrícolas en cinco nacionesG20 con fuego cruzado entre EE.UU. y China: porqué la viabilidad económica del principal complejo exportador argentino quedó comprometidaLa semana que viene se organiza en Brasil el Foro Nacional de Trigo: comienza a introducirse en la agenda el autoabastecimiento del cerealQué buen momento para aumentar retenciones: el precio del biodiesel argentino volvió a registrar un nuevo mínimo históricoSe oficializó la implementación definitiva del sistema de inspección de bodegas de buques que permitió agilizar las exportaciones agroindustrialesCuáles son los fundamentos a partir de los cuales CRA solicitó a la Afip la posibilidad de dolarizar las liquidaciones de granosCon la estatización de YPF se derrumbó la capacidad de compra energética de la soja: con una tonelada de la oleaginosa apenas se llenan dos tanquesRealidad versus discurso: la provincia de Buenos Aires es la que aplica el mayor castigo a la “democratización agropecuaria”A partir de hoy todas las empresas argentinas elaboradoras de frutas deben contar con un asesor en Buenas Prácticas AgrícolasArgentina ya cuenta con su propio equipo distribuidor de raciones para terneros en guacheras de tambosEn lo que va de 2016 pulverizadoras importadas ingresaron a un promedio de 107.000 dólares: 27% menos que un año atrásLa principal compañía agroindustrial exportadora argentina cambia su nombre: ahora se llama ViterraEl proyecto de Presupuesto 2019 ya tiene dictamen en Diputados con un tope de retenciones a la soja del 30%Por suerte el clima ayuda: no se prevén grandes lluvias que puedan complicar lo que falta cosechar de la gruesaMañana habrá heladas sobre la región central del país