Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

La novedad política del año: el campo argentino dejó de estar solo

Producto de la pandemia.
La novedad política del año: el campo argentino dejó de estar solo

Argentina es una potencia agroindustrial. Podría ser también una potencia alimentaria. Pero no lo es porque el Estado nacional trata impositivamente a los empresarios agropecuarios como siervos de la gleba para sostener los gastos de una burocracia gigantesca.

Los integrantes del sector agroindustrial se encuentran marginados de la mayor parte de las estructuras de poder –no sólo a nivel nacional, sino también provincial e incluso municipal– a pesar de aportar la mayor parte de las divisas necesarias para que funcione la economía. En términos eleccionarios, son demasiado pocos.

Sin embargo, este año, gracias al “aislamiento obligatorio” instrumentado para evitar la propagación del Covid-19, el campo argentino dejó de estar en soledad: ahora tiene compañía. Mucha.

Millones de trabajadores y empresarios del sector privado “no esencial”, que no pueden generar ingresos porque no se les permite circular, deben, de todas maneras, pagar impuestos para sostener a la burocracia estatal, la mayor parte de la cual, a pesar de ser “no esencial” en términos vitalicios, tiene ingresos asegurados.

Millones de empleados y empresarios de comercio, inmobiliarias, construcción, concesionarias, turismo, restaurantes, hoteles, gimnasios, dentistas, peluqueros, servicios de catering y una larga lista de trabajadores y profesionales independientes acaban de descubrir que, para el Estado nacional, son siervos de la gleba.

Pensaban que eran ciudadanos con derechos y obligaciones. Pero no. Su única misión es trabajar para generar los recursos necesarios para alimentar al aparato estatal.

No existe novedad alguna al respecto: siempre fueron siervos de la gleba. Pero fue la pandemia la que dejó al descubierto su condición. Ahora pueden verse frente al espejo de la realidad tal como son. Sin las anteojeras de la matriz del relato que habla de la importancia de sacrificarse por el bien común de la Nación.

La novedad reside en el hecho de que la cantidad de gente que comenzó a percibirse como siervo de la gleba dejó de ser una minoría: ahora son muchos. Demasiados si estuviesen bien organizados.

La fortaleza del aparato estatal gestionado por la oligarquía política se sustenta en la falta de articulación existente entre los siervos, quienes, debido a la misma, deben recurrir a soluciones individuales para intentar dar por terminado el sojuzgamiento.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

¿Cuáles fueron los mejores fondos comunes de inversión “dólar linked” en lo que va del año?Pandemia Clink Caja: Arroyo Seco duplicó la “Tasa de Organización Portuaria” que cobra a los transportistas de granosVamos perdiendo: apenas un 0,6% del mercado chino de lácteos importados está representado por productos argentinosEl último vestigio del viento de cola internacional: sigue bajando el precio de importación de los fertilizantes fosfatadosCuarto día del paro agropecuario con cumplimiento parcial: ingresaron casi 1300 camiones a la terminales santafesinasFeliz 2018: productores de 16 partidos bonaerenses afectados por el cambio climático sufrirán el impacto total del impuestazo de VidalEstado ausente: piquetes de transportistas autoconvocados vandalizan camiones ante la nula intervención de la fuerza públicaEl salario promedio registrado en el sector agropecuario argentino es de 7237 pesos brutosConciliación obligatoria para el paro de la CGT San Lorenzo: debería normalizarse la operatoria en terminales portuariasEl año pasado el déficit energético argentino superó los 4600 M/u$s: no alcanza toda la exportación de soja para financiarloLa campaña de las terminales automotrices contra los biocombustibles llegó a los medios: la industria aceitera salió a responderBasterra se reunió con la Comisión de Enlace: logró desactivar anuncios de medidas de fuerzaGuerra comercial: frigoríficos formales lanzan campaña para denunciar competencia desleal por parte de cooperativasLa nueva Ley de Semillas permitirá deducir del Impuesto a las Ganancias una vez y media el valor de la compra de cultivares fiscalizadosEl peor negocio del año: las empresas agroindustriales que tomaron deuda en dólares para financiar inversiones registraron pérdidas enormes a causa de la devaluaciónSe necesitan factores alcistas urgentes: esta semana los granos gruesos fueron arrastrados por una ola vendedora de commoditiesQué buen momento para aumentar retenciones: el precio del biodiesel argentino volvió a registrar un nuevo mínimo históricoMariano Bosch: “Tenemos un plan integral de crecimiento para SanCor y creo que eso marca la diferencia de nuestra propuesta”Se formalizó la oferta de transferencia de los activos de SanCor a Adecoagro: tamberos finalmente podrán cobrar (con quita) leche adeudadaAmigos son los amigos: el gobierno de Santa Fe propone bajar el precio pagado a los tamberos por medio del uso de “cheques de pago diferido que puedan ser descontados”El desastre lechero también se refleja en las góndolas: en lo que va del año los precios de los lácteos subieron 18,5%Marfrig y ADM se unen para comenzar a fabricar en Brasil la primera hamburguesa sudamericana “100% vegetal con sabor y textura similares a los de la carne”Brasil no sólo sueña con el Mundial: también quiere lograr la mayor cosecha de trigo de su historia para reducir la dependencia del cereal argentinoHistoria repetida: la Afip volvió a retrasar los pagos a productores de devoluciones de IVA justo en el medio de una gran devaluaciónOCDE: un 20% de los ingresos de los productores agropecuarios europeos se cubren con subsidiosCorredor Bioceánico: confían que Alberto Fernández impulsará una obra clave para integrarse con China que fue ninguneada por MacriEl precio del glifosato importado se estabilizó luego de subir un 70% en el último añoPromesa: a los productores agrícolas que se porten bien le devolverán la totalidad de las retenciones de IVA