Google+
Valor Soja »Actualidad

Chemes: “Con nuestro trabajo sostenemos enormes estructuras burocráticas que hasta ahora no han hecho ningún esfuerzo por ser eficientes”

Columna del presidente de CRA.
Chemes: “Con nuestro trabajo sostenemos enormes estructuras burocráticas que hasta ahora no han hecho ningún esfuerzo por ser eficientes”

La decisión poco inteligente del gobierno nacional de aumentar los derechos de exportación, que es un impuesto negativo y que en cualquier porcentaje, retrae y desalienta la producción, nos obliga a poner de nuestro bolsillo para solucionar el gasto público que, en términos simples, no es otra cosa que el resultado de las malas decisiones políticas. Aportamos cada vez más, y sin embargo, el déficit crece y la pobreza nunca baja. Si los gobiernos no discuten las causas, la calidad y el tamaño del gasto, no habrá derechos de exportación, ni impuestos que alcancen porque la cuestión de fondo es el agujero negro de la política que gasta más de lo que puede y mal. El problema no es el campo, es el gasto descontrolado de la política.

Lo poco que va a recolectar el gobierno con más retenciones se contrapone a lo mucho que podría ganar si, en vez de quitarnos, pone el esfuerzo en originar más inversiones y confianza, porque, en rigor, para solucionar la pobreza lo que hay que generar es más riqueza.

El campo es una polea, que al girar, produce dólares frescos, alimentos, empleo genuino y, sin embargo, los gobiernos en sus más variadas ideologías y a lo largo de la historia, lo ha reducido a una caja sin fondo donde busca para pagar lo que gastan sin medida. Ese simplismo es el que explica también porqué el país está como está y porqué, otros países, con menos potencial pero más aspiraciones hacia el desarrollo y el progreso y más cuidado en el gasto, han despegado tanto. Es una utopía pensar que el crecimiento llega sin planificación y sin esfuerzos y que alcanza sólo con los enormes bienes que nos ha dado la naturaleza.

Nos preocupa la constante tentación de la política de explicarnos las dificultades pero eludir la autocrítica a la hora de asumir sus responsabilidades por sus malas decisiones. Sin asumir los errores, no hay posibilidad diseñar un futuro diferente al preocupante presente que hoy tenemos.

Somos pequeños y medianos productores que tratamos, cada día, de sostenernos y cumplir la meta de la competitividad y lo hacemos con el acompañamiento de un par de profesionales y el conocimiento que nos da años y años de trabajo. La paradoja es que con nuestro trabajo sostenemos enormes estructuras burocráticas que hasta ahora no han hecho ningún esfuerzo por ser eficientes, menos aún competitivas y menos aún generadoras de ideas para el crecimiento de la producción en cualquiera de sus segmentos. Hasta acá lo que ha logrado el campo es gracias a la imaginación, la perseverancia y el esfuerzo de las familias que todos los días le ponen ganas y esperanza donde otros no ponen nada.

Somos burros empujando un enorme carro en el que, cómo calabazas, la política pone más y más carga impositiva para aguantar los beneficios que a nosotros, los del campo, nunca nos llegan. El engranaje de este carro debería estar aceitado con proyectos y políticas que le den al campo futuro, tecnología, mercados, desarrollo y un porvenir. Sin embargo, la rueda cruje por la sequía de ideas, lo que nos produce un atraso enorme en términos comparativos con otras regiones.

En verdad, el campo, desde hace mucho tiempo está muy lejos de la visión romántica de magníficos atardeceres en estancias con platería. Somos, en rigor, miles de productores que nos hemos empobrecido junto con en el progresivo empobrecimiento del país y que hoy, trabajamos a destajo sin políticas, sin caminos, sin infraestructura, sin escuelas ni universidades que generen arraigo y enfrentando la avaricia constante de la política que desde hace años gasta más de lo que recauda y disfraza como déficit fiscal el enorme gasto público que crece con el mismo vértigo que la pobreza.

El gobierno ha tomado una decisión. Ellos tienen el poder político. Nosotros, el campo, la fuerza del trabajo. Esta magra y pobre estrategia sin táctica de aumentar los impuestos no es otra cosa que impulsar un conflicto y empobrecernos más. No sólo para el campo. También para el gobierno porque el presidente Alberto Fernández fue uno de los hombres que terció, en la 125, para evitar la confrontación y hoy, unilateralmente, nos empuja a tomar medidas.

El campo puede producir mucho más en un escenario diferente. La política deberá resolver si se va a quedar en los diagnósticos o avanza en la soluciones. Nosotros hacemos nuestra parte, históricamente solidarios, exhortamos al gobierno a hacer la suya porque el problema no es el campo, es la política.

Jorge Chemes. Presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Argentina: transportistas denuncian que con la excusa de evitar la propagación del Covid-19 se están violando derechos humanos en muchas provincias y municipiosNão é tão bom: luego de las amenazas de Maggi se derrumbaron las exportaciones argentinas de leche en polvo destinadas a BrasilMontaña rusa: nuevo volantazo especulativo de los fondos vuelve a derribar los precios del maízBoom amarillo: los operadores de fondos agrícolas ahora apuestan por una suba explosiva de los precios del maízArgentina anuncia por segunda vez la reapertura del mercado chino de aceite de soja luego de cumplir con el compromiso de reiniciar las obras de las represas Kirchner y CepernicSe agrava la crisis lechera: el “retraso” de los precios de la canasta láctea ya superó el 25%Fiesta comercial: el precio de la soja brasileña subió 50% en los últimos seis mesesUna lección política: cómo aumentar impuestos sin que los propios perjudicados puedan identificar al culpableRepresalia europea contra la expropiación de YPF tiene los días contados: OMC reconoció que el derecho antidumping aplicado contra el biodiesel argentino es una para-arancelariaLiberen al trigo de baja proteína: se cumple un mes de la promesa incumplida de permitir la exportación de un producto sin demanda en el mercado internoChina va camino a convertirse en el primer comprador de carne bovina argentina: la demanda asiática llegó en el momento justoQué buen momento para aumentar retenciones: el precio del biodiesel argentino volvió a registrar un nuevo mínimo históricoLa súper devaluación promovió importantes pérdidas en los balances de Mastellone Hnos y la unidad láctea de AdecoagroSequía histórica en Nueva Zelanda: buena parte de los dólares que busca el gobierno están en el mercado de lácteosRetenciones segmentadas y evitar que el precio de los alimentos esté atado al dólar: eje del plan de propuestas que el PJ entregó a Alberto FernándezEl Inase notificó a 98 productores que no justificaron el origen de la semilla de soja: no podrán hacer uso propio en 2016/17EE.UU: investigación del USDA detectó que las emisiones de gases de efecto invernadero del etanol maicero son 39% más bajas que las generadas por la naftaPor séptimo año consecutivo los productores vitícolas se preparan para intentar sobrevivir una campaña másRusia: cómo la ilusión de un gran mercado agropecuario se transformó en la mayor desilusión de la décadaDillon: “Me gustaría asistir con una buena red de frío a muchas localidades que hoy están pidiendo un matadero propio”El peso se devaluó 3,6% en apenas un día: la soja pasó a ser el bien que mejor permite asegurar la reserva del valor del capitalPrecios relativos: el valor de los terneros medido en moneda maíz subió más del 50% en el último añoArgentina comenzó a realizar la validación genómica de su rodeo lecheroSiempre pone el mismo: el gobierno argentino incrementó la exigencia financiera sobre el sector agroindustrial al inhabilitar el régimen especial DJVE-30Avanza la reestructuración de SanCor: cheques rechazados sin fondos ya superan los 380 millones de pesosCuando todo lo que podía salir mal salió mal: palazo bajista para los precios del maíz argentinoAlerta global: China devalúa el yuan al nivel más alto de los últimos once años para defenderse de la “guerra comercial” de TrumpEl tambo de Cresud comenzó a perder dinero: 700.000 pesos en el segundo semestre de 2012