Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

El Covid-19 desnudó la hipertrofia demográfica argentina: un problema que puede ser una oportunidad

La importancia de la gestión territorial.
El Covid-19 desnudó la hipertrofia demográfica argentina: un problema que puede ser una oportunidad

Nunca comulgué con el juicio “toda crisis (económica) es una oportunidad” porque deja afuera muchos aspectos de la realidad, por tener una mirada muy micro y, principalmente, por el sufrimiento que implica para el conjunto de la población.

En la Argentina cada crisis expulsa masas enteras de población y esa expulsión se produce tanto en el plano de la destrucción de las condiciones de vida más elementales como en el de la expulsión territorial. Es bien conocido el hecho de que esas destrucciones provocan migraciones internas que sobre-exigen, incluso hasta el colapso, las redes alimentarias, sanitarias, habitacionales y educativas, entre otras.

Puede decirse que Argentina creció, se desarrolló e integró al mundo cuando las políticas demográficas y poblacionales fueron parte de las políticas públicas para el desarrollo nacional. La población juega un rol importante en el desarrollo de un país, articula territorios, es motor de la iniciativa privada, genera presencia territorial y es un factor clave para la soberanía de una Nación.

La teoría del desarrollo sostenible no mira únicamente el crecimiento económico, aunque por estos pagos sea lo único importante, sino también las condiciones en las que este se produce y distribuye equitativamente en la sociedad. En este instante, existen extensos tramos territoriales y de población que están completamente ausentes de la actividad socioeconómica y que, para que se verifique un desarrollo sostenible, necesitan ser incorporados a la realidad nacional.

No es casual que países con grandes “vacíos territoriales” y una distribución heterogénea de la población tengan mayor pobreza y desigualdad.

El mundo tiene unos 7500 millones de habitantes y una densidad poblacional de 55 habitantes/km2 y Argentina tiene una densidad de menos de 15 hab/km2. Solamente 16 países en el mundo (de un total de 235) tienen densidades poblacionales inferiores a la nuestra, la mayoría de los cuales tiene vastas regiones de su territorio consideradas inhóspitas y/o cuestiones étnicas y/o estructurales que hacen dificultoso el establecimiento de poblaciones. Entiendo que esto no sucede en nuestro país.

Representación gráfica de la hipertrofia demográfica argentina. World Mapper

Asimismo, 14 de las 24 provincias argentinas son “desiertos demográficos”. Por ejemplo: la provincia del Chaco tiene la misma densidad poblacional que Rusia y la provincia de Entre Ríos tiene la densidad de Arabia Saudita.

Para países como el nuestro con bajas densidades poblacionales, existe una relación positiva entre crecimiento poblacional y desarrollo económico. Así como el capital y el flujo de inversiones para un país son fuentes de crecimiento y desarrollo, lo mismo ocurre con la población y su productividad del trabajo; son factores productivos y, como tales, fuente de crecimiento.

Es bien conocido que la baja productividad del trabajo es la principal razón de las bajas tasas de crecimiento del país y que, aún practicando políticas redistributivas como las que se verificaron en los últimos veinte años para paliar la pobreza, las mejoras en el desarrollo y en el bienestar de la población son mínimos y para la mayoría de nosotros no son éticamente suficientes. Debemos buscar soluciones más creativas y menos voluntaristas que corear “hay que bajar el gasto” y/o aumentar la producción, y una de ellas es utilizar la demografía y la geopolítica para reconfigurar territorialmente nuestro país.

La actual configuración territorial es la raíz de nuestros problemas. La localización de la población en la zona de influencia de la ciudad de Buenos Aires, sumado a limitantes de infraestructura y logística del país, han hecho que el desarrollo ocurra principalmente en esa área, restringiendo las posibilidades de integración productiva del resto del territorio nacional, generando así restricciones para la expansión de otras regiones, la calidad de vida de su población y su potencial productivo.

Para que el desarrollo se convierta en un proceso sostenible y sostenido en el tiempo, es necesario que dicha expansión se produzca en un contexto de equidad social. Tal condición implica la incorporación efectiva y progresiva del conjunto de individuos que conforman la sociedad al territorio en el cual viven y la satisfacción adecuada de sus necesidades de salud, educación y capacitación, requisitos básicos para la potencialidad de las personas.

Para lograr los objetivos de crecimiento y desarrollo es necesario concentrar la política pública en atacar las causas que producen y reproducen la pobreza y la mala distribución de la población es uno de ellos. Debemos trabajar un programa que despueble el AMBA y recoloque población en otras zonas de nuestro país, ya que con un crecimiento poblacional del 1% y la economía decreciendo, la concentración poblacional en esa zona va a agravarse. Y eso es algo más que –aunque pueda resultar necesario– proponer el traslado de la capital; son aspectos que, por sí mismo, el mercado no puede resolver.

Nuestro país tiene 6.2 millones de trabajadores en relación de dependencia en la actividad privada, 3.1 millones de trabajadores en el sector público, 2.3 millones de cuentapropistas y unos 4.2 millones de trabajadores no registrados. A estos datos hay que agregarle 1.1 millones de jóvenes “nini”. Además, esa distribución es promedio país, dado que existen enormes dispersiones en algunas regiones.

Argentina cuenta con alrededor de 17 millones de consumidores, aun teniendo todos ellos una capacidad económica alta, no pueden ser considerado un mercado interno dinámico y es necesario buscar otros motores económicos. La informalidad laboral es la manifestación más directa del empleo de baja calidad y del límite que encuentra la estructura socioeconómica vigente. La reconversión de esta estructura social y económica tan centralizada y con tan baja productividad es el gran desafío que tienen por delante el Estado y la sociedad para la promoción de empleos de mejor calidad como herramientas para el combate a la pobreza, la desigualdad y la vulnerabilidad.

Está ampliamente estudiado que el esfuerzo presupuestario que deben hacer los Estados, sean nacionales, provinciales o municipales, para sostener a la población con los derechos humanos mínimos planteados por las Constituciones, los organismos multilaterales y de Derechos Humanos aumentan más que proporcionalmente a partir de los 3.0 millones de habitantes.

A modo de ejemplo, ciudades como Venado Tuerto y Bahía Blanca con 80.000 y 300.000 habitantes, respectivamente, tienen un presupuesto per cápita cercano a los 500 dólares por habitante/año, mientras que megalópolis tales como Buenos Aires o Rio de Janeiro se acercan a los 3000 dólares habitante/año. Y aun con tales esfuerzos para el erario público, se registran desigualdades muy profundas. Sostener población en ciudades grandes cuesta entre tres y siete veces más que hacerlo en ciudades chicas o en la ruralidad. En nuestro país, muchas de estas localidades tienen capacidad y posibilidades para recibir población en el marco de un plan.

Debe pensarse en un Estado con un rol muy activo y de gran participación en la vida social, no como único y mero agente financiero de este proceso, sino diseñando y ejecutando un programa de migraciones internas que brinde las condiciones mínimas que permitan su relocalización. El mercado no va a integrar y desarrollar las regiones o territorios postergados o de pocas ventajas de la Argentina, aunque eso no significa la vuelta a un Estado empresario.

Entrado el siglo XXI seguimos teniendo los mismos problemas que en el siglo XIX. Es hora de que la geopolítica y la demografía entren en el diseño y la ejecución de las políticas publicas argentinas.

El Covid-19 no ha hecho más que desnudar nuestra hipertrofia demográfica. Llegó la oportunidad para pensar un país con mayor equidad territorial y equidad social.

Patricio Quinos. Coordinador nacional del programa Cambio Rural

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

USDA asegura que “80% de los tambos argentinos están en situación crítica”: proyecta estancamiento de la producción para 2017El Ministerio de Educación dio de baja del portal educ.ar contenidos con desinformación sobre el cultivo de sojaSigue la cosecha gruesa: no se prevén lluvias en la mayor parte de las regiones productivasHermanos sudamericanos del Cono Sur: Argentina avisa que da por finalizado el programa histórico de promoción agroindustrial en sus respectivos territoriosAlerta comercial: se complica la industrialización de lácteos ante una medida de fuerza de AtilraElecciones legislativas 2019: ¿Quiénes podrían llegar a ser los referentes del agro en el Congreso?Transportistas de Necochea levantaron el piquete para iniciar un diálogo con los dadores de carga localesEsta semana no se esperan lluvias importantes en las principales regiones productivasCorralito contra la evasión cárnica: frigoríficos deberán constituir una garantía para cubrir eventuales incumplimientos tributariosCambio climático: se declaró la emergencia hídrica en once provincias argentinas afectadas por lluvias torrencialesMolinos harineros con una capacidad ociosa superior al 50% por tercer año consecutivo: van camino a tener otro período más para el olvidoDiputados del PRO pidieron a Macri que no aplique retenciones al agro: “Erradiquemos las malas prácticas populistas y encaminémonos al país que todos merecemos”Los operadores especulativos decidieron acompañar a la demanda real: redujeron posiciones vendidas en maízEl lunes habrá probabilidad de lluvias moderadas en la región pampeana: recién el jueves podría registrarse un aporte de agua importanteUna salida de emergencia que se transformó en un gran negocio: las exportaciones argentinas de raigrás alcanzaron un récord históricoAcá sí que la suba no se frena con nada: el trigo de alta calidad llegó a 4750 $/tonelada para registrar un nuevo récord“Bolsatech”: controlando a los que controlanEl valor de la escasez: trigo de alta calidad tiene un precio hasta 45% superior que el cereal condición cámaraEl fin de semana habrá riesgo de heladas sobre el sur de la región pampeanaBusso: “Son demasiados recursos los que se van de la región pampeana y no vuelven”El gobierno de La Pampa quiere restringir el uso de agroquímicos en un radio de 3000 metros desde el límite del área urbanaEn los dos primeros años de la gestión Macri el agro creó más de 7200 nuevos empleos formalesEl día después de la “marcha del silencio”: reclamo embrionario a favor de la instauración de un gobierno republicanoEl ingreso de divisas generado por la exportación argentina de derivados de lactosuero descendió 40% por la pauperización de la demanda chinaCreció el número de productores que hacen refugios en maíz: pero la mayor parte sigue usando la tecnología de manera irresponsableRecortan el saldo exportable de trigo: pero los molinos tienen vía libre para embarcar harina con subsidios indirectosSe publicó el protocolo para evitar la propagación del virus Covid-19 en el transporte de granosPrimarización: aumentó en casi doce puntos la participación del poroto de soja sin procesar en la matriz exportadora argentina