Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Consumo tecnológico responsable

Plataformas digitales y “Biga Data”.
Consumo tecnológico responsable

A partir de los años ’90 investigadores y empresarios agrícolas argentinos desarrollaron diferentes Modelos de Simulación Agronómica (MSA) para ajustar el uso de tecnologías de nutrición en aquellos cultivos más dependientes de esos insumos (fundamentalmente cereales).

Ese proceso llevo muchos años –quizás cerca de una década si se toman los tiempos posteriores de ajustes– de experimentación a campo y trabajos intensos de desarrollo de herramientas informáticas, hasta lograr, finalmente, aplicaciones de muy fácil uso por parte de los técnicos y productores.

Es importante mencionar que, en muchas situaciones, fueron los mismos productores los que mayoritariamente promovieron el desarrollo de tales herramientas y que, por ese motivo, las curvas de ajuste de respuestas al agregado de insumos incorporaban en los resultados esperados conceptos relacionados por la probabilidad de logro (considerando la variabilidad climática histórica), además de variables económicas (relaciones insumo/producto) y factores ambientales. Los desarrollos Triguero y Maicero realizados por CREA son un ejemplo claro al respecto.

De fines de la década del ‘90 hasta hace pocos años atrás, los MSA fueron las únicas herramientas utilizadas para definir –con aceptable nivel de ajuste– las dosis de insumos en cereales según cada ambiente.

En los últimos años, con la combinación del desarrollo de la georreferenciación más la posibilidad de procesar grandes masas de datos (llamado Big Data popularmente), varias compañías y startups desarrollaron plataformas que brindan la posibilidad de recopilar datos agronómicos con el propósito de diseñar prescripciones al combinarlos con registros ambientales provenientes tanto del propio lote (mapas de rendimientos) como de imágenes satelitales.

En todos los casos, la materia prima de tales plataformas –tal como sucedió con el desarrollo de las MSA– son los datos generados por los propios empresarios agrícolas: fecha de siembra, genética, dosis de fertilizantes, rendimiento logrado, etcétera.

La idea de obtener información de una gran masa de usuarios para generar un “producto comercial” no es nueva: sucede cada vez que permitimos en entornos digitales que diferentes compañías puedan realizar, por ejemplo, un seguimiento de nuestros recorridos, compras y opiniones a cambio de servicios digitales que, si bien consideramos “gratuitos”, no lo son porque los “pagamos” con la provisión de nuestros datos personales.

Los datos agronómicos, por lo tanto, son una mercancía y, como tal, debería estar contemplada en los “términos de intercambio” de las plataformas digitales diseñadas con propósitos agronómicos.

El segundo aspecto por considerar es que el desarrollo de los MSA o algoritmos (como se dice ahora) se construye con ajustes sucesivos, los cuales, después de muchos aciertos y errores en la relación entre la decisión y el resultado, permiten calibrar prescripciones que, si bien siempre son dinámicas, ofrecen cierto grado aceptable de predictibilidad.

En los sistemas tradicionales de desarrollo de los MSA, los investigadores tenían pleno control del volumen de datos empleado para lograr los ajustes necesarios para generar algoritmos exitosos. Las plataformas digitales, al tratarse de entornos cerrados, no permiten esa posibilidad, lo que podría estar generando, en algunas situaciones, que los propios productores (usuarios y a la vez abastecedores de datos) estén pagando los costos de ese déficit.

El tercer aspecto comprende el factor conocimiento: en los desarrollos de MSA fue tan importante el camino atravesado como el producto logrado. Tales sistemas requirieron una importante inversión de tiempo y recursos a partir de la definición y evaluación de variables abiertas por parte de los técnicos y productores. Los aprendizajes generados en aquellas interacciones fueron (son) sustanciales para tener una visión integral de los procesos agronómicos, algo que –la explosión de malezas problemáticas nos recuerda– es vital para poder gestionar producciones agrícolas de manera sostenible.

Gerardo Chiara

En contraposición, las recomendaciones generadas por las plataformas digitales, si bien conceptualmente serían más eficientes al permitir gestionar un volumen descomunal de datos que es difícil de procesar con metodologías tradicionales, constituyen una caja negra tanto para técnicos como para empresarios agrícolas.

Estimo que, como usuarios de tecnología y responsables de la sostenibilidad económica, social y ambiental de empresas agropecuarias, es peligroso dejar la sugerencia del uso de insumos en manos de plataformas cuyos procesos de decisión desconocemos, especialmente si los mismos son diseñados por empresas controladas por compañías elaboradoras de agroinsumos. Son los médicos – no los laboratorios– quienes tienen la tarea de prescribir fármacos.

Más allá de que las plataformas digitales puedan estar muy bien diseñadas y calibradas, los procesos de generación de prescripciones no están disponibles para el productor, asesores e investigares. No hay manera de acceder a la información de base y eso constituye una verdadera limitante conceptual.

Por último, el uso de plataformas digitales en algunos casos exige la instalación de dispositivos ad hoc que, además de ser costosos, requieren un recambio de manera regular. Debería analizarse detalladamente la conveniencia de estas incorporaciones, ya que se trata de un camino de una sola vía. Las innovaciones tecnológicas orientadas a eficientizar procesos y generar valor no implican renunciar a la capacidad de ejercer nuestra condición de consumidores responsables.

Gerardo Chiara. Asesor de los grupos CREA Alberdi y Bragado. El presente artículo fue publicado en la edición Nº 475 de la Revista CREA (Mayo 2020).

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Quién es el investigador del Conicet que agredió a los productores argentinos: “Tu único laburo es recorrer el perímetro de tu estancia”El viernes regresan las lluvias sobre la región pampeana: tiempo de descuento para terminar de cosechar el maízArgentina autorizó el evento de algodón con tolerancia a glufosinato de amonio y glifosatoAlberto Fernández: “El presidente de Syngenta está dispuesto a donar el 1% de su producción en esta campaña”En el último año el precio de exportación de la leche en polvo argentina subió un 25% por la sequía neocelandesaLa mitad de las colocaciones de quesos duros argentinos se destina a Rusia: los precios de exportación cayeron 10%La industria oleaginosa seguirá subsidiando el aceite consumido por los argentinos: debería costar un 70% másEl jueves llega una nueva ola de calor con máximas superiores a 35 °C en la región pampeanaSanta Fe: Cambiemos aplastó al kirchnerismo en las zonas donde se concentra la producción lecheraLos administradores de fondos agrícolas suben la apuesta: la posición neta especulativa en soja es la más alta desde octubre de 2012Sorpresa: casi la mitad de las exportaciones argentinas de leche en polvo entera se declararon con destino a CubaNo se prevén precipitaciones significativas en la región pampeana: los mayores aportes se concentrarán en el NOAHistórico: gracias al desarrollo de la agroindustria las exportaciones chilenas no-cobre lograron superar a las divisas generadas por el mineralMolinos ya pagan por trigo de buena calidad un valor equivalente a un FOB de 390 u$s/tonelada: el precio seguirá subiendoEl martes se prevé el ingreso de una nueva ola polar: alerta por heladas intensas en la mayor parte de las regiones productivasComenzó a regir un Acuerdo de Asociación Económica entre la UE y Japón que mejorará la competitividad de las exportaciones agroindustriales europeasEl girasol confitero argentino sigue profundizando la racha bajista: en el último año el precio de exportación cayó 16%Entrar cuando todos quieren salir: AFA busca aumentar su participación en la cadena de valor trigueraPedido desesperado de una contratista rural perjudicada por el impacto de las dos devaluacionesEn lo que va del año el déficit energético reconocido por el gobierno superó los 4900 M/u$s: se paga restringiendo dólares para importadoresSe acaba el cupo de exportación de trigo 2012/13: comenzaron a pincharse los precios El gobierno de Santa Fe acusó a Buenos Aires de “levantar una muralla” para agravar la inundación en la zona de influencia de La PicasaMitsubishi Corporation compró la filial brasileña de Los Grobo para garantizarse el “acceso a la tierra”Se aprobaron nuevas minicompensaciones para chacareros heredadas de la era K: el pago promedio fue de 3400 pesosArgentina abandona los derechos de exportación: algunos productos aún siguen sin enterarse de la medidaEl fondo común de inversión sojero subió un 18% en su primer año de vidaCambio de tendencia: fondos especulativos comenzaron a liquidar apuestas bajistas ante el avance de la sequía argentinaSalió la quinta tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: cuáles con las empresas agroindustriales beneficiadas