Google+
Valor Soja »Actualidad

Ni soberanía alimentaria ni empresa testigo: la receta es “copiar y pegar”

La opinión de Enrique Erize.
Ni soberanía alimentaria ni empresa testigo: la receta es “copiar y pegar”

Al conocerse el resultado final de las elecciones presidenciales del pasado 27 de octubre, expresé: ¡Tenemos país! Me refería a un hecho insoslayable. Mi opinión entonces era que a pesar de los errores de la gestión de Mauricio Macri, potenciados sin duda alguna por la negativa, dramática y comprensible reacción de los mercados a partir del resultado de las elecciones primarias o PASO del 10 de agosto de 2019, los guarismos finales de la elección del 27 de octubre eran alentadores.

Una derrota por 48% a 41%, dadas las circunstancias, era toda una señal muy alentadora. De allí el enojo indisimulable de los ganadores. El kirchnerismo puro había sumado a una figura contemporizadora (en aquél entonces) como Alberto Fernández. También habían sumado a gran parte de los eternos jugadores “a ganador” del llamado peronismo federal. Y habían  logrado sumar al pequeño pero trascendente caudal de votos del siempre ubicuo Sergio Massa.

Así las cosas y con indicadores macroeconómicos deteriorándose fuertemente en esos últimos cuatro meses y seguros de que superarían el 50% de los votos, el llamado Frente de Todos sólo logró una ventaja de siete puntos respecto de Juntos por el Cambio. Toda una señal que hoy queda en evidencia.

Los acontecimientos de los últimos días vinculados con la llamada “causa Vicentín” deben ser evaluados con mucho cuidado. Vicentín sólo es un detonante, una excusa para despertar ante al intento de avasallamiento de las instituciones. Es probable que las investigaciones en curso terminen probando que el management de la compañía (excluyo a los honorables de la familia, que sin duda los hay, así como también a los trabajadores) deberá responder ante la Justicia por variadas cuestiones.

No obstante ello, es importante reconocer que los problemas graves para la firma comienzan cuando el gobierno anterior de Macri remueve el conocido “diferencial arancelario” de tres puntos para la industria aceitera allá por septiembre del 2018. Dicha supuesta ventaja de la industria oleaginosa argentina sólo representaba una legítima defensa ante los aranceles que utilizaban los importadores de soja para perjudicar a una de las industrias más eficientes y competitivas del mundo.

El resultado de las PASO generó un temor que se irradió a casi todos los sectores de la economía argentina y perjudicó notablemente el flujo de fondos de las empresas comerciales; en nuestro sector, particularmente a las empresas con menor acceso a niveles de financiamiento a tasas accesibles.

También debemos reconocer que la larga lista de acreedores de Vicentín incluye a productores, cooperativas, acopiadores y comerciantes que constituyen la base de un sistema comercial granario con altos grados de excelencia y que se han visto perjudicados en su buena fe.  

Los acontecimientos de los últimos días evidencian con claridad que a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner su temperamento la traiciona. Luego de su única jugada ganadora del año pasado, CFK ha vuelto a su ineptitud recurrente en materia de decisiones políticas.

Con el caso Vicentín, los “K” han pisado el palito y precipitado los tiempos. Han dado comienzo a una guerra suicida que probablemente logre unir a ese 75% de la sociedad que no simpatizan con CFK. Ello sería posible si los que integramos esa enorme mayoría de argentinos aprovechamos la oportunidad.   

La ansiedad enfermiza de ese grupo claramente minoritario de nuestra sociedad queda en evidencia cuando aducen defender la soberanía alimentaria y pretenden ingresar en la administración de una empresa que sólo exporta los excedentes que no se consumen. Es necesario advertirles que la Argentina presenta la mayor estructuralidad exportadora del mundo. Más del 80% de la soja y más del 60% del trigo y del maíz que producimos ¡son excedentes exportables!

Así también, hablar de la necesidad de una empresa testigo en un negocio que se caracteriza por una tremenda competencia entre los actores involucrados que operan grandes volúmenes con márgenes mínimos es realmente incomprensible.

Es absurdo intentar recrear la Junta Nacional de Granos cuando las equivalentes de Canadá y Australia fueron cerradas hace muchos años por incompetentes e innecesarias. No se trata de reinventar experiencias desechadas por países a los que les ha ido mejor que al nuestro. Ni siquiera hay que alejarse demasiado de nuestras fronteras. Nuestro vecino Brasil cuadruplicó su producción de granos en los últimos veinte años con gobiernos fundamentalmente de izquierda, cuya virtud común fue dejar que el campo y la agroindustria fueran el tractor de su economía. Durante su mandato, Luiz Inácio “Lula” da Silva clamaba que era necesario el crecimiento de la agricultura en su nación y manifestaba públicamente que Brasil era un país agropecuario. Pregunta: ¿de qué habló Alberto con Lula cuando lo visitó en la cárcel de Curitiba apenas ganó las PASO? No se trata de inventar nada. Se trata simplemente de “copiar y pegar”

Otra pregunta procedente para Alberto Fernández (que puede ser tildada de inocente) tal vez vinculada con una posible última oportunidad: ¿Y si en vez de pelearse con el campo pide su ayuda? Si en realidad alguna vez pensó en dar un verdadero servicio a su país, ésta es la oportunidad.

El campo ha dado sobradas muestras de solidaridad con los argentinos. Durante decenas de años produciendo con una presión impositiva asfixiante. Siempre que fue requerido, el campo dijo presente. Todos los argentinos vivimos del campo. Del “yuyo”, como se refería a la soja CFK, pero también del trigo y el maíz, recursos invalorables para generar divisas que ayuden a potenciar el necesario crecimiento de la economía argentina.

La mayoría de los argentinos no quieren el modelo venezolano. La encrucijada es hoy y ahora. Estamos ante una oportunidad histórica para el presidente Alberto Fernández. Si prefiere ser recordado como un Jefe de Gabinete disfrazado de presidente, allá él.

Enrique Erize. Presidente de Novitas S.A.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Afip y Senasa implementarán un corralito contra la evasión en los sectores frutihortícola, molinero y avícolaRécord de ventas de camionetas agropecuarias: el 2016 cerró con un crecimiento del 10%A partir de este año las bodegas están obligadas a informar precio y plazos de pago con ajuste por inflación: ¿Una solución que también podría ser útil para el sector lácteo?Visión estratégica: el gobierno brasileño planea destinar en los próximos tres años 49.000 M/u$s para financiar obras de infraestructura vial En el último año el precio de la leche descendió un 33% medido en moneda maízSe estancó la creación de empleo en el sector agropecuario por desastres climáticos y falta de competitividadCerdos estadounidenses: el gobierno argentino logró salvar del desastre al sexto producto de exportación más importante¿Por qué se celebra hoy el Día Nacional de la Conservación del Suelo?El fin de semana habrá tiempo inestable sobre la región pampeana“El deseo de una Argentina más justa nunca va  a ocurrir sin políticos honestos y más capaces”En 2016 se duplicaron las divisas generadas por la exportación argentina de biodiesel: 2017 arranca con un derrumbe de preciosEl mercado argentino de soja nueva opera en “fase fantasma”: tanto compradores como vendedores permanecen retirados a la espera de un desenlace favorableSe acabó la semilla de girasol alto oleico en el sudeste bonaerense: uno de los últimos refugios de la campaña agrícola 2014/15 Capacidad ociosa del 60% en la industria del biodiesel: YPF lidera la resistencia para incrementar el uso interno del biocombustibleLuego de la lluvias registradas hoy no se prevén más precipitaciones importantes en lo que queda de la semanaUn año y medio atrás molinos aceptaron incorporar cláusula de arbitraje en los contratos: Agroindustria debió interceder nuevamente para que cumplan lo acordadoApetito sin fin: China habilitó a siete frigoríficos porcinos brasileños para la exportación de menudencias de cerdosPara Adecoagro no hubo crisis lechera: terminó el 2018 con una ganancia de 4,94 millones de dólaresLos refugios en maíz son responsabilidad tanto de los productores como de las semilleras: “Después nos echan la culpa por la aparición de plagas resistentes”En el primer mes del aislamiento obligatorio se perdieron 2697 empleos en el sector agropecuarioInflación del 44,9%: el gobierno nacional cobra más retenciones a los pobres que a los productores de sojaCon el “fondo sojero” recibido en abril por la provincia de Buenos Aires se podrían haber entoscado más de 5000 kilómetros de caminos ruralesLa primera tanda de la campaña gruesa bonaerense en riesgo crítico: el grueso de la lluvia que viene en camino se concentrará en el norte de la zona pampeanaLas exportaciones de alimentos balanceados en base a derivados de soja cayeron 25%: esperan pronta restitución de retenciones diferencialesExtendieron el sistema Bolsatech por una campaña más para evitar que los forwards de soja 2018/19 lleven la “cláusula Monsanto”Incendios con impacto diferencial según provincia: declararon el desastre agropecuario en La Pampa pero sólo la emergencia en Buenos AiresEl fin del misterio: la elección del cultivar adecuado es la variable más importante para mejorar el nivel proteico en sojaComenzaron a subir los precios del trigo 2018/19 ante la perspectiva de que el temporal haya arruinado parte la cosecha prevista