Google+
Valor Soja »Actualidad

Trabajo financiado por el Conicet asegura que “la soja no trae promesas económicas ni expectativas de mejora a las familias”

Una tesis doctoral sobre “Laguna”
Trabajo financiado por el Conicet asegura que “la soja no trae promesas económicas ni expectativas de mejora a las familias”

“La soja no trae promesas económicas ni expectativas de mejora a las familias; cierra o fumiga escuelas rurales y es la protagonista de un modelo productivo que promueve que los trabajadores varones terminen viviendo solos en los campos, alejados de su familia, o (en caso de que vivan con su familia) teniendo que trasladarse diariamente desde las periferias urbanas hasta el lugar de trabajo”.

Así lo indica el trabajo “El poder del cuidado: mujeres y agencia en la pampa sojera argentina” (2019), el cual fue elaborado por Johana Kunin con el apoyo económico de la beca doctoral de Temas Estratégicos para el País del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) para lograr su tesis de doctorado en Antropología Social del Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín (Idaes-UNSAM).

El objetivo de la tesis –según indica la autora– consiste en “describir y analizar etnográficamente la agencia de las mujeres a partir de diversas prácticas y relaciones de cuidado en un distrito sojero del interior rural de la provincia de Buenos Aires”, al cual se le atribuyó el nombre ficticio de “Laguna” porque “no hay porqué revelar nombres y lugares verificables adonde hemos trabajado para volverlos datos más sólidos”.

El estudio se realizó a partir del análisis de un trabajo de campo etnográfico realizado entre 2014 y 2017 en el que se siguió a coordinadoras y participantes de un grupo de teatro comunitario, otro de medicina comunitaria y un tercero de promoción de la horticultura familiar agroecológica. A continuación se reproducen algunos de los párrafos más destacados de la investigación.

“La situación de Pablo, su primo, era distinta. Él trabajaba como peón rural en la misma estancia donde vivía Estelita pero, a diferencia de su prima, no paraba de fumigar los cientos de hectáreas con soja usando los herbicidas que le mandaba a comprar el ingeniero administrador. Pablo era un muchacho que de adolescente era fuerte y prometía ser el futuro goleador del equipo local de futbol. Dejó la escuela alrededor de los quince años, en el tercer año de la escuela secundaria, porque iba a ser papá por primera vez y consiguió trabajo como empleado rural para empezar a ganar dinero y mantener a su familia. Desde entonces, su brío pareció apagarse: tenía algo que parecía asma y constantes erupciones en la piel. Su hijo en camino nunca llegó, porque su novia, que ya vivía con él en la estancia, perdió el embarazo a los cinco meses. A pesar de esto, ninguno de los dos regresó a la escuela. Varios años después, Estelita iba a entender estas historias de su primo desde otra perspectiva. Pero el día en que se enteró de la existencia de la feria, aún no sospechaba nada acerca de los efectos del uso de herbicidas en la salud”.

“Quienes conforman el grupo conocen los desafíos de producir agroecológicamente rodeados de campos de soja fumigados: todos los bichos huyen de la soja y terminan en sus invernaderos y huertas a cielo abierto, escapando de los químicos asesinos. Los huerteros y huerteras, claro, no tiran tóxicos y combaten los bichos con fórmulas naturales, lo que implica mucho trabajo manual basado en la observación cotidiana y la paciencia. Esta dedicación profundiza una relación afectiva entre quienes producen y sus verduras y la tierra. Es un vínculo de intimidad y tiempo entre humanos y no humanos, que no experimentan los productores de la agricultura convencional. No hay vínculo afectivo en los trabajos mediados por químicos, tecnología de punta y prácticas repetitivas. Es por eso que, a veces, a Micaela le dan ganas de llorar al ver a su huerto vacío. No le resulta fácil transformar lo íntimo en mercancía: Me cuesta cortar las lechugas que coseché [para vender]. Me da mucha tristeza ver mi surco vacío [tras haber cosechado y vendido en la feria]”.

“La actual situación del campo sojero argentino en tanto expulsor de trabajadores, precarizador de fuentes de trabajo y factor de contaminación del ambiente y de las personas se extiende como preocupación sobre la salud y el bienestar de las hijas y los hijos de algunas horticultoras”.

“Los costos de certificar productos agrícolas impactan como sobrecosto para los productores de los países exportadores, en lo que algunos han nombrado como biocolonialismo. En cambio, la agroecología se centra en la confianza personal y de la comunidad, los saberes locales, el valor de la diversidad ecológica y la justicia social; por todo esto, sus sistemas de certificación están basados en el control que realizan los propios agentes implicados de manera directa en el proceso de producción. Un día como otro, Cronopia visita la huerta de las hermanas González. Charla con ellas, ve cómo cuidan sus producciones de las plagas y comprueba que no utilicen pesticidas sintéticos. Aunque probablemente nunca se haya pensado de esta forma a sí misma, Cronopia es una especia de policía de la moral agroecológica. Sabe que sus criminales son distintos a los del campo hegemónico (cuyo peligro son las plagas y no los químicos) pero aun así debe verificar las prácticas productivas de las mujeres con las que trabaja”.

“Carlos era un hombre que tenía una verdulería y que además quiso venir a la feria a vender. Sus compañeras empezaron a sospechar que sus verduras no eran agroecológicas y se lo manifestaron de forma privada a las coordinadoras. Los controles que se realizaron desde la coordinación fueron positivos, pero siempre quedó sobre él la desconfianza causada por el aspecto brillante y rojo de sus tomates, por ejemplo. No traía nunca acelga ni lechugas con agujeros. El sentido de la vista es fundamental para la construcción de los sujetos con universos morales alternativos, como este caso, en donde el aspecto de las frutas y verduras permite leer determinadas condiciones de producción”.

“En cuanto a otras dificultades para garantizar medidas de fuerza colectivas, la filial local del sindicato de camioneros tuvo que convocar y traer a camioneros de otras localidades para conseguir paralizar una empresa cerealera lagunense ante un conflicto gremial: ningún chofer local deseaba participar en la acción propuesta”.

Entre las principales conclusiones del trabajo, se menciona “la propuesta moral de la promoción agroecológica como fuente de agencia femenina”, además de señalar que “no suele reconocerse la responsabilidad y el caudal de trabajo de los que son capaces las mujeres, ni se reconoce que las ausencias masculinas son en muchos casos producto de situaciones económicas estructurales –como el impacto de la sojización sobre las familias–, sino que la situación se atribuye émicamente a supuestas carencias morales masculinas y virtudes esenciales femeninas”.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Por suerte el clima ayuda: no se prevén grandes lluvias que puedan complicar lo que falta cosechar de la gruesaLos administradores de fondos agrícolas siguen apostando a la baja: la posición neta especulativa en maíz registró un nuevo mínimo históricoChile evalúa restringir el ingreso de carne de pollo argentina por medio de una medida antidumpingMinería, agro y pesca son la última línea de defensa frente a la gigantesca destrucción de empleo provocada por la crisis económicaSe levantó el paro nacional de Atilra al llegar a un acuerdo con el gobierno: llega el salvataje a SanCor para restablecer la cadena de pagosEl gobierno nacional creará una “mesa de la maquinaria agrícola” presidida por Mauricio MacriAlerta inundaciones: esta semana regresan las lluvias torrenciales sobre zonas afectadas por excesos hídricosLos operadores especulativos siguen liquidando posiciones en maíz: están a un paso de llegar al punto de inflexiónNueva exigencia de la Afip: los productores deberán demostrar que las coberturas de precios no se hacen con fines especulativosArgentina (im) potencia: en Azul y Tandil para hacer un remate es necesario pedirle permiso a piqueteros marxistasEl Inase extiende hasta el 5 de diciembre el plazo para declarar la cantidad de semilla de soja reservada para uso propio: habrá multas para quienes siembren sin certificado oficialArgentina arrancó la campaña comercial de cebada cervecera con ventas a cinco mercados: India es el principal compradorPesce aseguró que se reunirá con empresarios del sector de agroinsumos para que “vendan sus productos al precio del dólar oficial”Agroinsumos: desempolvan cláusula usada en 2002 para poder seguir vendiendo (lo poco que se vende)Fijaron un salario mínimo de 73.300 pesos para operadores de pulverizadorasUna máquina de hacer dólares: el gobierno ya liberó el 22% del cupo de exportación de trigo 2012/13Premio a la paciencia: llegó la revancha para el garbanzo con una suba espectacular de precios para las partidas de mayor calidadSe aprobó la ley de “Emergencia Pública”: comienzan a regir los aumentos de derechos de exportación para el campoUruguay exportó tres veces más leche en polvo a Brasil que la Argentina gracias al “cupo privado” que opera como disfraz de un acuerdo bilateralEsta semana no se prevén lluvias en la zona pampeanaQué es necesario saber para responder el Censo Nacional Agropecuario 2018Sigue el mal tiempo: los mayores aportes de lluvias se mantendrán en el norte del paísEl sector avícola argentino de declaró en alerta por el "faltante de oferta de maíz"Covid-19: el gobierno argentino habilitó la posibilidad de flexibilizar las restricciones en todas las regiones agropecuariasGestión de napas: el próximo desafío agronómicoArrendamientos agrícolas 2016: los empresarios que cerraron acuerdos con soja disponible pagarán sobrecostos importantesMessi se prepara para dedicarse al campo cuando se retire del fútbol: compró otro establecimiento agropecuarioCapacidad ociosa del 60% en la industria del biodiesel: YPF lidera la resistencia para incrementar el uso interno del biocombustible