Google+
Valor Soja »Actualidad

Dilema: la búsqueda de “atajos” geopolíticos termina generando más costos que beneficios

La necesidad de crear condiciones de desarrollo con políticas soberanas.
Dilema: la búsqueda de “atajos” geopolíticos termina generando más costos que beneficios

Sudamérica y China son dos socios naturales porque ambos se complementan. Sudamérica es una pieza fundamental para consolidar la seguridad alimentaria en China. Y la nación asiática tiene los recursos necesarios para promover grandes inversiones en infraestructura que resultan indispensables en nuestra región.

Pero la mala noticia es que la pandemia del Covid-19 dejó en evidencia que China aún no está madura para asumir el liderazgo global que disputa a EE.UU.

A fines del año pasado el gobierno central chino intervino el mercado de importación de carne bovina para promover un default comercial que provocó una caída considerable de los precios de los cortes vacunos e importantes pérdidas en el sector frigorífico del Mercosur.

Y este año las autoridades aduaneras chinas solicitaron a las naciones exportadoras de productos cárnicos que suspendan las habilitaciones de aquellos frigoríficos en los cuales se hayan detectado casos positivos de Covid-19 entre el personal, lo que constituye, además de una violación de lo estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), un caso de bullying comercial sin precedentes.

No es extraño que los frigoríficos bovinos, en la medida de sus posibilidades, hayan buscado clientes alternativos para reducir el riesgo presente en los envíos realizados hacia China.

Tenemos entonces por delante el enorme trabajo de consolidar una matriz comercial diversificada, para lo cual es necesario desideologizar las relaciones bilaterales con todos nuestros clientes.

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou dejó claro cuál es la política por seguir al afirmar, dos semanas atrás en un acto oficial, que “los países exitosos en el mundo” tienen buenas relaciones tanto con EE.UU. como con China. Traducido: crear las condiciones necesarias para poder negociar con ambos sin preferencias políticas por uno u otro.

Sin embargo, para poder hacer efectiva esa política es indispensable tener una macroeconomía ordenada con un sector público solvente que tenga un tamaño adecuado. Si no se dan esas condiciones, entonces es muy fácil caer en la tentación de buscar “atajos”, ya sea alineándose con EE.UU. para obtener acceso a préstamos imposibles de repagar o con China para lograr acuerdos monetarios o de “inversión” bilaterales.

Ambas situaciones, además de erosionar la autonomía soberana de los gobiernos, tienen un riesgo implícito enorme porque no son gratuitas.

Recurrir al financiamiento externo –tanto voluntario como de última instancia– generó en 2019 tasas de interés propias de una economía en situación de guerra que hicieron que compañías muy competitivas registraran pérdidas por los excesivos costos financieros.

Recientemente, para renovar el swap (intercambio) con China de yuanes por pesos argentinos fue indispensable ratificar como ley nacional el acuerdo de “cooperación en el campo de las actividades espaciales”, firmado en 2015 por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por medio del cual se habilitó la cesión de soberanía sobre unas 200 hectáreas en la provincia de Neuquén para la construcción, por parte del gobierno chino, de una estación dedicada a la “exploración de la luna”.

La búsqueda de “atajos”, además de tener costos asociados que eventualmente pueden llegar a ser superiores a los beneficios obtenidos, no contribuye a crear las bases para fomentar el desarrollo intrínseco de los sectores económicos fabricantes de divisas, es decir, que tienen la capacidad de generar bienes y servicios demandados en el mercado mundial.

La única manera de poder afrontar los descomunales vencimientos de deuda en moneda extranjera que el Estado argentino tiene a partir de 2025 es fomentando la productividad de la agroindustria, la minería y la clase media profesional que trabaja en áreas de la sociedad del conocimiento, algo que, mientras que en otras naciones puede requerir subsidios, aquí solamente se lograría por medio de la reducción de la presión impositiva y la instauración de un tipo de cambio único.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

La industria oleaginosa argentina sigue pagando “premios” para promover la originación de sojaCórdoba: se inauguró el primer camino rural enripiado con fondos aportados en partes iguales por productores y el gobierno provincialLos operadores especulativos tienen buena data: el informe del USDA resultó bajista para el maízDatos oficiales: la Argentina no podría existir como país sin los dólares generados por el campoLas ofertas realizadas por trigo de alta calidad son atractivas: pero los precios se licúan al momento de cobro por efecto de la devaluaciónBasta de verso: nuevo ajuste por inflación del precio del pan con despedida del subsidio trigueroMolinería con capacidad ociosa récord: ahora piden “imitar a la industria del vino” para descomoditizar a la harinaLos juegos del hambre: el precio de exportación promedio de la leche en polvo argentina cayó en febrero a menos de 2300 u$s/toneladaFijaron un salario mínimo de 58.600 pesos para operadores de pulverizadorasLos productores ya no estarán obligados a informar a la Afip las operaciones de coberturas agrícolas realizadas en el Matba#EncuentreASuCensista: piden al Indec que habilite la lista completa de encuestadores para poder cumplir con el CNA 2018Empezamos mal: en el primer mes del año las exportaciones argentinas de carne aviar cayeron un 27%Otra vez: los precios de la cebada forrajera son similares o superiores a los determinados por contratos para malteríaSorpresa: la soja quedó afuera del acuerdo comercial firmado entre EE.UU. y ChinaEl gobierno subirá las retenciones a la harina y aceite de soja: representa un 95% de la demanda del porotoArgentina anuncia por segunda vez la reapertura del mercado chino de aceite de soja luego de cumplir con el compromiso de reiniciar las obras de las represas Kirchner y CepernicSe viene un veranito: las temperaturas invernales regresarán a la zona pampeana recién a mediados de la semana que vieneOtro drama para las economías regionales: un paro aduanero de cuatro días comprometerá la cadena de pagos de empresas elaboradoras de alimentos perecederosPerspectiva: China sigue siendo (por lejos) el principal cliente de la carne bovina argentinaEl ministro de Agricultura de Brasil agradeció el esfuerzo de los productores para lograr una cosecha récord históricaSaltar la tranquera: un método de trabajo grupal agropecuario es empleado por intendentes para mejorar la gestión municipalCifarelli: “Lo único que vamos a pelear es el diferencial entre materia prima y producto elaborado”Hasta el miércoles de la semana que viene se prevén acumulados de precipitaciones de hasta 60 milímetros en la zona pampeanaYa no será obligatorio el uso de caravanas tarjeta: sólo deberá emplearse el sistema “botón” con uso opcional de tecnología por radiofrecuenciaLunes con sorpresa: subieron fuerte los precios de la soja en EE.UU al tiempo que cayeron las valores de las corporaciones cárnicasOrgullo: Argentina concretó la primera exportación de carne porcina con destino a ChinaLos trabajadores de empresas semilleras fueron los únicos del ámbito agroindustrial que lograron ajustes salariales superiores a la inflaciónFinalizó el paro agropecuario de los productores del norte argentino: “Rechazamos todo mecanismo de segmentación y las compensaciones”