Google+
Valor Soja »Actualidad

Dilema: la búsqueda de “atajos” geopolíticos termina generando más costos que beneficios

La necesidad de crear condiciones de desarrollo con políticas soberanas.
Dilema: la búsqueda de “atajos” geopolíticos termina generando más costos que beneficios

Sudamérica y China son dos socios naturales porque ambos se complementan. Sudamérica es una pieza fundamental para consolidar la seguridad alimentaria en China. Y la nación asiática tiene los recursos necesarios para promover grandes inversiones en infraestructura que resultan indispensables en nuestra región.

Pero la mala noticia es que la pandemia del Covid-19 dejó en evidencia que China aún no está madura para asumir el liderazgo global que disputa a EE.UU.

A fines del año pasado el gobierno central chino intervino el mercado de importación de carne bovina para promover un default comercial que provocó una caída considerable de los precios de los cortes vacunos e importantes pérdidas en el sector frigorífico del Mercosur.

Y este año las autoridades aduaneras chinas solicitaron a las naciones exportadoras de productos cárnicos que suspendan las habilitaciones de aquellos frigoríficos en los cuales se hayan detectado casos positivos de Covid-19 entre el personal, lo que constituye, además de una violación de lo estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), un caso de bullying comercial sin precedentes.

No es extraño que los frigoríficos bovinos, en la medida de sus posibilidades, hayan buscado clientes alternativos para reducir el riesgo presente en los envíos realizados hacia China.

Tenemos entonces por delante el enorme trabajo de consolidar una matriz comercial diversificada, para lo cual es necesario desideologizar las relaciones bilaterales con todos nuestros clientes.

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou dejó claro cuál es la política por seguir al afirmar, dos semanas atrás en un acto oficial, que “los países exitosos en el mundo” tienen buenas relaciones tanto con EE.UU. como con China. Traducido: crear las condiciones necesarias para poder negociar con ambos sin preferencias políticas por uno u otro.

Sin embargo, para poder hacer efectiva esa política es indispensable tener una macroeconomía ordenada con un sector público solvente que tenga un tamaño adecuado. Si no se dan esas condiciones, entonces es muy fácil caer en la tentación de buscar “atajos”, ya sea alineándose con EE.UU. para obtener acceso a préstamos imposibles de repagar o con China para lograr acuerdos monetarios o de “inversión” bilaterales.

Ambas situaciones, además de erosionar la autonomía soberana de los gobiernos, tienen un riesgo implícito enorme porque no son gratuitas.

Recurrir al financiamiento externo –tanto voluntario como de última instancia– generó en 2019 tasas de interés propias de una economía en situación de guerra que hicieron que compañías muy competitivas registraran pérdidas por los excesivos costos financieros.

Recientemente, para renovar el swap (intercambio) con China de yuanes por pesos argentinos fue indispensable ratificar como ley nacional el acuerdo de “cooperación en el campo de las actividades espaciales”, firmado en 2015 por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, por medio del cual se habilitó la cesión de soberanía sobre unas 200 hectáreas en la provincia de Neuquén para la construcción, por parte del gobierno chino, de una estación dedicada a la “exploración de la luna”.

La búsqueda de “atajos”, además de tener costos asociados que eventualmente pueden llegar a ser superiores a los beneficios obtenidos, no contribuye a crear las bases para fomentar el desarrollo intrínseco de los sectores económicos fabricantes de divisas, es decir, que tienen la capacidad de generar bienes y servicios demandados en el mercado mundial.

La única manera de poder afrontar los descomunales vencimientos de deuda en moneda extranjera que el Estado argentino tiene a partir de 2025 es fomentando la productividad de la agroindustria, la minería y la clase media profesional que trabaja en áreas de la sociedad del conocimiento, algo que, mientras que en otras naciones puede requerir subsidios, aquí solamente se lograría por medio de la reducción de la presión impositiva y la instauración de un tipo de cambio único.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El fin de semana regresan las lluvias sobre la zona central del país: se prevén nuevas tormentas en el NOAMercado desarbitrado: las partidas de cebada cervecera con alto nivel proteico siguen registrando descuentos superiores a 30 u$s/toneladaThe Yield Lab Latam abrió una nueva convocatoria para empresas AgTech que quieran recibir una inversión de 100.000 dólaresAdiós petróleo: en la Argentina está todo listo para comenzar a fabricar plásticos a partir de insumos elaborados con soja y maízAlerta: se prevé que sigan las precipitaciones sobre el norte de la región pampeanaAdministradores de fondos especulativos siguen reforzando apuestas alcistas en soja ante un escenario de restricción de ofertaEl corralito contra la evasión llegó a las carnicerías: con el remito electrónico podrá rastrearse el circuito comercial completoEl salario promedio registrado en el sector agropecuario argentino es de casi 8400 pesos brutosHoy es el Día de la Deuda Ecológica Global: la mayor parte del desequilibrio se concentra en el Hemisferio NorteLlegó la Junta Nacional de Granos: la Secretaría de Comercio se encargará de la “efectiva comercialización” de 500.000 toneladas producidas por “pequeños productores”Argentina insólita: ahora son los intendentes de San Lorenzo y Puerto General San Martín los que amenazan con bloquear las exportaciones agroindustrialesEn lo que va de 2016 pulverizadoras importadas ingresaron a un promedio de 107.000 dólares: 27% menos que un año atrásDeterminaron nuevas remuneraciones mínimas para trabajadores semilleros con un ajuste anual promedio del 45%Derrapó Lilita Carrió: pidió a los productores que “no retengan la soja para que ingresen divisas”Destruir el precio del trigo no es condición suficiente para generar mayor valor agregado: en los últimos dos años las ventas argentinas de pastas cayeron 51%Alerta agronómica: por quinto año consecutivo se derrumbó el nivel proteico de la soja argentinaLogística: se realizó la primera prueba de acceso directo del Belgrano Cargas a las terminales portuarias de TimbuésConsorcios camineros y comisiones viales de zonas declaradas en emergencia agropecuaria podrán solicitar ayudas directas del gobierno nacionalPor la “guerra comercial” de Trump el precio de la soja brasileña alcanzó un diferencial récord de 80 u$s/tonelada versus el poroto estadounidenseSe acabó el trigo en el mundo: el precio ofrecido en el mercado argentino supera al FAS teóricoOperadores especulativos incrementan apuestas alcistas en maíz al tiempo que reducen posiciones compradas en sojaUna mano para los frigoríficos: dieron de baja la obligación de constituir garantías mínimas para el cobro eventual de multasEl gobierno aprovechó los altos precios internacionales del maíz para recaudar 65 millones de dólares en tiempo récordEl trigo fue la mejor inversión del último año: registró una rentabilidad del 140%Un mes más para declarar el origen de la semilla de soja de uso propio: el nuevo plazo vence el 31 de julioSigue la probabilidad de tormentas sobre la región pampeana: pero a partir de mañana comienza una fase de varios días de buen tiempo La crisis lechera como oportunidad: “Tenemos la ilusión de que en el futuro se pueda armar una cuenca de búfalas”Algunas industrias lácteas solicitaron aumentar las exportaciones de leche en polvo: el gobierno les recordó que está prohibido