Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No se dejen engañar: el destino de la Argentina es convertirse en una potencia petrolera

No se dejen engañar: el destino de la Argentina es convertirse en una potencia petrolera

No se dejen engañar: el destino de la Argentina es convertirse en una potencia petrolera. Aquellos que hablan sobre las oportunidades presentes en el sector agroindustrial no comprenden que la única misión del mismo es financiar el desarrollo de la industria hidrocarburífera (entre otras).

Las razones son muy claras: todos saben que, al momento de buscar financiamiento externo, los folletos con fotos aéreas de un pozo de extracción de gas o petróleo no convencional por medio de fracturación hidráulica queda mucho mejor que un campito con un tractor arrastrando una sembradora.

Afortunadamente, en las últimas décadas los diferentes gobiernos han comprendido ese mandato histórico, razón por la cual se vienen implementando, de manera sistemática, políticas para lograr la tan ansiada meta.

En los primeros nueves meses de este año el gobierno nacional subsidió a compañías productoras de gas natural con 21.970 millones de pesos en el marco del “Programa de Estímulo a las Inversiones en Desarrollos de Producción de Gas Natural proveniente de Reservorios No Convencionales”.

Pero las compensaciones que se destinarán a los productores de soja no puede superar los 11.550 millones de pesos, lo que implica, seguramente, que las compañías hidrocarburíferas terminarán recibiendo este año una cifra 100% superior a la eventualmente pagada por el Estado a los empresarios agrícolas.

La buena noticia es el secretario de Energía, Darío Martínez, está terminando de redactar un decreto que implementará a partir de 2021 un nuevo régimen de subsidios denominado “Plan de Promoción de la Producción de Gas”.

El gobierno argentino además emplea fondos públicos para subsidiar a la demanda de gas: más de 7700 millones de pesos al sumar las compensaciones directas destinadas a los consumidores más los aportes realizados al sector distribuidor de gas.

En el sector agroindustrial el gobierno también subsidia a la demanda, pero lo hace con recursos de las compañías elaboradoras de alimentos a través de un programa obligatorio de precios máximos que, si bien genera perjuicios económicos significativos para el sector privado (los mayores afectados son los sectores lácteo y molinero), es indispensable para no desequilibrar las cuentas públicas.

El gobierno argentino también dispuso –muy convenientemente– subsidiar a la industria petrolera por medio de la instauración de un “precio sostén” para las ventas internas de crudo y la eliminación de los derechos de exportación.

Por supuesto: tales iniciativas no se pagan solas, razón por la cual es necesario aplicar derechos de exportación a los productos agroindustriales, que actualmente, en el caso del poroto de soja, es del 32% del valor FOB del producto.

Si bien el petróleo está exento de pagar retenciones, no puede suceder lo mismo con el biodiesel, que tiene un adecuado derecho de exportación del 28% por el hecho de estar elaborado con aceite de soja. Por su parte, la industria elaboradora de bioetanol en base a maíz ha demostrado que no puede ser competitiva en el marco del virtual congelamiento de precios de ese biocombustible instrumentado para preservar la estabilidad fiscal en un marco de emergencia económica y social.

Algunos sostienen que las políticas extractivas implementadas contra el agro argentino promueven el despoblamiento del territorio nacional, pero les falta visión de futuro: así como en su momento se logró concretar un swap de yuanes con la cesión de apenas 200 hectáreas en la provincia de Neuquén, no faltará oportunidad para intercambiar algún beneficio sustancial con el ingreso de un millón de chinos que laboriosamente vengan a trabajar el suelo argentino.

Cuando llegue ese momento tan deseado, en el cual la Argentina finalmente logre alcanzar su destino de potencia hidrocarburífera, seguramente –tal como sucede en muchas naciones petroleras– se instale una monarquía absolutista que logre, de una vez por todas, conformar la anhelada unidad entre los argentinos. No pierdan las esperanzas.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Datos de las últimas dos campañas: en la zona núcleo pampeana el rinde promedio de la soja Intacta fue inferior al de los cultivares RR1Ya se cubrió un 86% del saldo exportable de maíz 2015/16: nadie se quiere quedar afuera del negocioBolsas de trabajo de Uatre: el jornal mínimo en Santa Fe es 12% superior al vigente en Buenos AiresEn el primer cuatrimestre del año la liquidación de agrodivisas superó los 6100 millones de dólaresEl espejo uruguayo muestra que la distorsión del precio de los alimentos en el mercado argentino llegó a una fase críticaSe aprobó el proyecto de gestión de envases de fitosanitarios: productores que hagan las cosas mal podrán perder el campoEl salario promedio registrado en el sector agropecuario argentino es de 5513 pesos brutosLas exportaciones argentinas de inoculantes crecieron un 24%: Sudáfrica es el tercer mercado en importanciaTodos los patagónicos podrán comenzar a comer carne vacuna proveniente del norte de la región: pero con algunas restricciones comercialesGasto público desproporcionado: “Lo más prudente sería que las empresas asuman planes de inversión, consumo y gasto conservadores”Se vienen varios días óptimos para avanzar con la cosecha gruesa en todas las regiones productivasRanking 2017 de empresas argentinas exportadoras de sembradoras: cuatro firmas concentran el 60% del negocioUn fracaso de país: en 2017 el déficit comercial argentino registró un récord de 8471 millones de dólaresLos empresarios trigueros que usaron tecnología comercial podrán obtener un ingreso adicional superior a 500 $/haEn los últimos cuatro años las exportaciones argentinas de agropiro aumentaron diecisiete vecesUn cultivo no apto para amateurs: “Sembrar trigo en la Pampa argentina para finalmente darle de comer a los chanchos de Vietnam no me parece los más adecuado”Molinos harineros con una capacidad ociosa superior al 50% por tercer año consecutivo: van camino a tener otro período más para el olvidoLas grandes industrias lácteas comenzaron a operar con números favorables luego de registrar pérdidas durante trece meses consecutivosUruguay asegura que el gobierno brasileño levantó el bloqueo comercial a la leche en polvo: “Este lunes se están tramitando las primeras licencias”Alerta macroeconómica: vicedirector del FMI advierte que las naciones deberían prepararse para enfrentar una nueva crisis económica globalSe derrumbó el precio del principal producto de exportación argentino: para mayo de 2015 el valor esperado de la soja es de apenas 269 u$s/toneladaImportación de soja estadounidense: una oportunidad única para que Argentina destrabe el bloqueo al biodiesel implementado por Trump¿Dónde está el rebenque de los gauchos cuándo realmente se lo necesita?Suspenden el Congreso de FAA por maniobras irregulares: deberá hacerse en dos meses  “bajo el control” de la Inspección General de Personas Jurídicas de Santa FeArgentina país cárnico: el consumo de proteínas animales se mantiene estable a pesar de la crisis económicaEn 2015 comenzará a funcionar el Instituto de Promoción de la Carne Argentina: cómo se financiará el nuevo organismoDesindustrializar la ruralidad: se derrumbaron las exportaciones de harina de maíz a pesar del abaratamiento del precio interno del cerealUruguay declara la emergencia agropecuaria por sequía: activará ayudas oficiales para la compra de recursos forrajeros